Desde el Colegio de Martilleros provincial

Proponen un esquema de convergencia para los alquileres congelados

18/2/2021 | 07:00 |

Advierten que de otra forma, cuando finalice la prórroga de valores locativos decidida por DNU, habrá fuertes aumentos.

Foto: archivo-La Nueva.

Por Francisco Rinaldi / frinaldi@lanueva.com

   La prórroga en el congelamiento de los alquileres sería la puerta de ingreso a importantes aumentos para los inquilinos cuyo contrato venció en medio de la pandemia y optaron por extenderlo sin actualizar los valores, congelados por un un decreto presidencial desde marzo del año pasado, advirtieron desde el Colegio de Martilleros de la Provincia.

   Por este motivo, propusieron a las autoridades que, por única vez  y a partir de abril, permitan a las partes acordar escalonar el aumento en dos tramos: el primero, al formalizar el contrato y el segundo a los seis meses, en tanto que, en caso de divergencias en la determinación del valor del alquiler en las renovaciones de contratos, ambas partes puedan requerir una tasación practicada por un Martillero y Corredor Público Matriculado, elegido en común acuerdo.

   De acuerdo con sus impulsores, la propuesta de los martilleros bonaerenses —llamada Propuesta de Convergencia Locativa— busca evitar que la abrupta actualización de los alquileres una vez que caduque el Decreto de Necesidad y Urgencia 66/21 (abril de 2021), en rigor, una prórroga de lo decidido en marzo de 2020, perjudique a los inquilinos y a los propietarios, quienes acumulan varios meses sin actualizar los contratos.

   "Una vez que se decidió el congelamiento y se fue prorrogando en forma sucesiva, fue pasando algo muy similar al 1 a 1, donde la gente se fue metiendo, pero ahora no se sabe muy bien cómo salir", explicó el presidente del Colegio de Martilleros de la PBA, Juan Carlos Donsanto.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Aseguró que "a nivel país, sobre 9 millones de inquilinos, apenas 200.000 se adhirieron al congelamiento del decreto. Pese a ello, entendemos que los aumentos que los propietarios van a pedir en las nuevas renovaciones serán muy gravosos para ellos, por eso esta propuesta".

   Durante la vigencia del congelamiento podían darse dos situaciones: una en la que el contrato venció y el inquilino hizo uso de su derecho a extenderlo sin modificar las condiciones iniciales y otra en la cual, sin haber finalizado el acuerdo de partes, se había estipulado un aumento en los valores locativos.

   En ambos casos el efecto en la práctica fue el mismo, ya que, tal como lo estipulaba el DNU original (el número 320/2020 de marzo de ese año) los contratos vencidos a partir del 20 de marzo del año pasado sufrieron un congelamiento de los valores, al tiempo que, para los aún no vencidos, se cancelaban los aumentos consensuados previamente. 

   Sin embargo, los inquilinos del primer grupo serán los más afectados, ya que deberán renegociar sus contratos nuevamente, a diferencia de los segundos, que aún no deben hacerlo, ya que se encuentran vigentes.

   Las diferencias entre los valores congelados y las actualizaciones que tendrían que haberse abonado se tienen que pagar a partir de abril en entre 3 y hasta 12 cuotas mensuales iguales y consecutivas. Se aclara que no podrán aplicarse intereses moratorios, compensatorios ni punitorios, ni ninguna otra penalidad prevista en el contrato, y las obligaciones de la parte fiadora permanecerán vigentes hasta su total cancelación.

   "La propuesta busca evitar que los aumentos desmedidos perjudiquen todavía más al mercado. Y no es malo recordar que cuanto más se regulan los alquileres, mayores son los perjucios para ambas partes", advirtió el referente local de los martilleros, Carlos Esteban.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias