B Nacional

A Olimpo lo dejaron en la lona, falta que le cuenten hasta diez

13/4/2019 | 19:24 |

Perdió ante Independiente Rivadavia por 3 a 2 y ya no depende de sus propias fuerzas. Un punto de Santamarina, que hoy juega en Mendoza ante Gimnasia, condenará al aurinegro a jugar el Federal A.

Daniel Imperiale forcejea con Manuel De Iriondo. Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

Por Javier Oscar Schwab / jschwab@lanueva.com

   Olimpo quedó groggy, casi noqueado... Le falta el conteo definitivo para saber si recupera la vertical o permanece para siempre besando la lona.

   La derrota ante Independiente Rivadavia de Mendoza por 3 a 2, como local, dejó al equipo bahiense con un pie y medio en el Federal A. Y la sensación de los hinchas y jugadores hoy en el Carminatti es que su estadía en este duro certamen de la B Nacional es cosa juzgada.

   Lo insólito de otro duro revés -en este 2019 jugó 5 veces como local y cayó en 3 ocasiones- es que se produjo por errores propios, porque en las tres conquistas del conjunto mendocino hubo yerros groseros y responsabilidades compartidas.

   ¿Cómo se entiende que un equipo que va ganando en dos ocasiones lo sorprendan con salidas rápidas y lo agarren mal parado? El segundo tanto fue un calco de lo que no se debe hacer en retroceso. Salida rápida del arquero rival, recorrido sin marca del volante derecho Pablo Palacio -lo tuvo que correr Enzo Coacci- y centro al primer palo para el anticipo de Federico Castro (se quedó Salvador Sánchez y dudó el arquero Guido Villar), la figura de la "Lepra".

   Todo había arrancado viento en popa. La presión inicial del equipo de Broggi surtió efecto a los 2 minutos de juego. Una pelota parada, un defensor (Colombo) que perdió su marca y el cabezazo frontal de Salvador Sánchez para desatar la algarabía de todo el estadio, que esta vez sí lució como en sus mejores tardes.

   Y tuvo viento a favor para sentenciar la historia, porque fueron 10 minutos donde Olimpo lució mejor. Marcelo Argüello desperdició la chance del segundo cabeceando alto con todo el arco a disposición.

Matías Gallegos pugna por el balón en el cruce con Yair Marín.

   Sin embargo, en la primera llegada de la visita, Llambay interpuso una mano en un regate de Castro, quien se encargó de ejecutar con sutileza el acierto del árbitro por el penal sancionado.

   El empate no trastocó los planes, porque Olimpo asimiló el golpe y fue a la carga. En otra pelota parada, y la excelente pegada del "Chori" Vega, volvió a marcar diferencias. Sánchez le volvió a ganar a Colombo y bajó el balón de cabeza para que el resistido Argüello, esta vez bien ubicado, pudiera sacarse la mufa y anotar su primer tanto con la casaca aurinegra.

   Claro que la fiesta duró muy poco. Olimpo quiso meter el tercero para liquidar el pleito antes de lo previsto. Mandó gente al ataque, se descuidó atrás y lo pagó caro. La contra letal desde una salida rápida del golero Aracena fue una secuencia de película de errores que un equipo bien trabajado no puede cometer.

   Ese impacto fue el anuncio de lo que vendría más tarde, en el segundo tiempo. 

Mauricio Asenjo celebra su conquista, el tercero de Independiente Rivadavia.

   Gabriel Gómez, técnico de Independiente, solucionó los problemas defensivos con un par de cambios. Sacó a Colombo, ubicó al lateral Navas de primer central y retrocedió a Luciano Sánchez, para apostar por el habilidoso Disanto -en el medio- y el experimentado Mauricio Asenjo, con pasado en Banfield, como hombre de punta para acompañar a Castro.

   Broggi, en tanto, mantuvo el esquema y los nombres, y se la jugó por una reacción del equipo, algo que nunca se produjo.

   Llambay, que pedía el cambio a gritos por todo el sufrimiento que le hizo vivir Palacio transitando por su sector, terminó de sellar una tarde negra con otro error garrafal que liquidó el partido. Primero falló Salvador Sánchez -no pudo obstruir a Asenjo- y luego el defensor de Stroeder, quien en su intento por rechazar el balón no hizo más que hacerlo rebotar en el delantero y así dejarle servida la definición en un mano a mano con Villar.

   El tiro rasante cruzado de Asenjo, con toda la capacidad de un futbolista que jugó en Primera, terminó siendo un puñal en el corazón de todo Olimpo.

   Y como dijo Broggi en conferencia de prensa, "en el tercero de ellos perdimos el control del partido", los cuarenta y pico minutos que quedaron por delante no sirvieron de nada.

   Los cambios tardíos aportaron más confusión, mientras Independiente, agazapado, estuvo cerca de aumentar la cuenta.

   Así se llegó a un final con desazón y cabezas bajas. Sólo los hinchas reconocieron el esfuerzo de los jugadores, y aunque quede una luz de esperanza la cabeza quedó muy golpeada, el cuerpo besando la lona y la campana cerca de anunciar el peor desenlace.

La síntesis

OLIMPO (2)

Villar 4

Lazo 4

B. Díaz 5

S. Sánchez 6

Llambay 2

Lacunza 4

De Iriondo 6

D. Vega (c) 6

Coacci 5

Argüello 5

Gallegos 4

DT: M. Broggi


INDEPENDIENTE RIVADAVIA (3)

Aracena (c) 5

Navas 6

Colombo 3

Y. Marín 6

Dematei 5

P. Palacio 7

Úbeda 6

L. Sánchez 5

Imperiale 5

F. CASTRO 8

C. Lucero 5

DT: G. Gómez

PT. Goles de S. Sánchez (O), a los 2m.; F. Castro (IR), a los 11 y 36m. (el primero de penal); y Argüello (O), a los 24m.

ST. Gol de Asenjo (IR), a los 3m.

Cambios. 65m. Graciani por Llambay y 71m. A. Rodríguez por Coacci, en Olimpo; 45m. Disanto por Colombo y Asenjo por C. Lucero, y 76m. Irañeta por Disanto, en Independiente Rivadavia.

Amonestados. Coacci (19m.) y Llambay (50m.), en Olimpo; Dematei (45m.), en Independiente Rivadavia.

Árbitro. Ramiro López (6).

Cancha. Olimpo (muy buena).

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias