El único argentino del equipo

“En Olimpo me hicieron crecer y sentir importante, y me voy muy agradecido”

30/6/2018 | 08:00 |

Nicolás Herranz ya está en Macedonia, donde firmará contrato por 2 años con Fudbalski Klub Vardar, equipo de Primera división subcampeón de la liga 2017/18. "No podía dejar pasar esta oportunidad", señaló el central.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

Por Sergio Daniel Peyssé / speysse@lanueva.com
(Nota publicada en la edición impresa)

   ¡Macedonia! No es un lugar común en mi diccionario futbolístico.

   Tampoco en el de Nicolás José Herranz, el defensor que estaba a punto de iniciar su tercera temporada con Olimpo.

   En la semana, mientras entrenaba con el plantel aurinegro y aguardaba una reunión o una charla con la dirigencia para renovar su contrato, que justamente vence hoy, un llamado telefónico de su representante (Alejandro Torres) lo dejaba perplejo. Claro, con un "sí", su vida y su carrera futbolística iban a sufrir un cimbronazo inesperado.

   "Nico", que se ilusionaba con convertirse en uno de los pilares del plantel aurinegro para la edición 2018-2019 de la B Nacional, no pensó demasiado, priorizó su futuro y se imaginó un mejor bienestar para su familia. Y por eso cerró trato con el Fudbalski Klub Vardar, de Skopie, la capital de Macedonia.

   "Es un club de Primera división con varios títulos en su haber. Además de la oferta en euros, con la que Olimpo no podría competir, me sedujo que ese equipo participará de la UEFA Europa League a partir del 12 de julio", sostuvo el zaguero, quien ya está instalado en su nuevo destino: un país independiente, situado en la península balcánica, en el sureste de Europa, limitando con Serbia y Kosovo (al norte), con Bulgaria (al este), con Grecia (al sur) y con Albania (al oeste).

   El vínculo contractual de Herranz con Olimpo caduca hoy, por lo que mañana el rubio formado en Rosario Central quedará en libertad de acción y con el pase en su poder.

   Por eso no tuvo ningún tipo de contratiempos para convenir condiciones, por 2 años y con una cláusula de escape, con el Vardar, que posee 10 títulos en su Liga. Sólo le queda firmar y sumarse a la pretemporada de un elenco sin futbolistas argentinos, pero con 2 brasileños (Jonhatan Balotelli y Alves) y un colombiano (Jhon Obregón).

   "Al menos voy a tener compañía al momento de tomar unos mates", bromeó quien en la Primera olimpiense apenas sostuvo 10 cotejos en 2 campeonatos largos".

   "No te miento: mi idea era continuar en Olimpo, pero en las vacaciones nadie me llamó y no veía que avancen las negociaciones con mis compañeros. Como no había definiciones, un poco me empecé a desesperar, hasta que apareció esta propuesta que me conviene para crecer deportiva y económicamente. Esta vez pensé un poco más en el beneficio de mi familia (de novio con Jessica y padres de Camila, de 2 años) y no podía decir que no".

   —Antes de irte, seguramente miraste donde queda Macedonia en el mapa de Europa, ¿o no?

   —Sí, tal cual. Y me costó encontrarlo...(risas).

   —Ahora que estás allá, ¿es el país que te imaginaste?

   —Acabo de llegar. Lo que sé es por lo que leí. Es un país ordenado, donde se habla macedonio e inglés, un idioma que domino bastante bien. La capital, donde estoy, tiene casi 500 mil habitantes, y lo que me sorprendió es que la gente no anda como loca por ser una ciudad grande.

   "El club es de Primera división, viene de ser subcampeón en la última Liga y es el más popular de Skopie".

   —¿Tenías mucha ilusión de jugar con Olimpo en la B Nacional?

   —Sí, porque ya me había afianzado como jugador profesional y quería tener la revancha de volver a Primera. El descenso duele muchísimo, es algo que te va a taladrar la cabeza hasta que te retires, y la única forma de contrarrestarlo es subiendo otra vez. Me encariñé mucho con el club y sabía que, si me quedaba, iba a jugar. Aunque tengo 24 años y debía pensar en un futuro mejor.

   "A Macedonia no voy a ir a pasear. Esta oportunidad me llega en el momento justo, porque me siento maduro como jugador. Si me adapté a un fútbol tan complicado como el argentino, sé que puedo ir y jugar en cualquier otro lugar".

   —De Olimpo, ¿te vas con deudas?

   —Sólo me deben un mes, y los dirigentes me prometieron que lo voy a cobrar cuando ya esté en Macedonia.

   —¿Cómo reaccionó Bonjour cuando le diste la noticia?

   —Se comportó como un señor. Me apoyó y me deseó lo mejor. Le comenté que era una posibilidad que no podía desaprovechar y lo entendió.

   "Me voy de Olimpo sabiendo que, más allá de los problemas económicos por los que atraviesa y que la situación financiera es compleja, el club es manejado por excelentes personas. Ojalá nunca se pierda el trato familiar y la hospitalidad de todos los que trabajan alrededor del plantel profesional".

   "Lo que pasa en Olimpo no se ve en otros lados, por eso muchos jóvenes eligen venir a Bahía. Me voy muy agradecido con la institución, por el trato y por las posibilidades que me dieron de crecer, de jugar y de sentirme importante".

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias