A Quilmes se le sigue oscureciendo el panorama

22/4/2007 | 09:00 | El partido Lanús-Quilmes fue suspendido ayer a los 9 minutos del primer tiempo por un corte de luz en un sector del estadio de los granates. El árbitro Saúl Laverni decidió parar el juego inmediatamente cuando se produjo el corte de energía eléctrica y tras una breve espera se resolvió la suspensión en forma definitiva.


 El partido Lanús-Quilmes fue suspendido ayer a los 9 minutos del primer tiempo por un corte de luz en un sector del estadio de los granates.


 El árbitro Saúl Laverni decidió parar el juego inmediatamente cuando se produjo el corte de energía eléctrica y tras una breve espera se resolvió la suspensión en forma definitiva.


 El cotejo hasta ese momento estaba empatado sin goles y ningún equipo se había aproximado con peligro a las áreas.


 "Es una barbaridad, no pegamos una. Llevamos tres partidos inconclusos y esto nos perjudica mucho. No sé cuándo los vamos a jugar y cómo seguirá todo esto", expresó Walter García, defensor de Quilmes.


 "No son situaciones normales; si no es lluvia son cortes de luz, pero siempre influye algo externo. No podemos agarrar una seguidilla de partidos para terminar de consolidarnos y de salir de la complicada situación que tenemos en la tabla", amplió.


Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

 "Para mí no vuelve (la luz)", fueron las breves palabras que Russo, vicepresidente de Lanús, le esgrimió a Laverni y que provocaron, en definitiva, que el árbitro tomara la decisión de suspender el encuentro.


 "Ustedes ya lo escucharon a Russo; así que, lamentablemente, no seguiremos jugando. Ojalá podamos jugar un día en que la cancha esté en mejores condiciones", añadió Laverni, en diálogo con la prensa.


 Instantes previos a conversar con el árbitro, el vicepresidente de Lanús dijo estar "sorprendido" por el inconveniente que tuvo el grupo electrógeno del estadio Ciudad de Lanús.


 "Estamos sorprendidos, esta es la primera vez que nos pasa una cosa así en Lanús. Es un problema del grupo electrógeno. El técnico que está a cargo dijo que es un problema de filtros. No sé cómo lo vamos a arreglar. Están viendo, a ver si se puede arreglar. Hay que encontrar gente externa, para que venga", apuntó.


 Laverni, en tanto, minutos antes de suspender el cotejo, comentó que una hora antes del inicio del clásico recorrió el campo de juego junto a los futbolistas para ver en qué estado se encontraba.


 "Una hora antes, cuando recorrimos el campo, todos querían jugar. Ahora, algunos ya me dijeron que se hace difícil jugar en estas condiciones", concluyó.


 Durante los nueve minutos que se disputaron, los jugadores tuvieron reiterados inconvenientes para manejar la pelota, a raíz de los grandes espejos de agua que había en varios sectores del campo de juego.



Mustang Cloud - CMS para portales de noticias