Martilleros bahienses resisten el desembarco de una franquicia inmobiliaria

25/3/2021 | 17:45 |

"En estas franquicias se asocia una empresa con un martillero local y ponen a vender propiedades a supuestos agentes que carecen de título habilitante", dijo Carlos Esteban.

Los cuestionamientos apuntan a la firma Remax.

   La posible instalación de una reconocida franquicia inmobiliaria en nuestra ciudad encendió las alertas de los martilleros bahienses, quienes denuncian que se trata de un ejercicio ilegal de la profesión. 

   “Detrás de cada inmobiliaria hay un martillero o corredor público colegiado que responde ante cualquier irregularidad eventual que pudiera surgir del ejercicio de su profesión y puede ser sancionado por nuestro Colegio. En estas franquicias se asocia una empresa con un martillero local y ponen a vender propiedades a supuestos agentes que carecen de título habilitante y ni siquiera son empleados directos, sino que facturan como monotributistas”, explicó el martillero público Carlos Esteban (hijo), integrante del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos y vicepresidente de la Mesa Coordinadora de Colegios y Consejos Profesionales del Sur Bonaerense. 

   “No somos una empresa. Somos profesionales del rubro inmobiliario cuya función es asesorar y verificar que la transacción cumpla con cada uno de los requisitos legales que se exigen. A tal punto es así que tras la reforma de la Ley 10973 por la 14085 en el año 2009, las inmobiliarias deben llevar el apellido del  profesional  no permitiéndose el uso de nombres de fantasía”, agregó.

   “Si bien existen casos, se trata de inmobiliarias con nombres anteriores a las modificaciones que le mencioné, y, al ser derechos adquiridos de los profesionales, han podido mantenerlos. Pero una vez que el titular deje la firma, el nombre de fantasía tiene que desaparecer”, dice Esteban. 

   Adicionalmente, advirtió que “los martilleros sólo podemos asociarnos con martilleros, y aquí se propone una sociedad entre un martillero y una empresa, algo que es ilegal”. 

   La más conocida de estas franquicias (Remax) cuenta con 131 oficinas en nuestro país y estudia instalarse en Bahía Blanca, donde ya tendría oficinas alquiladas para empezar a operar. 

   En septiembre del año pasado, la Inspección General de Justicia (IGJ) ordenó su disolución por entender que tendría un objeto ilícito, aunque las sucesivas apelaciones la mantienen en pie.

   "Para finalizar, es por ello que desde la Mesa Coordinadora de Colegios y Consejos Profesionales del Sur Bonaerense apoyamos al Colegio de Martilleros y repudiamos el accionar de estas empresas, sosteniendo siempre que las profesiones no se franquician", indicó Esteban.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias