Preocupa la falta de seguridad

¿Qué falta para que la bicicleta sea utilizada como medio de transporte masivo?

1/3/2021 | 06:15 |

Actualmente, en Bahía, cada vez son más personas las que la usan para trasladarse hasta sus trabajos o lugares de estudio, pero, según dicen, aún falta generar condiciones para que ese número sea aún mayor.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   Con el fin de relevar información de movilidad y conocer cómo se traslada el bahiense en su día a día, cómo lo hacía previo al Covid y cómo tiene previsto hacerlo en un futuro, la Plataforma de Sustentabilidad Integral realizó una encuesta online orientada no sólo a los ciclistas, sino al ciudadano común.

   Los resultados obtenidos fueron suministrados al municipio para generar políticas públicas, junto al poder Ejecutivo y Legislativo e instituciones intermedias, para tener una ciudad mas saludable y sustentable de ese medio de transporte y recreación, que se intensificó en tiempos de pandemia.

   “Es un hecho que el uso de la bicicleta se intensificó en el último tiempo. Y por ese motivo, es necesario generar las condiciones para que se afiance, dado todos los beneficios que genera en la salud”, señaló Guillermo Liverotti, fundador de la Plataforma de Sustentabilidad Integral.

   Aunque la mayoría lo utiliza como recreación o deporte, sobre todo los fines de semana, cada vez son más los que se animan a ir al trabajo en bicicleta.

   “Ahora hay que tratar de captar a los chicos, adolescentes y universitarios para que vayan a sus lugares de estudio con este medio de transporte”, agregó Liverotti.

   Luego de reunir toda la información, miembros de la Plataforma formalizaron una reunión en el Concejo Deliberante con la Comisión de Salud. 

   “Al igual que nosotros, creen que la actividad física es muy importante y que se deben tomar decisiones para favorecer el uso de la bicicleta. En ese tren, les hicimos llegar muchas propuestas, que van desde el fomento de la utilización como medio de transporte hasta trabajos de infraestructura que son muy necesarios”.

   Allí, pidieron que las instituciones educativas comiencen a prepararse para que un porcentaje de sus alumnos acudan en bicicleta. 

   “Hoy en día, son pocas las que tienen un espacio destinado para dejarlas en forma segura. En ese sentido, se deben tener en cuenta los riesgos que genera el transporte público en la lucha contra el covid. Por eso creemos que es una buena oportunidad para inculcar los beneficios de esta actividad”.

   Actualmente existe una ordenanza que reglamenta el estacionamiento de bicicletas en espacios públicos y privados. 

   “Así como en las escuelas no hay lugares, tampoco existen en la gran mayoría de las empresas que cuentan con muchos empleados o en los lugares públicos”, opinó Liverotti.

   En varias ciudades de Mendoza, por ejemplo, se reglamentó que las cocheras privadas tuvieran que dejar un espacio para estacionar bicicletas. 

   “Se cumple y se utiliza. En el espacio de un auto, ingresan 10 bicicletas. Por lo cual, cada ciclista debe pagar nada más que un 10% del costo”.

   Liverotti valoró la creación de nuevas ciclovías, aunque señaló que el municipio debe acompañar esa saludable intención con otras decisiones. 

   “Uno de los mayores problemas son los robos de bicicletas. Mucha gente no la usa porque tiene temor a dejarla atada a un poste o un árbol por muchas horas. No tiene un costo elevado poner bicicleteros de hierro en distintos lugares. Sólo sugerimos que estén cerca de las cámaras de seguridad”.

   Por ello, propusieron crear un Registro Unico de Bicicletas para que se asienten las bicicletas sustraídas.

   “Hoy son pocos los que denuncian. Y en contrapartida, muchas veces la policía encuentra y no saben a quién pertenece. De este modo, sería más sencillo encontrar a los propietarios”.

   También, según el titular de la ONG, se debe fomentar el uso de manera responsable. 

   “Ofrecimos llevar cursos a las escuelas, denominado “Bici-Escuelas”. Antes se iba al Centro de Educación Vial, ubicado en calle Pringles, pero la pandemia complica el traslado hasta ese lugar. Sería una buena manera de combatir el sedentarismo y la obesidad en los niños, aumentando la actividad física”.

   Viendo todas las medidas económicas como políticas adoptadas por gran parte de los gobiernos de ciudades del mundo, el mejoramiento del uso del espacio publico como la micromovilidad (entiéndase caminata, bicicleta, patines, monopatines, skate, etc) son las principales herramientas elegidas para mejorar el bienestar individual y social en esta época, ya que al realizar actividad física, no se contamina el medio ambiente, se mantiene la distancia social y permite percibir y disfrutar del espacio público de mejor manera.

   “Desde nuestra institución creemos muy importante la planificación y la participación ciudadana para la mejor toma de decisiones. Viendo que desde nuestro municipio están focalizados en todas las necesidades del día a día, decidimos tomar la iniciativa para conocer mejor la realidad bahiense en cuestión de movilidad”, cerró Liverotti.

¿Casualidad o causalidad?

   Un dato curioso que arrojó la encuesta entre casi 200 usuarios es que es altísimo el porcentaje de ciclistas que no tuvo dificultades para superar el Covid-19 cuando se contagiaron. El 95% así lo consideró.

   “Eso demuestra que el uso de la bicicleta aumenta considerablemente el sistema inmunológico. El resultado no nos sorprendió, porque en una encuesta que se hizo en Ecuador, las conclusiones fueron similares”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias