Bahía Blanca | Miércoles, 24 de abril

Bahía Blanca | Miércoles, 24 de abril

Bahía Blanca | Miércoles, 24 de abril

De Barranquilla a Bahía, en busca de una oportunidad para estudiar

Dos hermanos colombianos recibieron sus títulos en la UNS en el marco de una emotiva ceremonia. Agradecidos con el país, se nacionalizaron y trabajan aquí.

Fotos ceremonia: Prensa UNS. Desde la izquierda: Mamá Luz, Manlio y Miguel con sus títulos, papá Manlio y Daniel.

 

   Miguel se presenta y cuenta que tanto él, de 23 años, como sus hermanos Manlio (29 años) y Daniel (19 años) nacieron en Barranquilla, Colombia.

   “La ciudad de Shakira”, aclara entre risas.

   La llegada de Miguel y Manlio a nuestra ciudad se produjo en 2015, cuando gracias a la invitación del docente Claudio Delrieux decidieron anotarse en la UNS.

   “Elegimos venir a la Argentina porque es reconocida su gran inversión en la educación pública y de excelente calidad. Yo cursé toda la carrera de Ingeniería Electrónica acá y Manlio realizó el doctorado en Ingeniería y ahora se especializa en inteligencia artificial, ya que el pregrado lo hizo en la Universidad del Norte, en Barranquilla”.

Miguel con su título y Lidia Gambón, secretaria general académica.

   Al venir de un país con un clima tan distinto, la mayoría les pregunta si les costó mucho la adaptación.

   “La verdad no fue fácil, sobre todo por cómo es Bahía -ríe. Nosotros venimos de un clima tropical donde solo tenemos dos estaciones: verano e ‘invierno’, donde en realidad lo que varía es que hay mucha más brisa. Así que pasar al clima cambiante de Bahía estuvo... Interesante. Sin embargo, nos adaptamos y ahora lo disfrutamos”, relata Miguel a punto de viajar con su familia a Bariloche.

   Entre las cosas que reconoce diferentes o que más extraña, se encuentra la comida.

   “Hay cosas distintas en ambos países, pero cada uno tiene sus fuertes. En Colombia tenemos el café, frutas tropicales y comidas más condimentadas. Por el lado argentino está el asado, la pastelería nacional y el mate. A nosotros nos encantó el tereré, el mate e incluso tenemos un chulengo en casa para hacer asados y compartir con amigos”.

Manlio también posó con su diploma y Lidia Gambón.

   Y tantos años lejos de su familia y afectos, reconocen que dieron sus frutos.

   “Estos años fueron complicados. Sin embargo, nuestros sueños estaban acá y para lograrlos estos sacrificios fueron necesarios. Por estos días, Manlio sigue vinculado a la UNS a tiempo completo, pero a lo largo del año deberá viajar a Europa para seguir en contacto con grupos de investigación europeos de Austria y España. Yo trabajo acá y espero seguir en Bahía por muchos años más, investigando en mi área y compartiendo con amigos. Pero en caso de volver a mi país, no tendría problemas en revalidar el título debido a los acuerdos que sostiene Argentina con Colombia”.

   Pero, la realidad es que los hermanos Massiris a pesar de extrañar los “picantes colombianos” y su gente, se armaron en Bahía de un enorme grupo de amigos.

   “Jugamos fútbol, vamos a grupos de música y baile. Encontramos además amistades de otras provincias y con ellos enriquecemos más nuestra cultura. Ahora que ya vino a la ciudad Daniel, mi hermano menor, a estudiar la licenciatura en Computación solo falta que vengan mis padres Luz y Manlio cuando se jubilen y estaremos la familia completa”.

La familia Massiris-Fernández en Bahía Blanca

   Miguel destaca el excelente trato que tuvieron con profesores y compañeros de clase, algo que ayudó mucho a su adaptación.

   “Desde que llegamos nos acogieron y nos colaboraron en todo momento. Fue una experiencia muy satisfactoria. Nos quedamos con las tardes en el parque tomando mate o tereré, las noches de asado con amigos y las jornadas de estudio codo a codo con amigos. Durante todos estos años comimos, reímos y brindamos con argentinos, eso nos dio el ánimo para ser uno más y nacionalizarnos argentinos”, cerró.

   Luz y Manlio padre hablaron en la ceremonia de la UNS.

   “Nosotros no tenemos más que palabras de agradecimiento para la Universidad. No es fácil estar tan lejos, pero esta ciudad los recibió con los brazos abiertos y ellos están felices”, dijo Luz, quien es odontóloga.

   “Mis tres hijos estudian acá, dos han terminado, salieron adelante, estoy emocionado”, dijo Manlio padre, quien agregó que, en su país, la educación superior es onerosa y “solo una parte de la sociedad puede acceder a ella”, contó Manlio.