Bahía Blanca | Jueves, 11 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 11 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 11 de agosto

Laura Celave, la voz bahiense del homenaje a las mujeres del jazz

Junto a una banda de lujo se presentará esta noche, desde las 21, en la Biblioteca Rivadavia. Revisarán las canciones de Billie Holiday, Sarah Vaughan y Ella Fitzgerald.

Laura Celave.

Por Franco Pignol
fpignol@hotmail.com

   La intérprete bahiense Laura Celave es un lujo que se ajusta estrictamente a lo que necesita el proyecto: “The three ladies of jazz”, un homenaje a tres de las voces más hermosas del género afroamericano. El show será esta noche, desde las 21, en la Biblioteca Rivadavia (Colón 31).

   La apuesta es fuertísima desde lo artístico: la acompañarán el gran Pedro Giorlandini (piano) y una base de precisión matemática con Daniel López (batería) y Franco Grimoldi (contrabajo).

   El valor de las entradas es de 1.400 pesos la general, con descuento para jubilados, pensionados y estudiantes ($1.050). Se pueden adquirir en la boletería de Colón 31 o en la del Teatro Municipal.

   "The three Ladies of Jazz", homenajea a tres de las mejores cantantes del género: Ella Fitzgerald, Billie Holiday y Sarah Vaughan. Interpretarán clásicos del género tales como “Summertime”, “Night and Day", “Blue Moon", “But not for Me”, “All of Me”, “Misty”, “Over the Rainbow” y “All the Things You are”, entre otros.

  A cargo de la organización está el baterista López, en conjunto con Primogenio Producciones.

Acerca de las tres chicas del jazz

   —¿Qué opinás de Billie Holiday?

   —Billie estaba como en una frecuencia muy de ella, con un canto un poco atrasado en cuanto al tempo musical. Tenía como una especie de glisandos en su voz. Como que iba siempre un poco atrás de toda la banda y era genial que esté en ese lugar. Tenía un canto muy dulce que genera mucha calma. Y si llueve, es mejor (risas).

   —¿Qué le encontrás a Ella Fitzgerald?

   —Todo lo que podés hacer con tu voz está ahí. Yo doy clases de canto y si podés hacer lo que hacía ella, listo, ya está (risas). Te cantás todo. Su exploración con la voz, la tímbrica y la interpretación… Además esto de utilizar su voz como un instrumento, pero me refiero a no cantar con un idioma, si no, hacer el famoso scat. En la improvisación vocal ella es ‘the best’, es la mejor, mi gran referente.

   —Por último, algo sobre Vaughan.

   —Sara también podía hacer lo que quería con su voz, pero con otras particularidades, tenía un color más oscuro, más grave. Muchísima exploración, estudio y dedicación con su voz. Mucho juego.

   —¿Qué de todo esto intentás transmitir en las clases de canto?

   —La idea también es practicar el escenario, no quedarse sólo con la técnica. Que puedas descubrir todos los colores que podés realizar con tu voz. Además, integrar la técnica con el juego. Que nunca se pierda esa unión.