Ciclo de entrevistas

Rodrigo Monacci: "Nada es gratis a la hora de tener que afrontar el dolor ajeno"

27/10/2020 | 06:30 |

Rodrigo ya está acostumbrado a codearse con las emergencias que surgen día a día en la ciudad como un asiduo integrante de la guardia de Defensa Civil.

Por Walter Gullaci   

   Rodrigo Monacci ya está acostumbrado a codearse con las emergencias que surgen día a día en la ciudad. Vivencias que suelen pasarle factura, a su cuerpo y a su mente. Pero como bien dice, ama su trabajo. La vocación de servir y ayudar al otro. En este caso, como un asiduo integrante de la guardia de Defensa Civil.

   A sus 49 años, igualmente, no se siente un superhombre ni nada por el estilo. De hecho, admite haber sido contenido por dos mujeres que fueron clave en diferentes etapas de su vida. Susana Valerga, su mamá ya fallecida, toda una referente del ámbito de la salud, y por María Rosa Fernández, compañera de trabajo y de la vida misma.

  Al cabo, se trata de un líder silencioso. Invalorable para cualquier sociedad que se precie de tal.

En doce conceptos

1. “Con el tema de la pandemia y la menor circulación aminoraron los accidentes de tránsito, pero surgieron otras muchas complicaciones. Bueno…, para eso estamos. Fueron varios años de capacitación que nos ayudaron a sortear este momento. No somos médicos, ni enfermeros, ni policías, ni bomberos, pero gracias a esas capacitaciones adquirimos mucho conocimiento, lo que sumado a la experiencia de acudir a tantos escenarios complejos nos ayuda a sobrellevar todo tipo de situaciones”.

2. “Lamentablemente tenemos que lidiar con los peores sufrimientos, y no sólo de aquellas personas lastimadas, o en ocasiones fallecidas, sino también con sus seres queridos o con gente que, de pronto, ha perdido todo lo que tiene en un incendio. Nuestra responsabilidad es muy grande porque somos los que administramos y derivamos los recursos. Además de llevar a cabo la contención social con lo que queda tras un gran siniestro”.

3. “Con la pandemia se potenciaron aún más las emergencias, ciertas situaciones neurálgicas como los intentos de suicidio. También está el tema de muchos adultos mayores que viven solitos y a veces hasta ni tienen familiares cercanos. Por cumplir con las normas se encuentran muy desprotegidos. Es común, en la madrugada, tener que asistir a abuelos que se caen y se lastiman”.

4. “Ni hablar del crecimiento con la pandemia de los casos de violencia de género, de traumas familiares. Mucha gente que, de pronto, se ha visto encerrada, junta, y eso potenció los conflictos”.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

5. “Por más cursos de psicología que hayamos realizado en la emergencia, nada es gratis a la hora de tener que afrontar el dolor ante un evento. Siempre somos los últimos en irnos en la asistencia. Te quedan imágenes que vuelven una y otra vez. La mente y el cuerpo se expresan en algún momento. Sufro fibromialgia debido al estrés, pero amo mi trabajo y mientras la salud me lo permita lo voy a seguir sobrellevando”.

6. “Mi mujer, María Rosa Fernández, es una gran referente en mi vida. Una especie de clon de mi Vieja. Ella es técnica en Seguridad e Higiene y licenciada en Gestión Ambiental, y trabaja conmigo en la guardia. Cuando salimos de una situación, digamos, traumática, llegamos a casa y lo primero que hacemos es ponemos a tomar unos mates. Es un momento que sirve para desahogarnos. De los dos, ella es la que más contiene al otro”.

7. “La mujer suele tener más sensibilidad. Y sí, hasta más huevos que el hombre. Hemos compartido eventos arriba de una ambulancia con una persona que se está por morir, que está en código rojo… Me ha pasado y he bajado descompuesto por asistir a un nenito en esa condición. En las ambulancias trabajan muchas mujeres y noto lo importante que son frente a una emergencia, cómo se desenvuelven. Deberían, incluso, desempeñarse más mujeres en esta tarea”.

8. “Cuando me fue a buscar Federico Montero en mi anterior trabajo, en licencia de conducir, ni sabía para qué estaba Defensa Civil. Me motiva intentar ayudar a alguien. Esta vocación de servicio como la que tienen todos los que trabajan en la emergencia”.

9. “Miedo en el momento de crisis nunca tuve, aunque sí una sensación parecida cuando se nos cae luego la ficha de lo vivido. Gente muy capacitada y de muchísima experiencia, como Raúl Lugones, quien fue bombero durante 20 años en White, nos ha contado que por allí después de muchos años vuelven a aparecer eventos muy duros en su mente. Uno nunca olvida esas imágenes”.

10. “Yo terminé el secundario y me puse a trabajar. Mi primer oficio fue pintar autos. Y lo sigo haciendo cuando el tiempo me lo permite. Mi tallercito de chapa y pintura es un cable a tierra”.

11. “En Bahía veo mucha falta de respeto hacia el otro. Por ejemplo, se maneja muy mal. Hay mucha falta de educación. En Defensa Civil nos enseñaron mucho sobre cómo desarrollar el manejo defensivo arriba de una ambulancia. El cuidado hacia el otro. No existe el respeto en ese sentido”.

12. “El caso de la doctora Renata Pierini del servicio de ambulancia, que fue juzgada, no fue justo, porque cuando la emergencia ya surgió nosotros intentamos ayudar, no vamos a provocar un mal mayor del que produjo el siniestro. La responsabilidad que asumimos es muy grande y, como le ocurrió a ella, también nos puede pasar, nos podemos equivocar, nosotros no estamos para generar un daño mayor”.

   Vos también podés proponer un líder para entrevistar en nuestros próximos episodios. Escribí un correo a contenidos@lanueva.com con el asunto LÍDERES o utilizá el hashtag #UnLíderEnBahíaEs en las redes sociales junto al nombre del candidato. 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias