Una proyección internacional, como nunca antes

27/7/2011 | 09:00 | Como nunca antes en los 56 años que lleva el Speedway en nuestra ciudad, hubo en este 2011 que estamos promediando, tanta actividad y participación de pilotos locales y zonales en el ámbito internacional. La memoria debe retrotraerse muchos años para reparar en esfuerzos individuales y aislados de diversos resultados, que jalonaron la actuación de motociclistas nuestros fuera del país.


 Como nunca antes en los 56 años que lleva el Speedway en nuestra ciudad, hubo en este 2011 que estamos promediando, tanta actividad y participación de pilotos locales y zonales en el ámbito internacional.


 La memoria debe retrotraerse muchos años para reparar en esfuerzos individuales y aislados de diversos resultados, que jalonaron la actuación de motociclistas nuestros fuera del país.


 Desde aquella lejana incursión de Juan Carlos Curzio en Australia y luego en Francia, en los años '70 y '80 respectivamente, pasando por la prolongada experiencia de Luis Vallejos en Alemania, también en la segunda década mencionada.


 Como la de Carlos Capdeboscq en pistas germanas y más tarde --ya comenzado el nuevo siglo-- con Carlucho Villar en Canadá (donde se coronó campeón) y luego en Inglaterra, entre lo más destacado.


 Y ni hablar de la campaña iniciada hace más de una década por Poty Sánchez --que aunque es porteño se formó en el Speedway local-- y que aún continúa en el profesionalismo (caso único) de la Premier League británica.


 Pero lo de ahora es distinto. Porque por primera vez tantos corredores han logrado competir a nivel internacional, llegando inclusive al hito conseguido por Nicolás Covatti, único argentino en la historia en correr una semifinal clasificatoria para el Grand Prix.


 El año pasado fueron Covatti y Lucas Allende, y en esta temporada europea siguió el pringlense --ya contratado en Italia--, a quien se sumó Lisandro Husman, Cristian Carrica (también fichado por un club peninsular) y Julio Romano, además de Santiago Martínez que fue a Alemania por las suyas.


 Y en esto hay que destacar lo que hace la Federación Bonaerense de Motociclismo, que no sólo se traduce en el imprescindible respaldo institucional a los pilotos (antes inexistente), sino también en cuanto a las gestiones y contactos necesarios en el ámbito internacional.


 Entidad que --aunque pueda no gustarle a algunos tradicionalistas vernáculos-- desde hace tres temporadas viene haciendo lo que hay que hacer, aún cuando hay cosas por mejorar, para devolver el Speedway al sitial que supo ocupar en épocas memorables.


 Y, mucho más importante todavía, que puede llegar a depositar a la especialidad en un nivel de trascendencia hoy impensado, si continúa en esta senda ascendente de inversión y trabajo.



Mustang Cloud - CMS para portales de noticias