Bahía Blanca | Domingo, 03 de marzo

Bahía Blanca | Domingo, 03 de marzo

Bahía Blanca | Domingo, 03 de marzo

Respeto: el fuerte vínculo que hace de Mascherano un hombre olímpico

La selección de fútbol terminó invicta el Preolímpico y se ganó un lugar en los próximos Juegos, a desarrollarse en Francia.

Mascherano fue embajador de Buenos Aires 2018. Fotos: archivo-La Nueva.

Cada vez que se acercan los Juegos Olímpicos, la pregunta que sobrevuela el ambiente es cuántas medallas podrá traerse la delegación nacional a nuestro país.

La respuesta, un pronóstico, nunca es sencilla de ofrecer porque hay mil vicisitudes para tener en cuenta. Propias y ajenas. Más, en un país como el nuestro.

No obstante, de algo podemos estar seguros: es sumamente difícil para la Argentina alcanzar el podio olímpico. Lo fue durante toda la historia, desde aquella primera delegación que viajó a París, justamente, en 1924. Y lo será, lamentablemente.

Ni hablar si reducimos el panorama y analizamos solamente las conquistas doradas.

Dato frío: hasta Tokio 2020 hubo 29 ediciones olímpicas de verano y Argentina apenas ―me permito esa sutileza― logró 21 primeros puestos.

Nuestro país no estuvo presente en todos los Juegos, es verdad; pero no crece mucho el porcentaje quitando aquellas ausencias puntuales que no ocurren desde Moscú 1980.

Toda esa introducción sirve para el otro dato, en caliente: Javier Alejandro Mascherano es el único argentino que guarda en su casa dos medallas doradas si tenemos en cuenta los Juegos Olímpicos absolutos.

Este último adjetivo es sumamente necesario ―y justo, sobre todo para los bahienses― ya que Fausto Ruesga también ganó dos de oro, en básquetbol, durante los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018, en Buenos Aires.

Messi y Mascherano, juntos en Beijing. ¿Repetirán la experiencia olímpica?

El Jefecito, quien es el segundo jugador con más presencias en el seleccionado mayor, solo por detrás de Messi, estuvo presente en Atenas 2004 y Beijing 2008, cuando los equipos se subieron a lo más alto del podio con dos actuaciones muy recordadas.

La primera, que el próximo 28 de agosto cumplirá dos décadas, coincidió con la consagración de la Generación Dorada y condecoró a un equipo que arrasó en los Juegos, terminando sin goles en contra e invicto al vencer en la final a Paraguay, por 1 a 0, con gol de Carlos Tévez.

Masche busca al capitán Roberto Ayala para celebrar la conquista de 2004

Ese plantel, dirigido por Marcelo Bielsa, tenía entre otros a Roberto Ayala, Nicolás Burdisso, Fabricio Coloccini, Gabriel Heinze, el Kily González, Andrés D’Alessandro, Javier Saviola y Luciano Figueroa.

Cuatro años más tarde, la vuelta olímpica fue en la capital china con otro enorme equipo que fue conducido por Sergio Batista y alistaba a Sergio Romero, Ezequiel Garay, Pablo Zabaleta, Fernando Gago, Ever Banega, Juan Román Riquelme, Ángel Di María, Ezequiel Lavezzi, Sergio Agüero y Lionel Messi, por citar algunos.

Messi y Di María, únicos argentinos campeones olímpicos y del mundo

Es cierto, si ponemos el foco en el Mascherano DT, podremos encontrar más grietas que en aquel motor del mediocampo.

Este plantel, que dejó afuera a Brasil y que no perdió ningún partido del Preolímpico, siendo superior a todos sus rivales ―al menos nunca fue desbordado, pese a que tuvo falencias― seguramente tenía (tiene) materia prima para ofrecer más seguridades y cuidar nuestras uñas.

Es probable que el oriundo de San Lorenzo, Santa Fe, haya demorado algún cambio más de lo sugerido por el pueblo reunido frente a la TV, como el ingreso del goleador Luciano Gondou, finalmente titular ayer en el juego que nos llevó a los Juegos.

¿Estuvo bien armado el mediocampo? ¿Debió tener más minutos el Diablito Echeverri? Todo es discutible y acá somos expertos (en discutir).

Sin embargo, las críticas durante el reciente torneo disputado en Venezuela fueron exageradas, apuntaladas en el recorrido del entrenador al frente de la Selección sub 20, que en un principio no había clasificado al último Mundial de la categoría y, luego, al ser local, no logró avanzar de los octavos de final. Y también en la desvalora conquista de varios subcampeonatos cuando era jugador. 

Si bien se rumoreó con Scaloni, Mascherano dirigirá al equipo en París 2024

Ahora, Masche tendrá la oportunidad de ir por el tricampeonato olímpico. Ya fuera de la cancha y sabiendo que en caso de ganar en Francia, no recibirá medalla (solo se entregan a los atletas, aunque pueda sonar injusto).

¿Irá Messi? No lo sé. Lo invitaron, puertas adentro y a viva voz, y si bien la base es sub 23, se permiten tres fichas mayores dentro de un plantel de 18.

Serán 165 días de especulaciones y de sueños, de acá a París, con Mascherano al frente.