Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

Pacífico se quedó con la final ante 9 de Julio y ascendió a Primera

Ganó por 83 a 73 en el quinto partido de la definición del torneo de Segunda.

Fotos: Tomás Bernabé-La Nueva.

Pacífico se coronó campeón del torneo de básquetbol de Segunda y subió a la división superior, al ganarle este viernes el quinto partido a 9 de Julio por 83 a 73, en el estadio Norberto Tomás del club Olimpo.

Ambos habían descendido la temporada pasada y esta vez se reencontraron en la gran final del Ascenso, que quedó para el Verde por 3 a 2. Su tradicional rival tendrá otra posibilidad: el repechaje ascenso/permanencia/descenso contra Sportivo Bahiense (penúltimo de Primera), desde el próximo martes 23 en el Eladio Santos.

Los parciales del encuentro fueron 18-22, 33-39 y 60-55.

En imágenes, todo lo que pasó en el Tomás

Por su intervención en el cierre del juego y valoración en números, Bautista Olivera resultó el goleador y figura del campeón. El ala-centro totalizó 24 puntos (4-6 en triples). También fue clave el centro Pomar Garbarino, con 16 puntos (12-16 en libres) y 8 faltas recibidas.

Bautista Olivera, con la distancia ideal para la parábola de otro tiro de 3.

El partido comenzó con mucha actividad de los perimetrales y tiro de 3. Se fueron soltando rápido y comenzaron a probar, aunque “Nueve” hizo la diferencia con los 3-5 convertidos por José Gutiérrez (dueño del manejo del equipo), para un total de 11 puntos de los 22 de su equipo en el parcial. El Verde, en cambio, no encontró demasiado desde los 6m75 (2-7) y sumó abajo con Garbarino.

Y con buen blindaje en la zona pintada, 9 de Julio comenzó a llevar el control del resultado. Tuvo muy buena circulación en el ataque estacionado, con respeto por el pase extra que diera algún lanzamiento claro.

Pomar Garbarino y el trofeo del campeón del Ascenso otorgado por la ABB.

Con dos jugadas de José Gutiérrez (doble y posterior 2-2 en libres) su equipo se alejó 29-21, al tiempo que creció el nerviosismo en Pacífico. En parte porque los brazos en alto de los hermanos Boyé o de Ramiro Lorenzo cerca del perímetro incomodaron los intentos de 3 del verde, en intentos por abrir la sólida defensa.

De todos modos Olivera fue la llave para recuperar gol y confianza. Pacífico se arrimó 33-28 a 5m10s del entretiempo, pero persistió en la ansiedad y cayó en la opción individual. Gritos entre Pisani y su coach Iannamico o el choque casual y doloroso de los bases Watson-Salvatori por ir a un rebote, fueron muestras de desconcierto.

El desahogo de Branco Salvatori, junto a Facundo Watson.

Al regreso del vestuario Pacífico concretó la reacción. Con puntos de Redivo y libres de Garbarino, pasó al frente, recuperó confianza y sacó 10 de ventaja con dos ataques seguidos anotados por Loos (55-45). El Tomás fue un hervidero de batucada y gritos por la reacción del número uno de la fase regular. Nueve había perdido esa fidelidad con la circulación de pelota y sintió el impacto. No obstante, en los últimos minutos del parcial levantó con puntos con Prost y libres de Gutiérrez (60-55).

Emociones a flor de piel en el banco del Verde.

Pero lentamente Pacífico pareció acercarse al objetivo. Olivera resultó incontenible cada vez que recibió y se posteó, mientras que también la metió de lejos, para alejar a los suyos 68-59 a 6m15s del final. Cuando parecía que la ola verde crecía, 9 de Julio se recuperó con dos triples y una bandeja de Lucas Lucchetti, haciendo estallar la tribuna visitante y forzando el minuto rival (70-67, a 4m44s). Y en la siguiente, la cuenta se redujo a la mínima con doble de Lorenzo abajo.

Había empezado otro partido. Más dramático porque también hubo que jugar contra el reloj. Hasta los árbitros (E. Sánchez-Ramallo-Reyes) tuvieron que revisar un par de jugadas en el monitor...

El partido pareció entrar en un umbral de incertidumbre con el marcador 73-71 a 1m40s. Hasta que Olivera vio el espacio, se ubicó frente al aro y clavó los triples (76-71 y 79-71, a 1m31s) que le dieron el envión definitivo a Pacífico hacia el campeonato y el regreso a Primera.