Bahía Blanca | Sabado, 25 de mayo

Bahía Blanca | Sabado, 25 de mayo

Bahía Blanca | Sabado, 25 de mayo

Tránsito: un proyecto comunal pretende cambiar la cultura desde el jardín

“Los más chicos son agentes multiplicadores de información y tienen una mirada diferente ante determinadas situaciones”, dijo Pamela Sepúlveda, jefa de División de la Agencia Municipal de Seguridad Vial.

Como viajero, o peatón, se propone desarrollar hábitos de creación del sentido vial. / Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

“El objetivo es tratar de cambiar nuestra cultura vial a través de la educación de los más chicos. Ellos son agentes multiplicadores de información y ofrecen una nueva mirada ante diferentes situaciones. Son quienes, al momento de subirse al auto para viajar con un adulto, y más allá del vínculo, muchas veces nos dicen: ‘Papá, ponéte el cinturón’; o mamá, no hables por teléfono”.

Lo dijo Pamela Sepúlveda, jefa de División de la Agencia Municipal de Seguridad Vial bahiense, a propósito del lanzamiento del proyecto de educación vial del corriente año.

“Pretendemos que ellos, en la medida de que vayan creciendo, circulen por la vía pública con otra perspectiva”, añadió.

La propuesta, en la que también intervienen representantes de la Dirección General de Educación; Estrellas Amarillas; la Oficina de Asistencia a las Víctimas y Familiares de Siniestros Viales y el Bahía Blanca Automóvil Club, está orientada, además de inicial, a alumnos de primario, secundario y a padres, a partir del formato de charlas informativas.

“Básicamente, lo que proponemos es fomentar actitudes de conciencia ciudadana y desarrollar hábitos de creación del sentido vial, ya sea como peatón o viajero”, aseguró Sepúlveda.

Pamela Sepúlveda, jefa de División de la Agencia Municipal de Seguridad Vial.

“¿Por qué el nivel inicial? Los chicos del jardín son geniales; no tienen filtro. Insisto: En esa etapa cuentan lo que hacen a todos, desde el papá hasta la abuela y la hermana, si se ponen el cinturón cuando manejan o el casco cuando salen a la calle en moto”, comentó.

“Trabajamos allí y les inculcamos que, desde esa edad, deben saber que la seguridad es muy importante más allá que, hoy, la responsabilidad es del adulto”, explicó la funcionaria.

“En forma permanente se ve a madres o padres que circulan en la vía pública con sus pequeños hijos sueltos en la parte delantera del auto. O que los llevan a upa con las manos en el volante. Ese mensaje no es bueno; son conductas que hay que cambiar”, indicó.

“Lo cierto es que, muchas veces, se trata de sobrevivir en medio del tránsito. Entiendo que en estas cuestiones el tema pasa por la solidaridad y no necesariamente por cumplir con todas las leyes de tránsito”, amplió Sepúlveda, en diálogo con La Nueva.

“Pretendemos que los más chicos, en la medida de que vayan creciendo, circulen por la vía pública con otra perspectiva”, dijo Sepúlveda.

“A veces hay personas que pretenden salir de un estacionamiento y nadie les deja espacio para ingresar a la calle. No cuesta nada hacerlo; estas son cuestiones en las que debemos trabajar”, sostuvo.

“Dejar el auto en la parada de ómnibus es otro ejemplo. Por algo está previsto ese espacio y sólo se trata de cumplir con las normas y pensar en el otro; pero no siempre sucede”, aseguró.

Mi Primera Licencia

“Tenemos programadas diferentes charlas para la instrumentación del proyecto”, señaló Sepúlveda.

“En jardín de infantes apuntamos al juego, con canciones y videos, para que los niños puedan identificar la bicicleta y la moto con el casco y al auto con el cinturón de seguridad, así como la prohibición de hablar por teléfono. También mostramos las señales de tránsito y qué representa cada una”, afirmó.

“En los niveles primario y secundario se pasa a una etapa más reglamentaria hasta llegar a quinto año, donde se empieza con las charlas de la primera licencia”, sostuvo.

El programa denominado Mi Primera Licencia incluye temas respecto de legislación (antes de circular, documentación exigible, límites de velocidad y prohibiciones) y seguridad vial: consejos, dispositivos de seguridad activa y pasiva, distracciones, por el tiempo de reacción, atención dirigida o selectiva, ceguera por inatención, drogas legales e ilegales y consumo de alcohol.

“Con nosotros también está Enrique Benamo, alguien que posee mucha experiencia y la extiende en las charlas sobre tips de conducción. También se encuentran los representantes de Estrellas Amarillas, quienes transmiten sus testimonios para que los chicos tomen conciencia que, después de un siniestro vial, muchas veces hay consecuencias no sólo por un rato, sino para toda la vida, así como situaciones de las que no se puede volver”, contó.

“También trabajamos respecto de seguridad vial sobre los requisitos que debe tener un casco para que sea apto para el uso; la posibilidad de estar sentado frente al volante; la visión de los espejos y demás”, sostuvo Sepúlveda.

“Por otro lado, tomamos examen que exime de hacer los módulos que se rinden por internet en el campus de la página de la municipalidad”, añadió.

Sepúlveda está hace 15 años en la comuna y pertenece a la oficina de la Agencia Municipal de Seguridad Vial a cargo de Mauro Plaide.

Las instituciones que estén interesadas en participar del proyecto vial 2023 se pueden contactar capacitaciones.seguridadvialbb@gmail.com