Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

115 años del Colegio de Abogados: homenaje al doctor Monacelli Erquiaga

"Mario fue un hombre de una inteligencia sobrenatural, de una bonhomía y de una capacidad personal asombrosa", lo definió el doctor Guillermo Marcos.

María Monacelli, hija del homenajeado.

En el marco de los festejos por el 115º aniversario del Colegio de Abogados de Bahía Blanca, el más antiguo del país, la entidad llevó adelante una serie de actividades que finalizaron por la noche con una cena de gala.

Por la mañana, en el auditorio "Héctor Furlong", hablaron el presidente del Colegio de Abogados de la provincia de Buenos Aires, doctor Bienvenido Rodríguez Basalo; el presidente de la Federación Argentina de Colegios de Abogados, doctor José Luis Lasalle; y el presidente del Colegio de Abogados de Bahía Blanca, doctor Rafael Gentili.

Posteriormente, fueron homenajeados los ex presidentes Gerardo Salas y Jorge Pezzutti. Ya fuera del auditorio, se llevó a cabo un homeanje especial: darle el nombre de Mario Monacelli Erquiaga al moderno café que el Colegio abrió hace poco en la planta baja de histórico edificio de Sarmiento 64, destinado a brindar un espacio de reunión y descanso a los colegiados.

Asistieron a este reconocimiento, además de las autoridades, familiares del doctor Monacelli, fallecido en 1996, y quien también fue presidente del Colegio de Abogados de la provincia de Buenos Aires.

La semblanza de Monacelli estuvo a cargo del doctor Guillermo Marcos. Entre otras cosas, dijo: “Le gustaba tanto conversar que su lugar favorito era el café. Una postal de la abogacía bahiense era el café y Mario rodeado de un cortejo de abogados que estábamos ahí deleitándonos con las cosas que decía. Era imposible evitar pasar por el café y no sentarse a la mesa con él. El tiempo se congelaba escuchándolo a Mario. Decía cosas hermosas. Siempre con citas de sus lecturas maravillosas. Mario fue un hombre de una inteligencia sobrenatural, de una bonhomía y de una capacidad personal asombrosa. Esta postal de Mario en el café es lo que llevó al Colegio a pensar que este es el homenaje más apropiado”.