Bahía Blanca | Sabado, 25 de mayo

Bahía Blanca | Sabado, 25 de mayo

Bahía Blanca | Sabado, 25 de mayo

Javier Bollo tuvo la revancha en Ecuador y también la quiere con Villa Mitre

Se consagró campeón en su segunda temporada con Leones de Riobamba. "Es un torneo corto, pero muy duro", dijo. Ya está focalizado en el tricolor.

Twitter: @rodriguezefe

Instagram: ferodriguez


"Fue una temporada larga. Por suerte pudimos cumplir el objetivo que nos habíamos planteado nosotros y los dirigentes", admitió Javier Bollo.

Junto con el entrenador Gastón Fernández tuvieron revancha en Ecuador, consiguiendo el título con Leones de Riobamba, tras llegar a semifinales la temporada anterior.

"Este año hubo más nivel y todos los equipos fueron muy parejos. Es un torneo corto, pero muy duro", comparó el bahiense, que en los próximos días, al igual que el DT, se sumará al grupo de trabajo de Villa Mitre.

—¿Cuál es el balance de tu rendimiento?

—Creo que cumplí en defender duro, agarrar rebotes y hacer mis puntos, porque al ser extranjero siempre se valora ese rubro.

—¿Estás más estilizado?

—Sí, puede ser. La verdad que a Gastón le gusta entrenar mucho, lo hicimos en doble y hasta triple turno, sumado a que la alimentación es diferente, porque se come mucho arroz y esas cosas. Seguramente bajé unos kilos.

—¿Te afectó de manera positiva?

—Sí, en realidad estoy acostumbrado a jugar en Argentina, pero al tener tanto tiempo en cancha me ayuda a estar unos kilos abajo de lo habitual, porque fueron todos partidos de 38 o 40 minutos en cancha.

—Fue tu tercera temporada con Gastón como entrenador y vas a sumar la cuarta. Acá en Bahía te conocemos más a vos como jugador que a él en su función de entrenador. ¿Cómo lo ves para amoldarse a la Liga Argentina y a Villa Mitre en particular?

—Gastón es un entrenador temperamental, que le gusta entrenar mucho, pero sabe diferenciar bien la relación dentro y fuera de la cancha, lo cual es un plus. La verdad que me entendí muy bien con él, porque los dos somos temperamentales y en el partido, la misma adrenalina a veces te genera diferencias, pero él sabe diferenciar bien el trato en la cancha o afuera. Hemos generado casi una amistad y más en Ecuador, donde convivimos en un hotel. Es una gran persona y creo que en Villa Mitre le va a ir muy bien.

—¿Cómo vas a regular la carga de toda otra temporada sin parar?

—Cuando terminé  la Liga Argentina me puse a jugar el torneo local y después me fui para Ecuador. La verdad que llevo casi tres años sin parar. La idea es descansar unos días el físico y, más que nada, la cabeza.

—¿Inconscientemente ya tenías la cabeza en Villa Mitre?

—Si bien los últimos partidos uno estaba pensando mucho en ganar la final, personalmente tenía la cabeza en Villa Mitre, más con el equipo que se armó y la expectativa que generan los 100 años del club.

—¿Cuánto te afecta jugar la Liga de Ecuador, desde el juego, para después readaptarte a la Liga Argentina?

—La temporada anterior me perjudicó, porque llegué desgastado físicamente. Bajé del avión y al día siguiente me puse a jugar.

—¿El rol varía?

—No, mi rol es similar: dar lo que el equipo necesite y más en Villa Mitre, que es mi club.

—¿Te entusiasma y lo seguís viendo como una buena opción esto de emigrar, más allá de lo económico, y después volver a jugar al país?

—En lo deportivo, el receso es largo en Argentina. Desde lo económico se hace diferencia, máxime como está todo en la Argentina, donde se firma un contrato y se termina cobrando la mitad. El torneo de cuatro o cinco meses está buenísimo, porque más tiempo sería demasiado. Entonces, hay que aprovechar la oportunidad y más ahora que fuimos campeones.

—Y las puertas imagino que están más abiertas que nunca.

—Hicimos una gran temporada, por lo que creo que serán varias las posibilidades y ofertas. Hay que estar tranquilo para analizar en su momento.

—¿Mantuviste contacto con tus compañeros de Villa Mitre?

—Sí, sí. Tenemos un grupo donde no está Gastón, así que podemos hablar de todo, je. En el último partido se juntaron a comer un asado y ver el partido, la verdad que fue un lindo gesto de todo el equipo. Ya estoy con ganas de compartir el día a día.

—¿Para ir por la revancha, al menos siendo un poco más sólidos esta temporada?

—Sí. La temporada anterior fue dura, con la lesión de Bruno Pallotti, después Jamaal (Levy) que se fue y no volvió nunca. Eramos sólo tres mayores. Creo que esta temporada será otra cosa.

—¿Qué te seduce del equipo?

—Por lo que hablamos con cuerpo técnico y dirigentes, creo que vamos a tener una gran temporada en lo grupal y deportivo.

Javier Bollo llega con la autoestima alta desde Ecuador y vuelve con el sueño de poder festejar también acá, con su gente, la de Villa Mitre, lo cual sería igual, claro, pero distinto...