Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Hormigón, vidrio y horizontalidad para una casa de campo

Hormigón y vidrio en un entorno rural marcado por el horizonte.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Si algo caracterizó a las viviendas de la llanura pampeana es su simpleza, su materialidad y su horizontalidad.

   Se las llamó rancho, construidas con barro mezclado con paja y techos también de paja, todo sostenido por postes en forma de horquilla. Por su propia vida, el gaucho no le dedicaba atención al diseño, eran viviendas austeras y simples.

   Por estos tiempos, construir una casa de campo, en esa misma llanura, permite generar propuestas distintas en cuanto a su materialidad, pero respetando la presencia de la llanura.

   Es el caso de esta vivienda proyectada por Luciano Kruk, en la ciudad de Cañuelas, para una pareja que disfruta del campo y del contacto con la naturaleza.

   Para potenciar la horizontalidad de la llanura, el proyecto es completamente lineal y se extiende hacia el paisaje a través de una galería de altura menor que el interior, brindando protección frente al clima.

   La propuesta optimiza cada metro para los usos requeridos: dos dormitorios, un estudio y un área social que separa esos lugares íntimos.

El entorno

   Casa de Campo se ubica en un lote de una hectárea, en un entorno rural, donde se impone con fuerza la presencia paisajística de la llanura. Los usuarios querían una casa práctica y funcional, de poco mantenimiento y con una estética despojada. Hormigón y vidrio dan esa respuesta.

   La estrategia fue hacer foco en el paisaje, el plano del horizonte, la llanura infinita y el cielo enorme.

   La fachada principal orientada al norte, hacia donde se vuelcan cada uno de los ambientes.

   Una galería brinda protección a la incidencia solar en el verano.

   La fachada sur es más cerrada, con una ventana superior corrida que se interrumpe únicamente en el punto de acceso.

   Se planteó una sucesión de columnas ubicadas a poca distancia entre sí para acentuar la horizontalidad. Esas columnas están en el interior, generando un límite virtual previo al vidrio que forma encuadres al paisaje. La sucesión de elementos verticales se repite en la fachada sur mediante tabiques que alojan elementos de guardado bajo la ventana corrida.