Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Una final en Wembley que mostró una realidad

La búsqueda de un mejor futuro lleva a miles de jóvenes del país al viejo mundo

   La final de fútbol jugada entre las selecciones de Argentina e Italia en el estadio de Wembley, en Londres, Inglaterra, el pasado primero de junio dejó en claro una situación que excede el marco netamente deportivo y es verificar, de manera intuitiva, la cantidad de argentinos que se encuentran viviendo en el exterior.

   Si bien no existen datos precisos de la cantidad de jóvenes que han emigrado al viejo continente buscando mejores oportunidades, es claro que se trata de un número que preocupa y a la vez duele.

   No hay familia que no tenga un hijo, un hermano, un amigo en una ciudad europea. Un dato dado a conoce por el gobierno nacional mencionó que durante 2021 se registró una salida promedio de 164 argentinos por día con destino a otros países.

   Volviendo a la final entre Italia y Argentina, el estadio se vio desbordado por argentinos, que coparon al menos 60 mil de las cien mil localidades. Los propios connacionales estaban sorprendidos de ver todos los bares y plazas estaban ocupadas por banderas argentinas.

   Los canales de noticias asignados al encuentro destinaron varias horas a entrevistar a los muchos argentinos que esperaban ingresar al estadio. La inmensa mayoría estaban radicados en Europa.

   Se dice que alcanza con ir al aeropuerto de Ezeiza para verificar, cada día, ese continuo movimiento migratorio. Wembley permitió verificar que los que salen de acá está allá.

   ¿Porqué se van los jóvenes? Porque el país no les da una respuesta a sus inquietudes, no les ofrece un marco para el progreso y en la estabilidad. Sin analizar qué gobierno está a cargo la situación sigue siendo compleja e incierta para toda la sociedad.

   Wembley estaba lleno de argentinos, cantando y, finalmente celebrando. Flameaban las banderas y todos tenían un nudo en la garganta durante el himno. Se fueron lejos y seguramente les duele el país.