Bahía Blanca | Viernes, 17 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 17 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 17 de mayo

La ley de alcohol cero se demora: ¿Hay algo más importante que la vida?

“Algunos legisladores están operando para otros intereses y con creencias infundadas”, dijo Santiago Saccoccia, familiar de víctima de tránsito de nuestra ciudad. El proyecto espera en Diputados de la Nación. Para este miércoles se prevé otra reunión.

Santiago Saccoccia y Andrea País, los padres de Facundo, no bajan los brazos. / Fotos: Emmanuel Briane y Pablo Presti-La Nueva.

Guillermo D. Rueda / grueda@lanueva.com

   Era el martes 20 de septiembre. Pero no. Se corrió, presuntamente, para este martes 4. Tampoco. Las dilaciones son sólo referencias de las últimas semanas, pero podrían retrotraerse a más de 20 años y bajo distintas circunstancias.

   Se trata del tratamiento, en las comisiones de Seguridad Interior y de Transportes de la Cámara de Diputados de la Nación, del proyecto de ley sobre alcohol cero para los conductores de vehículos y motocicletas en todo el país.

   Ahora, de acuerdo con la notificación enviada esta semana por el titular de la Comisión de Transportes de Diputados, Jorge Rizzotti, la postergada reunión se producirá este miércoles 12, a las 10, en el sala 3 del anexo A del piso 2.

   Tras los importantes avances de los últimos meses por parte de casi todos los actores involucrados, son los propios familiares de víctimas de accidentes de tránsito quienes han salido a manifestarse para que el proyecto sea tratado.

   “Venía todo bien hasta que se metió esta gente y el proyecto se paró. Nos sacaron la reforma del Código Penal, pero habíamos llegado a un acuerdo en la Comisión de Transportes para avanzar”, sostuvo Santiago Saccoccia, del Comité Consultivo Consultivo ANSV Grupo 1 Derechos Humanos y Justicia.

Los familiares a víctimas, en el anexo de Diputados de la Nación. A la izquierda aparece Saccoccia. Esa vez participaron la diputada María Luján Rey y los legisladores Martín Maquieyra y Aníbal Tortoriello.

   El conflicto surgió, ahora, en Seguridad Interior, la siguiente instancia (luego de Transportes) que requiere el proyecto para que, finalmente, pueda elevarse el dictamen.

   Las casi 200 asociaciones civiles y oenegés que se han manifestado en estos días apuntan a dos legisladores por la postergación: los diputados Juan Martín, de Juntos por el Cambio de Santa Fe, y José Luis Gioja, del Frente de Todos de San Juan.

   “Ya se han agotado las instancias para hablar sobre la propuesta. Todos lo hicieron oportunamente y, si estos dos diputados tenían algo para decir, u otro proyecto para mostrar, lo deberían haber hecho en ese momento”, comentó Saccoccia.

   “¿Cuál es nuestra lectura? Una de las razones es un fuerte lobbie de las vitivinícolas, sobre todo de San Juan, donde Gioja fue gobernador”, explicó.

   “Pero creemos que son intereses personales que exceden a los partidos; de lo contrario no se entiende por qué tiene demoras uno de los proyectos en los cuales el oficialismo ha puesto más énfasis para su aprobación”, aseguró.

La ley que se debate pretende modificar el inciso “a)” del artículo 48 de la 24.449 a fin de que, a partir de la nueva sanción, no se pueda conducir —con cualquier tipo de vehículo— con una alcoholemia superior a cero miligramos por litro de sangre.

   La Comisión de Transportes de Diputados, que preside Jorge Rizzotti, de Juntos por el Cambio de Jujuy, tenía previsto reunirse —en conjunto— con la de Seguridad Interior, cuyo titular es Ramiro Gutiérrez, del Frente de Todos, secundado por el citado Martín. Aún no pudo concretarse; podría ser este miércoles 12.

   “Pretenden llevar el proyecto a su comisión, que es de Seguridad Interior, para tenerlo dormido vaya a saber cuánto tiempo más. Lo que nosotros queremos es que se reúnan las dos comisiones y emitan el comunicado para el dictamen. Es lo más práctico, partiendo del hecho que ya existe la aprobación de Transportes y el consenso de la mayoría”, añadió Saccoccia, en diálogo con La Nueva.

   “Lo que más molesta es que ni siquiera lo tratan; podrían hacerlo y, eventualmente, sacar un dictamen que no sea favorable. Pero tampoco sucede eso. No se reúnen; no trabajan”, señaló.

   “Lo que pasa es que quieren quedar bien con Dios y con el diablo. Y eso no se puede”, dijo.

   “Tampoco quieren tomar una postura pública sobre la ley pero, en algún momento, lo tendrán que hacer; si no deberían replantearse para qué están ahí”, aseveró.

   Saccoccia también dijo que casi todos los diputados de los distintos colores políticos están a favor de la ley pero que, al mismo tiempo, algunas personas están operando para otros intereses y con creencias infundadas.

   Algunas de las razones esgrimidas por los legisladores para no estar en la reunión son, de acuerdo con parlamentario.com, “complicaciones de agenda”, así como se justifican las ausencias por la secuencia de reuniones de otras temáticas y la “imposibilidad de retornar a tiempo” a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

   Tanto Sergio Massa, cuando fue presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, como la actual presidenta, Cecilia Moreau, se han manifestado —en forma pública— a favor del proyecto de alcohol cero.

Este 6 de septiembre, Cecilia Moreau se interiorizó sobre la ley de alcohol cero con el ministro de Transporte Alexis Guerrera (a su derecha). Estuvieron la diputada Eugenia Alieniello (izq.), los funcionarios Marcos Fariña, Diego Giuliano y Gastón Jaques y los legisladores Jimena López y Jorge Rizzotti (der.).

   Del mismo modo, Pablo Martínez Carignano, director ejecutivo de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), ha sido enfático en la necesidad de avanzar hacia una medida de estas características en cada una de las presentaciones que realiza por el país, incluida su visita a Bahía Blanca el 18 de octubre de 2021.

   No incumbe en forma directa, pero en las cámaras legislativas de la provincia de Buenos Aires sucede algo semejante respecto del tratamiento de la ley de alcohol cero, no obstante las manifestaciones —también públicas— tanto del gobernador Axel Kicillof como del ministro de Transporte, Jorge D’Onofrio, respecto de la necesidad de aprobar el proyecto.

“¿Qué más se puede hacer? Nos seguiremos pronunciando cada vez con mayor firmeza y expondremos, con nombre y apellido, a quienes retrasan el tratamiento”, indicó.

   Saccoccia también destacó el esfuerzo que realizan los familiares de víctimas de todo el país, quienes viajan a Buenos Aires cada vez que se anuncia (y luego se posterga) una reunión en la Cámara de Diputados.

   “Siempre nos volvemos con las manos vacías. No nos parece justo”, dijo.

   Del mismo modo que los familiares le han puesto nombres propios a la demora del tratamiento, destacan el trabajo que realizan otros diputados, de diferentes signos políticos, para mantener la esperanza de la sanción de la ley.

   En tal sentido, han citado a las legisladoras María Luján Rey, Eugenia Alianiello, Jimena López y Marcela Paso y a los diputados Ramiro Gutiérrez, Jorge Rizzotti, Aníbal Tortoriello, Carlos Selva y Cristian Ritondo.

La diputada nacional María Luján Rey.

   El caso de Rey, legisladora de Propuesta Republicana de la provincia de Buenos Aires, es particular. Es la madre de Lucas Menghini Rey, una de las 52 víctimas fatales de la denominada Tragedia de Once, hecho ferroviario ocurrido el 22 de febrero de 2012.

   Saccoccia es el padre de Facundo, el joven que murió atropellado —el 10 de marzo de 2018— por Alexis Sturzenegger, en Rincón al 4100 de nuestra ciudad. Por el hecho, el conductor fue condenado a 8 años y 10 meses, además de una inhabilitación especial para manejar vehículos por 9 años y 10 meses. En razón de sucesivas apelaciones, Sturzenegger aún permanece en libertad. 

   En el país ya son 10 las provincias que legislaron la tolerancia cero al volante: Córdoba, Salta, Tucumán, Entre Ríos, Jujuy, Río Negro, Chaco, Santa Cruz, Tierra del Fuego y Chaco.

   La Rioja comenzó a aplicar la medida el 1 febrero de 2021, pero fue por sólo por seis meses. 

   Como en la mayoría de los 135 distritos de la provincia de Buenos Aires (a excepción de General Pueyrredón —Mar del Plata—, Moreno, Ezeiza, Morón y Tigre), en Bahía Blanca está habilitada la circulación —con vehículos menores— con hasta 0,49 gramos de alcohol por litro de sangre.

   En tanto, el límite actual permitido para circular en motocicletas es de 0,2 g/l. Para conductores profesionales (de transporte, ómnibus y demás) es cero.

Cuando 20 años son muchas vidas

   “Si cuando hace 20 años, sentada en este mismo recinto, reclamé la aprobación del proyecto de ley de tolerancia cero Uds. lo hubiesen aprobado, muchas de las personas que hoy se encuentran acá, representando con una foto a un ser querido arrebatado en algún siniestro, no estarían y, quizá, estarían vivos miles de los muchos miles de asesinados por ebrios al volante”.

   El texto corresponde a Silvia González, de Estrellas Amarillas, durante la reunión del último 20 de mayo en el Congreso Nacional.

   Lo expresado es el espíritu que alienta, sacando fuerzas desde donde a veces ya no tienen, a los familiares de víctimas de accidentes de tránsito.

“Sólo pedimos que se legisle a favor de la vida”

   “Acá hay un debate que no es debate; no debería existir una discusión entre alcohol cero si o no a la hora de manejar. Y no estamos hablando de ley seca, sino que quien consume alcohol no debe manejar. ¿Tan difícil es de hacer comprender esto?”.

   Para Carlos A. Silvestri García, de la Mesa Chubutense de Víctimas Viales, no hay muchas explicaciones racionales sobre la demora en el tratamiento de la ley.

   “Ahora dicen que aparecieron nuevos proyectos, o que no se puede tratar porque viene el fin de semana extra largo (por el actual)”, sostuvo.

“Cada día que pasa sin resolver la parte legislativa se suman 14 muertes en tragedias viales”, añadió Silvestri García.

   “No desconocemos las presiones que sufren (algunos de los) legisladores para que no se sancione la ley de alcohol cero al volante, las que provienen de sectores que priorizan su beneficio económico respecto del valor del único bien irremplazable que tiene todo ser humano: la vida”, dijo.

   “Pero, ¿puede esa presión, acaso por motivos económicos, moverles a Uds. (por los legisladores) más fibras que la de los familiares de las víctimas fatales asesinadas en siniestros viales por ebrios al volante? Realmente, espero que no”, añadió Silvestri García.

   “Las experiencias de los países que nos rodean, a excepción de Chile, que tiene 0,3 m/l de tolerancia, indica que en ninguno de los casos ha bajado el consumo ni el expendio de alcohol”, señaló.

   “Sencillamente, lo que nosotros estamos pidiendo es que se legisle a favor de la vida”, aseguró Silvestri García, en diálogo con La Nueva.

Carlos A. Silvestri García, de la Mesa Chubutense de Víctimas Viales, en Diputados.

   El hijo de Carlos Silvestri García, Franco, falleció —junto a otros tres amigos— en un accidente el 10 de noviembre de 2018, en el kilómetro 108 de la RN 205. Se dirigían desde Trelew, en Chubut, hacia CABA para ver la final de la Copa Libertadores entre Boca y River que, finalmente, se postergó por el mal clima.

   “La camioneta Partner en la que viajaban fue impactada por una Toyota Hilux conducida por Franco Luchesoli, quien manejaba con casi 2 grados de alcohol en sangre a 130 kilómetros por hora”, recordó Carlos.

   Además de Franco, perdieron la vida Sebastián Berra, César Jones y Malcom Viton. El único sobreviviente fue Luciano Virgili.