Psicología de Lionel Messi

15/8/2021 | 06:40 |

.

Por
Guillermina Rizzo

   La vida del mejor jugador del mundo es una vorágine de estados y sensaciones, especialmente el último mes.

   El 10 de julio alza la Copa América con emoción y allí vemos el afecto por su familia entablando una videollamada sentado en el mismo césped del estadio. Luego interactúa con Neymar; sí, las risas aparecen entre rivales luego de un duelo deportivo.

   Saboreando el logro obtenido emprende vacaciones en familia y tras el tiempo de descanso Messi no renueva contrato con su club. Las imágenes de “Lio” invadido por la emoción y hasta el llanto enmarcadas por la presencia de su familia en la conferencia de prensa en el Auditorio 1899 del Camp Nou de Barcelona, conmueven.

   Las conjeturas sobre su futuro se suceden casi a la misma velocidad con la que mueve sus piernas en cada jugada; finalmente París es el próximo peldaño en su carrera y “el Pesege” prepara lo que se denominará “Messimanía”.

   ¿Cuál es la psicología de Messi? ¿Cómo es la cabeza de alguien que en un mes atraviesa este “combo” de estados?

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   En Psicología y en Psicopedagogía nos valemos de lo que se conoce como la hora de juego diagnóstica en la que se proyecta tanto el mundo interno como el mundo externo del sujeto, en ese tiempo los profesionales podemos interpretar procesos subjetivos y también cognitivos especialmente en niños.

   Obviamente un partido de fútbol no es una hora de juego diagnóstica pero las habilidades motrices involucran la actividad cerebral. Como un jugador de PlayStation, Messi juega al margen de los jugadores que hay a su alrededor, corre y simultáneamente crea y combina jugadas.

   Este estilo de juego único revela gran rapidez mental que se evidencia en la capacidad de anticipación, como si supiera de antemano qué hará el contrincante o su compañero de equipo con la pelota. 

   Leslie Smith, experto de una universidad escocesa sostiene que en Messi tal vez se da una comunicación neuronal muy veloz percibiendo de forma rápida, siendo muy fácil intuir y procesar una situación, y también es probable que esa rapidez  “sea fruto de su larga trayectoria como jugador y toda esa experiencia vaya modelando el cerebro". 

   Según investigaciones, en las jugadas Messi necesita menos tiempo para pensar qué debe hacer, ya que su mente tiene archivados los recursos que debe ejecutar para resolver la situación con éxito. Habilidades naturales sostenidas y desarrolladas en el tiempo en base a entrenamiento y dedicación aunque las emociones también tienen su rol.

   Me atrevo a asegurar que el mejor del mundo pasó por todas las emociones básicas propias del ser humano: miedo, rabia, tristeza, sorpresa y alegría. Lágrimas, risas y otras microexpresiones se reflejan en la cara y sus gestos están en coherencia con sus palabras, es genuino, es auténtico y aunque jugando parece de otro planeta Messi es real, humano.

   París es una de las ciudades más visitadas en el mundo y está organizada como una especie de anillos concéntricos. Messi llega, sonríe, su magia enciende las luces y ya es “el señor de los anilllos”. ¡A ta santé Lio!

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias