Emprendedores y depredadores

25/10/2020 | 06:00 |

“Los no saqueadores son los intelectuales y emprendedores. Yo los identifico con los inversores de riesgo, los que moldean un futuro.” Escribe Ernesto Tolcachier.

   Reflexionando sobre nuestra crisis actual y las cíclicas con sus graves consecuencias, sin duda la causa es la hipertrofia de un Estado omnipresente manejado por autoritarios incompetentes y en muchos casos corruptos que nos arrastraron a la decadencia sin solución de continuidad. Su influencia en la sociedad está excelentemente retratada por un artículo de Juan Bautista Alberdi, donde expresa : “A  los argentinos se nos alentó a consumir sin producir (...) Quieren pan sin trabajo, viven del maná del Estado y por eso los mantiene desnudos, ignorantes y esclavos de su propia condición.  Además, afirmas que nuestro pueblo no carece de alimentos, sino de educación y por eso tenemos pauperismo mental”.

   Las evidencias son los de una realidad  banal y aburrida, con un discurso mentiroso que les confiere poder e impunidad a quienes celebran la mentira o la compran.
Teme “un poquito” a quien ostenta el bastón y la capacidad del daño, y  es capaz de una represalia caprichosa y despiadada. Los dueños exclusivos de la verdad nos llevan a creer en una sola voz y que toda opinión en contrario es una molestia que deba acallarse.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   ¿El sustraernos lo que por derecho es nuestro tiene alguna justificación? ¿O la simulación y el relato  no  permite ver que  lo  engañaron con la justificación ideológica del uso?
Ayn Rand nos ilustra con un monólogo de condena a quienes no trabajan de verdad y se aprovechan  de quienes sí lo hacen. Identifica a políticos y dirigentes sindicales. Los eternos “falsarios” están representados por quienes piensan que toda actividad económica debe ser regulada y sometida a una fuerte  dirección gubernamental. El siguiente párrafo es de una gran riqueza  argumental:  “Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada, cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias mas que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino, por el contrario son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare en que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, entonces podrá, afirmar sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada”.

   Los “no saqueadores” son en cambio los intelectuales y emprendedores que se inclinan por la contraria. Yo los identifico con los inversores de riesgo, los que moldean un futuro, siempre dan un paso adelante y  confían en sus instintos y conocimientos. 

   Y los sueños, sueños son: un país distinto y serio, con un gobierno democrático respetuoso de las minorías y celoso en la defensa de las instituciones, de la Justicia independiente y la división de poderes. Y el despertar nos sumerge en la anomia  diaria, un Estado incompetente, en una crisis sanitaria, social y económica sin precedentes. Privaciones por doquier e incertidumbre sin salida del laberinto gubernamental y sin planes consistentes.            

   Interrogantes: ¿y el futuro? ¿Nuestros hijos y nuestros nietos? ¿Búsqueda de la felicidad? ¿Objetivos morales? Parecen ser asignaturas pendientes en un país sin brújula. Quizás una nueva generación de dirigentes honrados y competentes nos depositen esperanzas de renacimiento.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias