La hora de la no campaña

28/10/2017 | 20:31 | Ahora se abre una nueva etapa de no campaña y Bahía Blanca tiene la enésima oportunidad de agruparse detrás de dos o tres ideas, sin importar el partidismo.

Por
Maximiliano Allica

Pasaron las elecciones y viene un recambio legislativo que podría dar mayor volumen a la discusión política en el Concejo Deliberante. Cambiemos, con 12 de 24 concejales, tendrá una virtual mayoría propia por el voto doble del presidente pero la oposición trabajará con más frecuencia en bloque. En definitiva, serán también 12 miembros de tres espacios peronistas que en muchos debates (no todos) funcionarán como unidad.

La campaña electoral fue agotadora, sobre todo para el público. Desde el cierre de listas a fines de junio hasta el domingo último se superpoblaron los medios con la presencia de dirigentes políticos, a veces más ocupados en hacer tribuna que mostrar propuestas.

Pero ahora se abre una nueva etapa de no campaña y Bahía Blanca tiene la enésima oportunidad de agruparse detrás de dos o tres ideas, sin importar el partidismo.

Si uno presta atención, la mayor parte de la dirigencia coincide en los diagnósticos, pero se aferra a los ítems donde hay diferencias en lugar de construir sobre bases comunes. Por ejemplo, cómo crear las condiciones para que las futuras inversiones industriales derivadas de Vaca Muerta impacten no solo en la mano de obra directa de la ciudad sino en la pequeña industria y el comercio. Antes que eso, "obligar" a que se realicen esas inversiones aquí y no en otra parte.

No son tantas las líneas que debe tener un acuerdo político. Reducir la desigualdad es decisivo. No la inventó este gobierno y es imposible que la ataque solo. Erradicarla de manera definitiva no depende meramente de un esfuerzo local, pero se puede minimizar con trabajos compartidos. Hacen falta más manos en el terreno y no tantas grandes ideas.

Prevenir el delito grave y encolumnar a la región son otras prioridades. Bahía Blanca va irremediablemente a intensificar su perfil industrial y consolidar su liderazgo en el sudoeste bonaerense. La definición acerca del cómo, se tiene que dar ahora, no durante la balacera verbal de 2019.

La próxima campaña, seguramente más dura por ser elecciones ejecutivas, llegará mucho antes de lo que pensamos. En el mientras tanto, lo que se espera de la dirigencia política es que se pelee menos y acuerde más. Para criticar sin proponer soluciones déjennos a nosotros, los malos periodistas.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias