* HISTORIAS URBANAS

Isaura y Celina Eliçabe

3/7/2011 | 09:00 | El sentido homenaje a dos jóvenes hermanas se testimonió en importantes emprendimientos industriales fundados por Ricardo Eliçabe. Mario Minervino "La Nueva Provincia" Hablar en Bahía Blanca de La Isaura y La Celina refiere de inmediato a dos empresas emblemáticas de su historia industrial, relacionadas ambas con la destilación del petróleo y la elaboración de productos derivados, por caso naftas, querosén y aceites.

El sentido homenaje a dos jóvenes hermanas se testimonió en importantes emprendimientos industriales fundados por Ricardo Eliçabe.



Mario Minervino
"La Nueva Provincia"











 Hablar en Bahía Blanca de La Isaura y La Celina refiere de inmediato a dos empresas emblemáticas de su historia industrial, relacionadas ambas con la destilación del petróleo y la elaboración de productos derivados, por caso naftas, querosén y aceites.


 Los nombres, sin embargo, dan cuenta de una triste historia familiar, la de Ricardo Eliçabe (1889-1968), destacado médico cirujano bahiense, fundador de esas compañías, que buscó con esas designaciones rendir sentido reconocimiento a sus dos hermanas menores.


 Celina e Isaura fueron las únicas mujeres entre los diez hermanos Eliçabe, miembros de una tradicional familia bahiense. Signadas por la tragedia, ambas murieron jóvenes.


 "Papá hablaba muy poco del tema. Para él era una historia muy triste". De esta manera resumió José Manuel Eliçabe, actual presidente de Isaura SA e hijo de Ricardo, la penosa vivencia familiar paterna a "La Nueva Provincia". Es quien se ha encargado de reunir los pocos datos disponibles de esas vidas. "Tengo casi 80 año y recién ahora me he ocupado por estas cuestiones de la familia. Cuando era joven, mi mamá me contaba algunas cosas, pero no le daba mucha importancia", reconoce.

Isaura.
Egresado de la Universidad de Buenos Aires como médico cirujano, Ricardo Eliçabe dio un cambio definitivo a su vida profesional cuando, en 1925, firmó el acta constitutiva de la refinería de petróleo La Isaura SA, con instalaciones industriales en Loma Paraguaya, Bahía Blanca.





 El nombre elegido rendía homenaje a una de sus hermanas menores, fallecida tres años antes. Isaura Angel Eliçabe había nacido en Bahía Blanca, el uno de marzo de 1892. Era "Tita" para sus familiares y siendo una niña se radicó en Buenos Aires, desde donde llegaban repetidas noticias (publicadas en este diario) sobre las buenas notas que lograba en sus estudios.


 Una meningitis terminó con su vida el 7 de diciembre de 1922, a los 30 años de edad. Soltera, su desaparición fue reflejada por "La Nueva Provincia", dando cuenta del "hondo dolor" causado en el seno de quienes frecuentaron su trato, pues --se mencionó-- "atesoraba un espíritu culto y accesible a la práctica del bien", el cual le valió ganarse "un unánime aprecio".


 José Manuel Eliçabe, su sobrino, refiere que Isaura fue siempre "muy temerosa" de su salud, ya que sufría repetidos problemas de afonía, debido a lo cual evitaba, por ejemplo, realizar viajes largos o a lugares de climas agresivos.

Celina.
Cuando, en 1933, Ricardo Eliçabe fundó su segunda empresa, dedicada a la producción de lubricantes, eligió para su denominación el nombre de otra de sus hermanas menores, dando lugar a la Compañía de Petróleo "La Celina SA". Ese año se cumplían 20 años de su fallecimiento, ocurrido en la ciudad de Lausanna, en Suiza.





 "Celina era apenas dos años menor que papá y lo estaba acompañando en un curso de cirugía especial que realizaba en esa localidad europea. Allí murió, el 11 de abril de 1913, a los 24 años de edad. Siempre se dudó si fue como consecuencia de una tuberculosis o a causa de un cáncer de garganta", evoca hoy José Manuel Eliçabe.


 Bahía Blanca tomó conocimiento de la muerte de Celina por un cable telegráfico recibido por este diario. "Su prematura muerte causó penosa impresión en el círculo de sus relaciones", se publicó.


 El nombre de Celina se aplicó a varias estaciones de servicio locales. La más conocida estaba en la esquina de Corrientes y Brandsen, y las radios locales la promocionaban con un recordado eslogan: "Todo auto que camina va a parar a la Celina".


 En 2006, la estación (que cerró en los años '70) fue rehabilitada por la firma brasileña Petrobras, que, conocedora de su historia, decidió no sólo respetar su nombre original, sino que la presentó como su estación más antigua en nuestro país. Quien visita el lugar podrá encontrar, en el sector del estacionamiento, un sentido homenaje materializado con fotos y escritos, a la historia de la empresa.

Diez hermanos.
Ricardo Eliçabe integró una familia de diez hermanos. "Papá --por Ricardo-- era el séptimo hijo, nacido antes que Celina e Isaura. No nos hablaba mucho de su familia, pero sabemos que sus seis hermanos mayores fallecieron en Bahía Blanca, con muy poca diferencia de tiempo, afectados por una peste de fiebre tifoidea y otras enfermedades. Luego, murieron Isaura y Celina", resumió José Manuel Eliçabe.





 El actual presidente de Isaura SA, empresa hoy dedicada "a inversiones y actividades agropecuarias", explica que se dispone, incluso, de pocas fotografías de la familia, como si se intentara de esa manera hacer menos dolorosa tan significativa herida.



De La Isaura a Petrobras








 La refinería de petróleo Isaura SA fue puesta en marcha por Ricardo Eliçabe (1889-1968) el 4 de abril de 1926, con una capacidad de producción de 50 metros cúbicos diarios de combustible. En 1931, ya producía 400 m3 al día y en 1932, como complemento de esta actividad, fundó la compañía de petróleo La Celina SA, destinada a la producción de lubricantes.


 En 1974, la Isaura disponía de 410 bocas de expendio, 219 estaciones de servicio distribuidas en todo el país, 1.956 surtidores y 104 garages,


 En 1994, la firma se fusionó con las petroleras Astra y CGC, dando lugar a la marca Eg3, y en 2000 pasó a manos de la brasileña Petrobras, su actual propietaria.



Mustang Cloud - CMS para portales de noticias