Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Hotel Sudamericano, el más lujoso del continente

Fue considerado uno de los más lujosos de Sudamérica.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Hace 113 años, en mayo de 1909, se inauguró el Hotel Sudamericano, en el majestuoso palacio construido por la compañía de seguros La Previsora, en la esquina de la avenida Colón y Brown.

   Iniciada la construcción un par de años antes por parte de la empresa de Nicolás Pagano, el edificio fue arrendado a The South american hotels company.

   “El nuevo hotel –mencionó una revista de época—no es solamente el mejor de Bahía Blanca, sino uno de los primeros de Sudamérica, no existiendo en Buenos Aires sino el “Palace Hotel” que pueda serle parangonado como elegancia y confort”.

   El mobiliario era soberbio y cada habitación estaba alfombrada, y equipada con cama, ropero, cómoda, lavatorio, mesa de luz, mesas, sillas, cortinados, calefacción, luz eléctrica, “reuniendo todo lo que puede apetecer al público más exigente”.

   En cada piso había vestíbulo y elegantes salitas de reunión y un buen ascensor que comunica unos con otros, además de la gran escalera, también con alfombra, pasillos y corredores.

   El comedor era inmenso, además de existir otro más pequeño para familias. Sobre calle Brown se ubicaba el bar, que contaba con una buena orquesta que amenizaba las reuniones.

   En el sótano se ubicaban dos máquinas, la generadora de calor que se enviaba por las cañerías a cada habitación, para calentar el agua destinada a los cuartos de baños. Otro sótano albergaba la despensa y bodega. Los precios por demás accesibles, por caso el almuerzo a la carta a 2,50 pesos, sin vino, las piezas 3,50 por día y la pensión de 9 pesos diarios.

   Más allá de su calidad, el Sudamericano no encontró una respuesta deseada. Cambió varias veces de dueño y de nombre hasta cerrar su etapa hotelera a principios de los 80. Luego de cobijar algunos emprendimientos comerciales, desde hace más de una década el edificio se encuentra desocupado y cercado por su mal estado edilicio.