Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Tránsito vehicular: Los controles tan necesarios

Los controles son necesarios por la tendencia a los conductores a ignorar leyes y reglamentos.

La municipalidad viene intensificando los controles de tránsito, con la particular característica de hacerlos no sólo los fines de semana y además hacerlos extensivos adistintos barrios, sectores conflictivos y lugares donde suele haber repetidas denuncias de los vecinos.

Los resultados de esos operativos son dados a conocer a la sociedad, con un detalle de la cantidad de vehículos secuestrados, los controles de alcoholemia y de los ruidos molestos.

Es habitual que surjan entonces los comentarios en las redes sociales en los cuales se critica esta actitud de los inspectores –o del área de tránsito—alegando que el único objetivo que se persigue es “recaudar”, es decir que no se reconoce la importancia que esos controles tienen a favor de la seguridad y el bienestar general al actuar además con carácter preventivo.

Es habitual, cuando se repiten actitudes desaprensivas de conductores, que los vecinos se quejen por “la falta de presencia de inspectores”, insinuando que el tránsito es una completa anarquía, y que consecuencias indeseadas se podrían haber evitado.

La realidad es que existen leyes que regulan la conducta vial. Leyes y multas debidamente detalladas. No se puede ignorar un semáforo, cuando se conduce no se debe utilizar telefonía, hay velocidades máximas que respetar, los escapes no pueden ser libres.

Los especialistas en el tema aseguran que los argentinos no tenemos cultura por el respeto a las leyes. Las ignoramos, las violamos, las consideramos sin sentido. Y si no hay vigilancia, peor es el comportamiento.

La realidad indica que si no hay controles y sanciones realmente el tránsito urbano se convierte en un caos, en un muestrario de infracciones, en un lugar de nadie.

Es claro, además, que si se informa que hubo 200 infracciones, significa que hubo esa cantidad de conductores que cometieron incumplieron la ley, con lo cual es justo que se los sancione.

Claro que una consecuencia de ese accionar es la recaudación de dinero. Pero sin dudas es, a la hora de evaluar la situación, la menor de las consideraciones que se debiera hacer, la menos relevante.