Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Confirman la sanción a un defensor oficial de Bahía por maltrato laboral

La Cámara Nacional en lo Contencioso Administrativo Federal rechazó una apelación del abogado Gabriel Jarque y ratificó un fallo anterior.

Gabriel Jarque es defensor oficial ante los juzgados federales de primera instancia.

   La Justicia confirmó la resolución del sumario administrativo que le aplicó una multa del 20% de sus haberes al defensor público oficial ante la Justicia Federal de Bahía Blanca, Gabriel Darío Jarque.

   El fallo fue dictado por la Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal, que ratificó lo dispuesto a fines del año pasado por el Juzgado Contencioso Administrativo Federal N° 5, ambos con asiento en la Ciudad de Buenos Aires.

   De esa manera se rechazaron los planteos de nulidad, afección del principio de legalidad e irretroactividad de la ley sancionatoria formulados por Jarque.

   Se acusó al funcionario por ser responsable disciplinario de no haber actuado de manera respetuosa y sin discrminación en su cargo y frente al personal.

   La situación se conoció en agosto de 2020, cuando se inició un sumario interno tras la denuncia de una funcionaria y dos empleadas del organismo que funciona en Alsina 509, por maltrato laboral y moral de parte de Jarque.

"Ustedes no piensen..."

   Entre los al menos 10 testimonios que confirmaban la situación se mencionaba que el jefe se refería a los trabajadores con frases como “esto no es lo tuyo”, “agradecé que estás trabajando aquí porque en la profesión libre no durás ni dos días”, “ustedes no piensen, dedíquense a cumplir órdenes” o “sos muy básica”.

   También le imputaron hacer comentarios peyorativos, al llegar a comparar a una de las denunciantes con un personaje de Gasalla, por cómo portaba la cartera. 


   Las víctimas, que percibían una diferencia de género en el trato, debieron acudir a terapia o recibieron licencias médicas por estrés, ya que también debieron soportar gritos o fuertes reproches en la tarea rutinaria.

   Jarque negó los cargos pero la Justicia Contencioso Administrativa, ahora en segunda instancia, ratificó la sanción.

   "Aun cuando el personal no resultase eficiente en la tarea y las correcciones estuvieran justificadas, ello en modo alguno justifica la utilización de maneras inadecuadas en el trato que se dispensa al personal, asi como tampoco la exteriorización de reacciones desmedidas ante errores, tal como fueran relatadas por los testigos", sentenció la Cámara.

   Por otro lado, consideró que el acusado tuvo la oportuna intervención en el sumario, planteó su defensa y propuso prueba, con lo cual se respetó el debido proceso.

   "En esta instancia judicial el doctor Jarque no aportó elemento de convicción alguno que permita desvirtuar la prueba colectada en sede administrativa, sino que en sus diversas presentaciones insistió con reiterar argumentos que no resultan suficientes para rebatir las conclusiones", cerró.