Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

Alejandro Pérez: un médico chivo

Fue político, destacado médico y eximio dirigente.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Hace 60 años, en noviembre de 1962, asumió la jefatura municipal en calidad de comisionado, el médico Alejandro Pérez.

   A sus 64 años de edad, Pérez encaraba un desafío inédito en su vida, más allá de haber sido uno de los dirigentes deportivos más destacados de nuestro medio y varios años director del Hospital Municipal. Era el tercer hombre --luego de Luis Harrington y Manuel Vallés-- en suceder al depuesto Haroldo Casanova, y anticipó tener "perfecta noción" de la responsabilidad de gobernar, nada menos, "su ciudad natal".

   Anticipó que no programaría "obras de gran aliento", atendiendo el reducido período que estaría al frente de la comuna.  "Será mi preocupación --agregó-- la celosa administración de los dineros públicos, la conservación de la higiene y salubridad local". Eduardo Iglesias, Arnaldo L. Castelli y Leónidas Colapinto fueron sus principales colaboradores.

   Ocupó el sillón de Bordeu por apenas cinco meses, renunciando en abril de 1963 para presentarse como candidato a intendente, elección en la que se impuso Federico Baeza.

   Nativo de Bahía Blanca, Pérez era parte de una tradicional familia local. Egresado en 1924 como médico cirujano, fue varias veces director del hospital Municipal. Desde muy chico se enroló en el club Liniers, siendo el socio Nº 1. Fue jugador de fútbol de la entidad y su presidente entre 1931 y 1958. También fue jugador de básquet, llegando a ocupar la presidencia de la Asociación bahiense de ese deporte.

   Fue también impulsor, dentro de la institución y con el entendimiento con el Bahía Blanca Automóvil Club, para instalar la pista de Midgets y Speedway en la sede de los chivos.

   Falleció el 9 de octubre de 1970. En 1978 se dio su nombre al estadio de fútbol de avenida Alem 1098 y desde 2001 una calle del barrio San Ignacio lleva su nombre.