Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Las 8 creativas ideas que presentaron alumnos bahienses en un concurso internacional

Estudiantes de la Técnica 1 de White están participando de un certamen que organiza la compañía Samsung Electronics.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.
imagen
layout="fixed-height">

Audionota: Romina Farías

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   Con ocho proyectos tecnológicos distintos, alumnos de la escuela Técnica 1 de Ingeniero White están participando de un importante concurso internacional que organiza la compañía Samsung Electronics, que invita a jóvenes y docentes de escuelas secundarias públicas a diseñar soluciones utilizando la ciencia, la matemática, la tecnología y el arte.

  Denominado “Solve for Tomorrow” (Soluciones para el Futuro), toman parte instituciones educativas de nuestro país, Uruguay y Paraguay. Y en esta edición se presentaron casi 900 iniciativas, divididas en cuatro temáticas: sociedad justa; educación; cuidado del medio ambiente y salud.

   Para elegir al ganador, el jurado tendrá en cuenta el impacto potencial que el proyecto tenga en la comunidad, la innovación y creatividad para insertar las ciencias, la matemática, la tecnología y la ingeniería en el desarrollo de la idea.

   Además, se considerará la factibilidad y la sostenibilidad del proyecto, es decir, este debe garantizar que la propuesta sea perdurable en el tiempo y autogestionable por los participantes. Finalmente, también se evaluará la comunicación, colaboración y el liderazgo para involucrar y sensibilizar a la comunidad. 

   Los 8 proyectos de la escuela whitense ya superaron la primera instancia, denominada Ideación, y se aprestan a iniciar la segunda, de Co-creación, que se extenderá hasta el 16 de octubre. Tras la cual se seleccionarán alrededor de 30 equipos prefinalistas de los tres países, que contarán con el acompañamiento de mentores/as para seguir desarrollando su proyecto a través del armado de un prototipo y su validación.

   Posteriormente, del 7 al 11 de noviembre, los equipos seleccionados como finalistas participarán de una serie de encuentros de capacitación con el objetivo de profundizar en el desarrollo de sus proyectos y el armado de su pitch de presentación.

   El evento final está previsto para el 23 de dicho mes, cuando los equipos presenten sus iniciativas mediante un pitch de 5 minutos. Esos proyectos serán evaluados por un jurado de expertos que seleccionará al equipo ganador.

   Cabe recordar que la escuela Técnica 1 ya se adjudicó este concurso en la edición 2018, con Ferulas 3D.

   Los proyectos que compiten este año son los siguientes:

El colector solar

   Desarrollado por los alumnos Joaquín Ferreira, Juan Pablo Cañaqueo, Lucas Pavez, Santiago Mengoni y Valentín Geuna, del departamento Electromecánica, este proyecto está pensado para aprovechar la energía solar mediante colectores solares económicos y de fácil construcción para la obtención de agua caliente en sectores de la localidad más desfavorecidos. 

   Orientados por el docente Fabio Bentivegna, su intención es instalarlos en organizaciones e instituciones intermedias como puerta de entrada a la comunidad, sirviendo estas de enlace con los vecinos, mostrándoles el funcionamiento, accesibilidad y beneficios de su uso, tanto energéticos como económicos.

   El termotanque solar es económico, fácil de mantener o reparar y es respetuoso del ambiente ya que usa recursos renovables para su funcionamiento. Utiliza una tecnología que permite absorber la radiación solar, calentar el agua y almacenarla en un tanque para poder administrarla durante el día.  

   “La falta de acceso a la red de gas natural hace que muchas familias de nuestra ciudad, deban recurrir a métodos costosos (garrafas, leña, etc.) para calentar agua para el uso diario (cocina, higiene personal) los colectores solares, si bien no cubren el 100% de las necesidades, logran bajar en forma considerable los costos, logrando un gran ahorro en el uso cotidiano de garrafas, contando con la ventaja adicional de ser 100% seguros”, explicaron sus ideadores.

   Este proyecto ya despertó el interés de Compañía Mega, que decidió ser patrocinador.

Un drone antiincendio

   “Cuadricoptero adaptable para incendios de alto riesgo”, se denomina la idea que están desarrollando los alumnos Joaquín Donofrio, Franco Guimaraenz, Lautaro Ricci, Celeste Rodríguez y Juan Ignacio Ramos, de 7º año de Electrónica y que ya tiene el apoyo del Consorcio del Puerto. 

   Plantean una solución versátil y económica para combatir los incendios basándose en los conocimientos de robótica que ya desarrollan en su departamento. 

   Con este proyecto se pretende evitar el riesgo humano ante el combate de incendios naturales y tener mayor precisión al momento de intentar abatirlos.

   Se propone desarrollar un Cuadricoptero (similar a un drone) controlado vía control remoto y con ajustes que permitan incorporar cámaras de alta definición y sistemas para extinguir incendios.

   La mecánica del primer prototipo desarrollado en los laboratorios de la escuela podrá cargar hasta 4kg de carga neta con cuatro motores y una estructura diseñada en impresión 3D y también en base a conocimientos previos de los y las alumnas. Por otra parte, se espera que con un control RC se pueda alcanzar una distancia de operación de hasta 1km.

   El modelo aéreo es compacto, adaptable a diferentes situaciones de emergencia con un tiempo de respuesta más rápido sin exponer la integridad física de los servidores públicos. 

   “A modo de ejemplo: en un incendio a gran altura, este drone podría brindar una ayuda y quizá haber hecho la diferencia desplegando una bomba antiincendios o un matafuego. El mismo también se puede utilizar como dispositivo de despliegue de desfibriladores llegando a su destino mucho mas rápido que una ambulancia y sin obstáculos como lo son los pisos de un edificio”, resumieron sus creadores.

La conservadora Peltier

   En este caso, los alumnos Facundo Oyarce, Franco Rivarola e Iván Osorio, de séptimo año de Electrónica, proyectan la posibilidad de que una misma conservadora pueda brindar temperatura caliente o fría, lo que permitiría la conservación de alimentos y bebidas hasta muestras científicas o medicas, por citar algunos ejemplos.

   Esta alternativa la daría la utilización de la celda Peltier, que es es una bomba de calor activa de estado sólido que transfiere calor de un lado del dispositivo al otro, con consumo de energía eléctrica, dependiendo de la dirección de la corriente. 

   “Una célula Peltier puede usarse para calefacción o para refrigeración, aunque en la práctica la aplicación principal es la refrigeración. También se puede usar como un controlador de temperatura que calienta o enfría”, señalaron los alumnos.

   Los enfriadores termoeléctricos funcionan por el efecto Peltier (que también se conoce por el efecto termoeléctrico de nombre más general). El dispositivo tiene dos lados, y cuando una corriente eléctrica de CC fluye a través del dispositivo, lleva calor de un lado al otro, de modo que un lado se enfría mientras que el otro se calienta. 

   El lado caliente está unido a un disipador de calor para que permanezca a temperatura ambiente, mientras que el lado frío desciende por debajo de la temperatura ambiente. En algunas aplicaciones, varios enfriadores se pueden conectar en cascada para reducir la temperatura.

Comforting my emotions

   ¿Te imaginás una almohadilla que pueda despertar tus emociones,y que además mejore tu calidad de vida? Candela Moscoso, Lourdes Sáez, Bruno Wnorovski, Santino Pagella y Giuliana Acuña, de cuarto año de la especialidad Técnicos Químicos, creen que esto es posible.

   La historia nació de una alumna que vivenció junto a su padre, el proceso de una triste enfermedad como es el cáncer. En el transcurso, observó dificultades, molestias y necesidades, que su padre padecía.

   Cuentan que durante una práctica de laboratorio, surgió la idea de la creación de almohadillas compuestas de un reactivo (acetato de sodio) que tiene la propiedad de producir calor durante su cristalización, generando un bienestar físico y emocional frente a un malestar físico.

   Valor agregado: esencias (mejorarán la experiencia y sensaciones), tecnología (control de variables) y elementos sustentables que hagan más satisfactoria la experiencia. El municipio es patrocinador de este proyecto.

El medidor de PH

   A los estudiantes Juan Manuel Bermejo, Leonel Pizzuti, Martín Fitterer y Ana Siliquini, del departamento Electrónica, se les ocurrió abordar el tema del agua, determinando su calidad a través de uno de sus factores más importantes como es el pH (potencial de hidrogeno). 

   El pH es una medida del grado de acidez o alcalinidad de una sustancia o una solución. El mismo, se mide en una escala de 0 a 14. En esta escala, un valor de 7 se entiende como neutro, lo que significa que la sustancia o solución no es ácida ni alcalina. Un valor menor de 7 significa que es más acida, mientras que un valor mayor a 7 significa que es más alcalina. El mismo, se ve afectado por muchos factores, tanto naturales como causados por el ser humano.  

   “De esa manera, encontramos útil proponer un prototipo que sea capaz de analizar y mostrar el grado de acidez o alcalinidad del agua y proporcionar dicha información a un usuario, tanto de manera presencial como remota para que el mismo pueda tratar el agua, equilibrando su pH de acuerdo la situación lo requiera. De este modo, el usuario conocerá en todo momento el estado del agua que esté analizando a través de una sonda y pueda tomar acción oportuna”, explicaron.

   Y ampliaron “En el mundo, el agua es un recurso que, si bien forma parte del 70% del globo terráqueo, se calcula que solo el 0,0007% es la cantidad de agua potable disponible en el planeta. Junto a esto, se le suman problemas, como puede ser su calidad o lugar donde se lo procesa y deriva, aumentando así los problemas para consumirla”.

   Por ende, este recurso es imprescindible no solo para la supervivencia de los seres vivos que lo habitamos, sino también para el desarrollo socioeconómico, la producción de energía o la adaptación al cambio climático, por lo cual resulta clave conocer su calidad.

   “De esa manera, encontramos útil proponer un prototipo que sea capaz de analizar y mostrar el grado de acidez o alcalinidad del agua y proporcionar dicha información a un usuario, tanto de manera presencial como remota para que el mismo pueda tratar al agua, equilibrando su pH de acuerdo la situación lo requiera”. 

Una boya adsorbente

   Una solución para derrames de combustibles en costas o muelles es el tema que plantearon los estudiantes Florencia Alvarez, Francisco Torres, Mirko Ciampiccini y Maite Suñer, del último año de Química, en un proyecto que denominaron “Medical Buoy”.

   “En enero, en un programa extranjero, se mostraba la confección de una esponja rellena de cabello humano, que era utilizada manualmente en las costas del mar de Ventanilla (Perú) para remover petróleo proveniente de un buque italiano que había colisionado en la zona. Ahondamos en usar dicho material por su bajo costo, y mediante el diseño e impresión 3D empleamos la creación de boyas contenedoras del adsorbente”, explicaron sus autores.

   Las boyas se colocan en la zona afectada por derrames de embarcaciones para que retengan los hidrocarburos líquidos. Ya se realizaron pruebas de flotabilidad y adsorción, arrojando resultados positivos.

   Este trabajo fue aprobado para ser publicado en las Jornadas Internacionales de Educación en Química.

Huertas e internet

   Incentivar a las personas a crear sus propias huertas y cultivar sus alimentos, acompañando de una página web que facilite información, es la idea de los alumnos Celeste Machado, Tomás Navarro, Valentina Castillo, Agustín Navarro y Juliana Cabezas (de 7º de Química) en el proyecto bautizado como “Vactaj”.

   En esta página se podría encontrar información sobre las temporadas de cada alimento y cómo cultivar y cómo utilizar el producto, por ejemplo. 

   “Proponemos también crear un difusor con un fertilizante orgánico derivado del lixiviado de compost, seguro para las plantas, que se podrá manejar por medio de la página, controlando el horario, las cantidades y los días para el riego con agua y fertilizante”, señalaron.

Detector de fugas

   Los alumnos propusieron crear un sensor que detecte fugas de gas y monóxido de carbono y accione alarma, tipo bocina.

   En caso de que la alarma no sea apagada después de un tiempo prudencial, se activará un extractor que reducirá el acumulamiento de gas o monóxido en el lugar.

   Si el problema subsiste, el prototipo estará programado para llamar al 911, en la que se indique el riesgo, la dirección del hogar y la altitud de la perdida.

   También se le colocará una térmica la cual con una señal cortara la luz de inmediato siendo así que no provoque una explosión. Además, el prototipo podría contar con un circuito que haga accionar motores que abran puertas y ventanas automáticamente, desechando todo ese acumulamiento de gas.

Etapas, premios y jurado

--Antes de la elección del ganador, los proyectos deben superar 3 etapas y en cada una de ellas se premiarán a los estudiantes y docentes participantes. 

--En la primera etapa se seleccionarán 12 proyectos semifinalistas que serán premiados con tablets, y cada uno de ellos recibirá asesoría personalizada de expertos para que sus ideas se transformen en proyectos viables. 

--Para la segunda etapa serán 5 los semifinalistas, quienes adicionalmente ganarán un celular Samsung y, finalmente, en la tercera etapa se elegirá el proyecto ganador que se llevará también un televisor de 50 pulgadas.  Además, las instituciones educativas participantes también podrán llevarse dispositivos como tablets y televisores Samsung al cumplir ciertos requisitos.  

--En esta ocasión, el equipo de expertos que evaluarán las ideas, junto a la embajadora de Solve for Tomorrow, estará conformado por Santiago Bilikins (emprendedor y Tecnólogo, Fundador y CEO de Officenet); Fredi Vivas (CEO y fundador de RockingData); Lorena Nuñez (Directora comercial de PAPA y Daravi Fábrica); Gabriela Cibils (líder del área de Venture Capital del Grupo Cibersons) y Gonzalo Baroni (Director Nacional de Educación de Uruguay). La embajadora es Valentina Avetta (emprendedora y ganadora de Soluciones para el Futuro 2016).