Julieta, la profe de Bahía que cocina en TikTok para más de 110.000 seguidores

30/4/2021 | 06:15 |

Cuenta que los adolescentes la paran por la calle y le piden que suba más videos. 

Por Belén Uriarte / buriarte@lanueva.com

 

   Julieta García se pasa todos los días 3 o 4 horas frente a su celular o cámara digital grabando recetas, resúmenes de sus series favoritas y detalles de su día a día para compartir con sus seguidores de Instagram, YouTube y especialmente TikTok, una red social que explotó durante la pandemia, sobre todo entre los jóvenes.

   Su vida se divide entre las clases de secundaria, la cocina, su perra Luna y sus afectos. "Cocinar es mi hobby y la mayoría de mis videos son una combinación de recetas con reseñas de series", cuenta la profesora de 28 años.

   Lo quería hacer hace mucho tiempo, pero no se animaba. Después de varias vueltas y compartir algunos contenidos con su círculo más íntimo, se lanzó a la aventura. En diciembre de 2019 subió sus primeros videos a YouTube e Instagram, con el usuario Maratón y Atracón. Y un año más tarde se hizo popular en TikTok, un espacio para compartir videos en el que tiene más de 110.000 seguidores.  

    La profe, que nació en la localidad rionegrina de Lamarque y vive en Bahía desde 2010, aclara que su trabajo en redes no tiene nada que ver con su tarea en las secundarias, donde da clases de Prácticas del Lenguaje y Literatura para tercer y cuarto año.

  —En YouTube cocino porque es mi hobby; siempre digo que no enseño a cocinar porque no soy cocinera ni tengo cursos en la materia, sólo muestro lo que hago. Al canal subo recetas que sean fáciles de hacer y que permitan comer con la mano o de forma sencilla para poder hacerlo mirando series que reseño en Instagram.

—¿Y cómo surgió la idea de TikTok?

—El año pasado, con la pandemia, explotó TikTok y lo empecé a usar. Comencé a subir, además de las recetas, vlogs [blogs en formato video] para mostrar lo que hago en el día, que en realidad es súper común pero se ve que a la gente le gusta ese tipo de contenido porque me empezaron a seguir cada vez más. Además, el algoritmo de TikTok hace que sea mucho más fácil llegar a las personas.

  Julieta dice que en sus videos no habla específicamente de educación, pero al mostrar su día a día hace comentarios sobre su trabajo en la secundaria. Una de las cosas que más disfrutan sus seguidores es la presencia de su perrita Luna, que se lleva el protagonismo en la mayoría de sus producciones.

   TikTok es el espacio donde recibe más comentarios: en las transmisiones en vivo le suelen pedir recetas de MasterChef porque "saben que lo miro". Su popularidad se extendió tanto, que incluso la reconocen por la calle.

   —Me han parado y me han dicho ‘seguí subiendo tu rutina'. Me sorprende que me sigan muchos adolescentes de 13, 14 y 15 años. No sé qué les llama la atención del día a día de una persona adulta, pero les gusta mucho. También hay personas grandes y muchos docentes que escriben y empatizan con las cuestiones de tanta compu o preguntan por esta discusión de presencialidad o virtualidad.

—¿Todas las respuestas de la gente son positivas?

—No hubo comentarios que me hayan hecho sentir mal. Por ahí algunos adolescentes hacen comentarios que me parecen graves entre ellos, porque pueden lastimarse con lo que dicen, pero a mí no me hace mal lo que digan. Por suerte, pasa muy poquito. Tampoco yo transmito eso, el canal es un espacio sano.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Julieta se define como una gran consumidora de redes sociales, de donde saca ideas para su trabajo diario. En YouTube, por ejemplo, sigue muy de cerca a Paulina Cocina, Te lo resumo así nomás y Ramita de Bajoneando por hay. "Me divierten mucho e inspiran", cuenta.

   La profe dice que las redes sociales son espacios valiosos, con muchos aspectos positivos.

   —Negar que transmiten cosas buenas es negar un espacio que los chicos valoran muchísimo. En TikTok nunca hablé de libros, que es algo que me encanta, y sin embargo un montón de chicos que saben que soy profe de Lengua entran a mis vivos y me piden que les recomiende uno. Toman las redes como una referencia para lo que les interesa y me parece que se pueden promover cosas muy interesantes. Las cuestiones ecológicas, por ejemplo, se han fomentado muchísimo en las redes y muchos chicos y adultos empezaron a pensar en cosas que antes no pensaban. Con un uso responsable, son muy positivas. 

   A pesar de la cantidad de tiempo que dedica a sus videos, Julieta no obtiene una ganancia por hacerlo. De todas formas, su objetivo no es vivir de las redes aunque —confiesa— no estaría mal recibir algo por las horas que pasa produciendo, editando y compartiendo contenido.

—Me divierte hacerlo y aunque me lleva muchísimo tiempo, trato de no estresarme. Lo hago sola porque tener un trabajo compartido cuesta dinero; por ahí mi pareja me quita tareas de otros lugares para que yo me dedique a esto, pero el trabajo para redes lo hago sola.

—¿Qué falta para que el proyecto sea rentable?

—Con la cantidad de seguidores que tengo en TikTok, si viviera en Europa o Estados Unidos podría estar cobrando, pero en Latinoamérica todavía no se hace. En YouTube también tengo la cantidad de seguidores que se necesitan pero hay otras cláusulas, como las horas de reproducción. Los videos de cocina son cortos, de 5 o 7 minutos como mucho, entonces no llego a las 4 mil horas de reproducción que tengo que tener para empezar a monetizar.

   Julieta agrega que muchos productores —aunque tampoco es su caso— no cobran de la red social a la que suben contenidos, pero sí de la publicidad que hacen con diferentes marcas: los famosos canjes. 

   Para ella, lo más importante es el disfrute. Remarca que le gusta mucho el proceso de producción y edición —buscar recetas y agregarles un sello personal, grabar, sacar fotos, ponerle voz al video—, como así también el feedback que se genera con sus seguidores.

   A largo plazo, le gustaría armar reseñas de series como las que hace para Instagram y compartirlas en YouTube, donde pueda extenderse un poco más hablando de la dirección, los actores y otros aspectos de la actuación que son de su interés. Pero no se pone fecha, sabe que necesita tiempo y medios.

   Por lo pronto, comparte su hobby y anima.

   —Hay gente, sobre todo de mi edad, que piensa que las redes no son para uno, que estamos viejos para eso, y me parece que es algo que tenemos que cambiar. Si tenemos algo para contar y nos gusta hacerlo, todos podemos. Creo que TikTok se ha impuesto en eso, porque ahí todo el mundo produce contenido y puede hacer lo que le gusta. ¡Eso está buenísimo! Hay que perder la vergüenza y el miedo.

 

📲 Podés encontrar a Julieta en TikTok, Instagram y YouTube.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias