Cómo es la experiencia de las universidades privadas en Bahía

16/4/2021 | 06:20 |

Hablaron autoridades de la UNISAL, la UCALP y la universidad Siglo 21.

Imagen ilustrativa: La República

Por Belén Uriarte / buriarte@lanueva.com

 

   Las universidades de gestión privada tuvieron buenos niveles de inscripción en Bahía Blanca, a excepción de la Universidad Católica de La Plata (UCALP) que registró cifras menores que el año pasado por "la dificultad económica para pagar las cuotas".

   La Universidad Salesiana (UNISAL), que tiene una matrícula total de 1.300 estudiantes, contabilizó este año 321 ingresos, un número "esperable en relación a los años anteriores", según indicó su rector Héctor Rausch.

   La carrera más demandada fue la Licenciatura en Trabajo Social, un ciclo de complementación que absorbe las titulaciones técnicas de los institutos superiores no universitarios: "Tuvo un aumento importante, fruto del trabajo y de los primeros egresados que están insertándose en el medio y recomendando seguir los estudios. En las otras carreras el nivel de inscripción se mantuvo", señaló el rector.

   En este primer ingreso totalmente virtual hubo "buenas respuestas por parte de los estudiantes y de las personas que atienden las consultas y orientan en los procesos administrativos". El rector aclaró que no tienen examen de ingreso porque "consideramos más importante la introducción en el mundo de las disciplinas dentro del cursado".

—¿Qué les dejó la experiencia virtual de 2020?

—Algunas preguntas y algunas incertidumbres. Tuvimos la dificultad de no poder encontrarnos en el patio salesiano, dado que para la educación superior también es muy importante la charla y la orientación mano a mano. Quizás el aspecto más positivo fue descubrir nuevos a patios a través de la vinculación en las redes y los espacios virtuales.

—¿Cuáles son las expectativas para 2021?   

—Al igual que el año pasado, que nadie quede en el camino porque partimos de la concepción de la educación superior como un derecho, y estamos convencidos de que no hay personas que no puedan aprender, sino sistemas que no saben educar. Además, queremos profundizar en el seguimiento y acompañamiento de las necesidades: muchas veces los estudiantes se sienten solos en una ciudad a la que han llegado recientemente y necesitan de los alumnos avanzados, o hay necesidades vinculadas a problemáticas sociales y es necesaria una beca para continuar los estudios. En tercer lugar, queremos crecer en la calidad académica de lo que se ofrezca e incrementar las acciones de voluntariado y de investigación para no dividir lo académico del servicio a la comunidad.

***

   La directora de la sede bahiense de la UCALP, Cecilia Merino Barone, indicó que cuentan con una matrícula de 1.200 alumnos y que este año se notó un descenso en la inscripción: en 2020 hubo 310 y ahora 261, siendo Licenciatura en Nutrición y Licenciatura en Kinesiología las carreras más elegidas.

   "La reducción la atribuimos al contexto, más que a la virtualidad. Creo que la decisión de no estudiar tiene que ver con la imposibilidad de pagar la cuota, que como todos los años aumentó con la inflación", remarcó la directora.

    Contó que en 2020 "muchos estudiantes solicitaron ayuda porque sus padres no podían salir a trabajar y les dimos becas por pandemia durante unos meses. También hay un grupo de alumnos a los que se les da una beca anual porque lo necesitan y tienen un buen nivel académico".

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Este año la inscripción en la UCALP fue virtual, ya que en la sede no se reciben consultas personales. Sus puertas solo están abiertas para aquellas prácticas esenciales que requieren carreras como Kinesiología y Fonoaudiología.

   La directora indicó que en el examen de ingreso se notaron "dificultades, como todos los años, ya que no hay una buena base en secundaria, por lo que se les dificulta estudiar más horas y el manejo de algunos contenidos. Si bien más de la mitad logró aprobar, hay un gran número para recuperar".

   Por otro lado, contó que el año pasado no tuvieron que generar nuevos recursos porque ya contaban con plataforma y departamento de Educación a Distancia, y resaltó que hubo muy buena respuesta: "Al estar en sus hogares, muchos alumnos aprovecharon el tiempo para ponerse al día con finales".

   "Entre las dificultades estuvieron la falta de encuentro sobre todo en el alumno ingresante, que necesita más acompañamiento del docente y del sistema universitario; y la ausencia de sociabilización entre compañeros, hubo muchos alumnos en soledad y eso trajo algunas consecuencias anímicas. Para el alumno más avanzado también fue difícil la ausencia de prácticas presenciales", sostuvo la directora.

   Por eso, espera que este año se pueda brindar "un acercamiento a la sede: que haya una modalidad virtual pero también una presencial con los cuidados necesarios".

***

   La universidad Siglo 21 tuvo un aumento significativo de inscripciones en 2021 tanto en Bahía como en la región, según indicó el coordinador director de los centros universitarios, Enrique Carlos Schivndt.

   "En Bahía se incrementó casi un 30 % y en Coronel Suárez, que tiene una amplia zona de influencia (Puan, Carhué, Pringles), llegó casi al 80 %. También hubo un gran incremento en Punta Alta y Tres Arroyos", detalló.

   Para el coordinador, el aumento se debe a la apuesta tecnológica que hace la universidad desde 2008, que "se fue profundizando y hoy permite un cursado online con muchas virtudes de la presencialidad, como rendir en los domicilios con una tecnología que posibilita la auditoría y hace seguro el examen". 

   En el caso de la región, destacó que la virtualidad permite que los estudiantes cursen desde sus localidades, sin necesidad de traslado ni alquiler en la ciudad, situación que se relaciona con el aumento de matrícula.

   El coordinador indicó que en la universidad no hay examen de ingreso y que la mayoría opta por carreras tradicionales como Abogacía, Contador Público, Administración y Escribanía: "Tenemos 42 carreras y dos tipos de oferta, que son pregrado (dos años) y grado (de 4 a 5 años), con un desempeño muy bueno por parte de los alumnos".

   En la sede bahiense, ubicada en Alvarado 328, hay más de 1.500 estudiantes y en marzo se recuperó la presencialidad —al igual que en Punta Alta—, con las medidas de cuidado que exige el protocolo universitario.

   "Tenemos una modalidad en la que el alumno viene a ver la teleclase con una tutora, y este año empezamos con la presencialidad en ese sentido. Y después tenemos otra modalidad, que se denomina Distribuida Home, donde el alumno asiste a rendir los exámenes pero no a teleclases. Los parciales y finales los rinden en nuestros laboratorios", detalló el coordinador.

   Por último, resaltó que "los alumnos están felices con la presencialidad porque pueden compartir con sus grupos y recibir un apoyo mayor por parte del equipo que trabaja en nuestros centros".

 

Otras notas

-Ingresos en la UNS: "La modalidad virtual dio resultados superadores a la actividad presencial"

-La UTN, con casi un 90 % más de ingresantes

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias