El mejor podio

29/2/2020 | 06:30 |

-

     Silenciado ya el ruido de los motores, queda la satisfacción reflexionada sobre un hecho ineludible:  Bahía Blanca cuenta desde hace unos días, y seguramente durante muchísmos años, con un autódromo a la altura que se merece la ciudad, la región y la pasión por los autos que se vive aquí.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   La reinauguración del Ezequiel Crisol, el pasado fin de semana, simboliza muchas cosas: en primer lugar el sueño cumplido de aquel inolvidable dirigente, que se hizo carne en la actual conducción del gremio de Empleados de Comercio; también, la concreción de un anhelo tanta veces postergado, de un anhelo que se llegó a comparar con una ilusión vana, una suerte de espejismo de la candidez de muchos contra la pesimismo avieso de pocos.

   Pero además es un hecho que va más allá del simbolismo y se interna en la dura realidad de la economía, en la crudeza por la parálisis de tantos proyectos de hormigón y asfalto casi abandonados. Es que en un momento en que la crisis se ha parado arriba del freno de prácticamente todas las obras de infraestructura encaradas en los últimos años en nuestra zona, en Bahía Blanca se festejó desde un podio de privilegio; el  podio donde se premia la conjunción casi siempre exitosa de la inversión privada, la participación de una entidad de relevancia dirigida por personas comprometidas y el apoyo del Estado. Un círculo virtuoso, un circuito virtuoso.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias