Blockchain: el cambio de paradigma respecto a los sistemas clásicos

Blockchain: el cambio de paradigma respecto a los sistemas clásicos

4/8/2018 | 06:30 |

La cada vez más popular tecnología ofrece numerosas aplicaciones además de la célebre moneda Bitcoin. Seguridad y confianza entre los usuarios son su fuerte principal.

Blockchain: el cambio de paradigma respecto a los sistemas clásicos

Foto: Emmanuel Briane - La Nueva.

*Martín Bayugar, especial para La Nueva.

Blockchain es un nuevo paradigma que revolucionará de forma radical los sistemas con los que nos manejamos actualmente en nuestra sociedad y se encuentran basados en sistemas extremadamente centralizados que dependen de intermediarios o terceros de confianza.

Actualmente, para poder lograr la integridad y veracidad de los datos, las empresas, entidades públicas o privadas, han desarrollado grandes sistemas cerrados, centralizados, complejos, costosos y que no generan confianza y seguridad entre los usuarios.

A su vez, no es sencillo mover múltiples fuentes de información por la falta de interoperabilidad entre redes locales y, menos aún, entre redes de diferentes países.

Esta es la razón por la cual la tecnología blockchain se está instalando y posicionando fuertemente a nivel mundial de manera exponencial. La movilización internacional en el análisis e implementación de esta tecnología disruptiva es notoria y el gran impacto se debe a sus características.

Por ejemplo, ser un registro de base de datos e información compartida y validada por todos los nodos que participan del sistema bajo un mismo protocolo de manera descentralizada, distribuida, democrática, segura, confiable, transparente, etc., generando gran seguridad y confianza entre los usuarios por la inmutabilidad y trazabilidad de los registros y los altos niveles de auditabilidad de los mismos.

Como bien dice Alejandro Sewrjugin (argentino mundialmente reconocido en blockchain y criptomonedas) en su libro “Principios esenciales de la economía PHI”, '… la tecnología nos acerca, conecta y nos une para que podamos “confiar” el uno en el otro...'.

Martín Bayugar (Latin Renewables).

Son innumerables los congresos, foros, bancos, instituciones financieras, organizaciones, empresas de tecnología, universidades y diferentes interesados que ponen de manifiesto el gran aporte que brindará la tecnología blockchain y cómo podrá solucionar la multiplicidad de problemas sensibles e importantes que pesan en la operativa actual del mundo en que vivimos.

Frente a este escenario, es muy importante que todos los actores de la sociedad se informen, analicen, investiguen, realicen una valoración rigurosa de las oportunidades para evitar quedarse al margen de la gran transformación que está ocurriendo con la tecnología blockchain.

La cadena de bloques es la tecnología que hace funcionar al Bitcoin, la principal criptomoneda del mundo y el claro caso de éxito de blockchain, pero que a su vez es un paradigma que se puede utilizar en ámbitos muy diversos.

La tecnología blockchain tiene la capacidad de crear criptomonedas descentralizadas, contratos digitales autoejecutables (“smart contract”), activos inteligentes (“smart assets”), entre incontables aplicaciones que pueden ser controladas y gestionadas a través de internet. Bitcoin ha conseguido crear con un razonable éxito un sistema monetario alternativo con una característica fundamental: no existe una entidad central que lo controle.

Este hecho, la transición desde un modelo con un tercero de confianza hacia un modelo de confianza descentralizado, distribuido y controlado entre los participantes de la red, es posible gracias a blockchain y es uno de sus aspectos más revolucionarios.

En esencia, una red blockchain es un conjunto de ordenadores, llamados nodos, conectados entre sí usando un protocolo común con el objetivo de validar y almacenar la misma información en una red P2P de manera automática, de igual a igual, (“peer to peer”). Esta información se interpreta como un libro mayor común (“ledger”), de ahí el acrónimo DLT (“Distributed Ledger Technology”) asociado a este tipo de arquitecturas. El “ledger” registra todas las transacciones entre nodos que han ocurrido desde la creación de la red blockchain.

Por otra parte, el modelo distribuido de blockchain, en el que todos los participantes tienen una copia del libro mayor (“ledger”), hace que la información esté muy repartida y replicada, dando lugar a sistemas resilientes y muy seguros. Esto permite la instauración de una “fuente única de la verdad”, que es común a todos los usuarios involucrados, compartida y supervisada por cada uno de ellos.

La tecnología blockchain se dio a conocer principalmente gracias a la creación de la aplicación Bitcoin. Sin embargo, actualmente están surgiendo innumerables aplicaciones de esta tecnología en propiedad intelectual, identidad digital, mercado de capitales, fintech, certificaciones y diplomas.

También registros mobiliarios e inmobiliarios, procesos licitatorios y políticos, justicia, comercialización de energía, como es el caso de la empresa Greeneum, plataforma descentralizada que te recompensa por apoyar proyectos de energías renovables, basada en una gama de tecnologías blockchain y que actualmente está analizando el gran potencial de proyectos de energía sustentable que tiene el sudoeste de la provincia de Buenos Aires.

*Martín Bayugar es abogado, director ejecutivo de Latin Renewables y exdirector de la Cámara Argentina de Energías Renovables.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias