La importancia de erotizar el uso del preservativo

27/10/2018 | 07:45 |

Por
Elizabeth Schulz

   Vivir una sexualidad plena también significa cuidarse y, a la vez, cuidar a quien nos acompaña.

   En los últimos años se produjo un aumento en los casos de personas que han contraído algún tipo de infección de transmisión sexual y esto es un hecho preocupante. 

   Además, los casos de sífilis y de gonorrea han aumentado significativamente. Generalmente, estos incrementos se dan entre los jóvenes, sin embargo en la actualidad también se nolta este crecimiento en personas mayores de 35 o 40 años.  

Mirá también: Hipersexualidad o la adicción al sexo

   Una de las principales causas del aumento de las ITS (Infecciones de Trasmisión Sexual) es que se ha perdido el temor a infectarse y no se utiliza el preservativo como método de prevención. En otros casos no se lo usa correctamente o no se los utiliza en todas las relaciones.  

   Está comprobado que el preservativo es el único método seguro que actúa como barrera para evitar el contagio de infecciones de trasmisión sexual y el HIV, ya que impide el contacto entre las mucosas sexuales. 

   Sin embargo, según afirman algunos estudios e informes revelados por la organización AHF (AIDS Healthcare Foundation), sólo el 14.5 por ciento de las personas usan preservativo. Un 65 por ciento lo utiliza en ocasiones  y el 20.5 por ciento no lo usa jamás. 

   La AHF enfatiza que sigue siendo de vital importancia reforzar las campañas de concientización, educación y difusión sobre el uso del preservativo como método de prevención para minimizar los riesgos de contagio.

   A pesar de ser un método muy seguro, que nos protege tanto de contraer infecciones de trasmisión sexual como del virus del HIV, su uso sigue siendo descartado por algunas personas.

Mirá también: Orgasmos múltiples

   Según afirman algunas encuestas realizadas tanto en mujeres como varones, el preservativo disminuye la sensibilidad y deserotiza. Además, no creen en su efecto protector ya que puede romperse y algunos refieren que su uso les provoca la pérdida de la erección.

   Ante estas respuestas, se sugieren ideas explicitas para evitar que se descarte su uso y, por el contrario, se lo incorpore dentro del juego erótico previo de la pareja. 

   Según el sexólogo Ezequiel López Peralta, en el momento en que se produce la acción de colocar el preservativo, es importante que no se interrumpan los besos y las caricias a fin de continuar con el juego erótico sin que decline el clímax.

   Besar  con entusiasmo, acariciar el cuerpo y los genitales mientras se coloca el preservativo puede resultar muy excitante para ambos. La combinación de besos, caricias, movimientos sensuales, miradas cómplices o frases y palabras eróticas favorecen dicho momento. 

   Otra manera efectiva de utilizar el profiláctico manteniendo la excitación es cuando la pareja se encarga de colocarlo, ya sea con la mano o con su boca. Es sabido que en la actualidad hay marcas que tienen preservativos saborizados, ya que el sabor del látex suele ser desagradable.

   En el mercado también existen los preservativos texturados que ayudan a estimular y, a la vez, provocan mayor placer al favorecer las sensaciones. 

   Por eso, erotizar el uso del preservativo no sólo permite enriquecer la intimidad de la pareja, sino que protege a ambos de contraer algún tipo de enfermedad. Es importante remarcar este concepto tanto para cuidarse como para proteger a la pareja.

   Colaborar con la difusión de estas ideas y prácticas también estas ayuda a que otros tomen conciencia. El uso del preservativo debe convertirse en un método riguroso de empleo. No sirve utilizarlo de vez en cuando, sino siempre. 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias