La energía del Castillo Ferrowhite

19/7/2016 | 12:01 | Por Jorge de Mendonça (*)

Fotos: gentileza Jorge de Mendonça

   Durante dos días helados, el Museo Taller y hasta su exterior se llenaron del calor de la alegría y los sueños. Esta es una nota de felicitaciones y de agradecimientos, pero esconde el mensaje de sobre cómo hacer lo posible.

   Para que escritores, modelistas navales, modelistas ferroviarios, recuperadores de vías y edificios, periodistas del riel, profesores y hasta un representante de la Universidad de San Martín, se ofrecieran a transitar entre 10 cuadras y 700 km, hubo gestiones y compromisos firmes en los cuales confiaron (abajo se citan las organizaciones participantes).

   ¿Es que habría otra forma de expresar sobre un suceso sin exponer respecto a sus magos hacedores? ¿Es que habría otra forma de soñar, pensar, pretender algo para nuestro Castillo sin reconocer a sus actores?

   El reconocimiento no es una palmada, sino nada menos que el hacer responsable de los hechos a alguien y aprender a seguirlos, imitarlos y hasta superarlos para que, por fin, un día logremos lo que queremos.

   Un par de miles de bahienses y gentes de otros lares se emponcharon y visitaron la muestra de ferromodelismo, modelismo naval y otras pequeñas grandezas que 50 modelistas nos presentaron dentro del Museo Taller Ferrowhite. Una de las maquetas, de 27 metros de longitud, era operada por media docena de personas.

   Afuera, tres comercios gastronómicos ofrecieron emparedados de sabores criollos, hamburguesas, meriendas y frutos de mar dentro de un patio de comidas montado en una carpa circular. La Asociación Amigos del Castillo, como siempre, ofreció las dulzuras de Casa del Espía.

   Pero la pregunta es cómo y por qué se hizo.

   El porqué está en la esencia de lo que la Comunidad trata de desarrollar por y para nuestro Castillo y su frente marítimo. Esa esencia, muy enérgica y moderada, está en el personal del Museo Taller que conduce el licenciado Nicolás Testoni. Tenemos en nuestra retina las sonrisas de cada uno de sus trabajadores por delante del agotamiento de la jornada. Eso no necesita explicar más nada.

   ¿Pero cómo se movilizó todo eso?

   Fundamentalmente, el Municipio, la Asociación Amigos del Castillo, la Orquesta Juvenil de Ingeniero White, el Consorcio de Gestión, fomentistas, vecinos y numerosas empresas hicieron posible el Ferroexpoencuentro 2016 en Ferrowhite.

   La visita del público a la torre sintetizó una intención del evento, todo el esfuerzo, todos los apoyos: ¿Qué Castillo queremos?

   El afiche de Carlos Mux representa el deseo del castillo posible, y la jornada del pasado fin de semana dispone una semilla de turismo regional y de un posible complejo de encuentro cultural, social, educacional, económico y marítimo.

   La gente del Museo, los actores sociales de White, las empresas grandes y pymes y hasta la Escuela Técnica Nro 1 "fueron a las cosas" tal como Ortega y Gasset lo insiste.

(*) Analista independiente de temas de transporte, territorio y telecomunicaciones.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias