Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

El elefante que sobrevivió 75 años

El elefante Babar, personaje atemporal de la literatura para niños, cumple 75 años, con su corona y su traje verde característicos que no acusan el cambio en la moda y las críticas de que su reino de la jungla es un vestigio del colonialismo. Babar fue creado una noche en 1931 cuando Cecile de Brunhoff, una profesora de piano, les contó a sus dos pequeños hijos la historia de un elefante cuya madre es asesinada por unos cazadores y huye a una ciudad donde aprende a vestirse como un humano.


 PARIS (Reuters) -- El elefante Babar, personaje atemporal de la literatura para niños, cumple 75 años, con su corona y su traje verde característicos que no acusan el cambio en la moda y las críticas de que su reino de la jungla es un vestigio del colonialismo.


 Babar fue creado una noche en 1931 cuando Cecile de Brunhoff, una profesora de piano, les contó a sus dos pequeños hijos la historia de un elefante cuya madre es asesinada por unos cazadores y huye a una ciudad donde aprende a vestirse como un humano.


 "A mi hermano y a mí nos encantó la historia y fuimos corriendo al estudio de mi padre, él era un pintor, para contársela", dijo Laurent de Brunhoff, quien tenía seis años cuando su madre inventó el cuento.


 "El dibujó algunas imágenes en un gran block y le dio desarrollo a la idea. Le dio a Babar su nombre, porque mi madre no le había puesto ninguno", agregó.


 El padre de los niños, Jean de Brunhoff, le mostró los bocetos a un pariente que trabajaba en revistas y la historia fue publicada como libro, convirtiéndose en un éxito instantáneo y dando lugar a una serie de otros números, contando cómo Babar regresa a casa y se convierte en rey.


 "Fue una sorpresa en términos editoriales", dijo Laurent de Brunhoff.


 "A comienzos de los años 30 no había tantos libros para niños y la presentación del libro fue algo totalmente nuevo, con sus grandes páginas dobles llenas de detalles".


 Babar desde entonces se convirtió en una figura conocida en las habitaciones de niños de Francia a Japón y su duradero atractivo fue celebrado por el correo francés, que emitió una estampilla conmemorativa.


 Jean de Brunhoff murió en 1937 pero el mismo Laurent retomó el personaje en 1946 y desde entonces llevó a Babar por una nueva serie de aventuras, incluyendo un viaje al espacio.

¿Imperialista?




 Babar fue atacado por ser un símbolo de la opresión imperialista, con su atuendo europeizado y los edificios de estilo colonial en su capital Villa Celeste, considerados como productos del propio pasado de Francia.


 Un crítico, tan preocupado por lo que consideraba la peligrosa influencia de Babar en la imaginación de los niños, escribió un ensayo titulado "¿Debemos quemar a Babar?".


 "Me molesta un poco porque no creo que sea la idea detrás de Babar", dijo de Brunhoff.


 "La de idea de que un 'salvaje' se acerca a la civilización puede ser atacada como colonialista", dijo.


 "Pero no creo por un segundo que eso sea lo que la mente de un niño evoca".


 Dijo que la atmósfera de cercanía familiar y las historias coloridas estaban detrás del éxito de las series, un éxito ahora reforzado por una industria de afiches y accesorios de Babar de todo tipo.


 "Los niños en edad para apreciar Babar, es decir entre dos y siete años, no cambiaron mucho incluso si a veces les gusta jugar con computadoras", afirmó.