Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Elon Musk paraliza la compra de Twitter hasta saber más detalles sobre los perfiles falsos

Las acciones de la compañía tecnológica se desploman casi un 20 % antes de la apertura del mercado.
 

Foto: El País

   El empresario sudafricano Elon Musk anunció este viernes que suspende de manera provisional la compra de Twitter, a la espera de detalles sobre la proporción de cuentas falsas en la red social. “El acuerdo sobre Twitter queda en suspenso de manera temporal”, anunció en esa misma red social el hombre más rico del mundo y responsable de Tesla.

   La reacción del mercado a esas palabras ha sido inmediata. Las acciones de Twitter se desplomaban un 20 % antes de la apertura de la sesión hasta los 35,95 dólares, muy por debajo de los 54,20 dólares por título que ofreció el magnate por ella.

   Musk ha puesto como excusa para dejar su oferta en suspenso la comunicación de la empresa a la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos de que calcula que tiene menos del 5 % de perfiles o cuentas falsas activas.

   La compra ya se daba por casi segura. Musk se refería a menudo a sus planes para reformar el modo en que funciona la compañía, entre los que se encontraba volver a permitir el acceso del expresidente estadounidense Donald Trump a la red social.

   El mercado, sin embargo, no se terminaba de fiar del todo de Musk y las acciones cotizaban ya antes del anuncio de hoy claramente por debajo del precio de la oferta. Si finalmente las cuentas falsas suponen un obstáculo para la misma, las valoraciones que se manejan en Bolsa dejarían de tener sentido.

   El diferencial ahora ampliado es un reflejo claro de que la desconfianza sobre que la operación salga adelante es creciente. Musk presentó su oferta poco antes de que comenzase un desplome de las acciones de las compañías tecnológicas y del Nasdaq y probablemente por encima de lo que sería necesario pagar ahora para hacerse con la empresa.

   Aunque Musk también puede utilizar el argumento de que no todos los usuarios de los que presume Twitter en sus cifras son en realidad cuentas activas y reales para tratar de bajar el precio a pagar.

   Dado el alto montante de la inversión para comprar Twitter —incluso para el hombre más rico del mundo, 44.000 millones es una cantidad sustancial—, Musk no pretende llevar a cabo la compra en solitario, por lo que su decisión final puede afectar a otras fortunas.

   Musk comunicó hace unos días a la Comisión de Valores y Bolsa (la SEC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos una lista de 19 inversores que participarán en la compra junto a él. En ella están desde magnates como Larry Ellison hasta clásicos del mundo de la inversión institucional, pasando por el fondo soberano de Qatar, el príncipe saudí Alwaleed Bin Talal Bin Abdulaziz Alsaud o la plataforma de criptomonedas Binance. (El País)