Un espacio cultural bahiense está cumpliendo 7 años de vida y lo festeja online

15/9/2020 | 06:30 |

Funciona en una casa alquilada, no puede abrir por la pandemia y durante estas actividades se hace una "gorra virtual" para recibir colaboraciones.

Foto: gentileza Rosina Gungolo

Por Matías Mugione / mmugione@lanueva.com

   El espacio cultural bahiense Pez Dorado, que funciona en una casa alquilada de O'Higgins 578, está cumpliendo este mes 7 años de vida y lo festeja con actividades online, porque aún no puede abrir por la pandemia de coronavirus.

   La celebración empezó el sábado pasado con un “streaming clown” por la página de Facebook del lugar fundado en 2013. Los videos de "Momo, Pelusa, Piscis y Escarbadientes" y "Chef Internacional Guiseppino", quedaron guardados, así que si te lo perdiste podés verlos ahí.

   Pero la cosa sigue: este miércoles darán también un taller de clown de 19 a 21 y, el viernes, los jóvenes poetas locales Alejandra Saguí y Milton López realizarán un taller de poesía a las 19. Ambos son por la plataforma Zoom y con cupo limitado, así que si querés participar tenés que enviar un correo electrónico a pezdoradoespaciocultural@gmail.com o comunicarte al celular (0291) 154328945.

   A pesar de no estar funcionando presencialmente, los coordinadores del espacio tienen que pagar el alquiler y otros gastos, por lo que cualquier colaboración económica es bienvenida. Por eso, pusieron a disposición del público una "gorra virtual": con Mercado Pago podés "dejarles" 250 pesos.

   Pez "comienza por un deseo de mi hermano José. Él trabajó en varios espacios de la ciudad, yo estaba volviendo de vivir en Capital y decidimos hacer este proyecto casi juntos. Él lo inició y yo lo apoyé. Los primeros años lo gestionamos los dos. Siempre el enfoque fue en un espacio-taller para pensar la danza, específicamente la danza contemporánea. Nosotros tenemos esa formación y necesitábamos un espacio donde ensayar varias horas y mostrar nuestras producciones. De a poco empezamos a dialogar con diferentes lenguajes y ahí se unió la poesía, el teatro, el clown”, cuenta a La Nueva. una de sus coordinadoras, Rosina Gungolo.

   La sala es chica, tiene capacidad para 40 personas, pero con el boca a boca y mucho esfuerzo pudieron vivir estos 7 años. Por ella pasaron diversos artistas y no solo locales. Rosina destaca que se hicieron presentaciones, por ejemplo, del Festival de Poesía Latinoamericana Bahía Blanca y recuerda —en el marco de este evento—, especialmente, la visita de Rosario Bléfari, la cantante, actriz y escritora nacida en Mar del Plata que falleció meses atrás a los 54 años. “Fue mucha emoción que ella nos regalara sus canciones y sus poesías en Pez", dice la bailarina.

   "Tengo miles de recuerdos muy emocionantes. Me ha superado el espacio como un lugar de encuentro. El arte nos puede transformar en un espacio que no solamente hace, sino que también es espectador y escucha", describe.

   Al preguntarle sobre la pandemia de coronavirus y cómo la están viviendo, se le ocurre "como la mayoría, con mucha incertidumbre". Pez Dorado no pudo abrir, así que se mantienen con cosas como las que están haciendo ahora por su séptimo aniversario. "Rifas colaborativas de libros, clases virtuales, un ciclo de danza donde tuvimos un diálogo con el Fondo de Eventos Permanentes de la Municipalidad", enumera.

   Cuenta que también hablaron con el Ministerio de Cultura de la Nación por el Fondo Desarrollar y el plan Podestá. Por ayuda del gobierno comunal dice que están a la espera, a pesar de que siempre se tuvo "diálogo" con la Municipalidad para el trabajo de habilitaciones y actividades. "Todavía estamos esperando tener diálogo con el Municipio desde los espacios culturales", dice la joven, que desea "poder volver cuando esta terrible situación esté mejor".

   "Más allá del apoyo de Nación, la emergencia cultural y la falta de diálogo con el Municipio es una falta de interés y ausencia de políticas culturales. El proyecto como la de los espacios culturales es independiente desde la creación de la escucha de construir espacio de encuentro, porque no había ni habrá estos si deja de existir", afirma.

   Gungolo se casó recientemente con el escritor y docente Álvaro Urrutia, que nació en Villalonga pero vive en Bahía y es otro de los coordinadores del lugar. "A Álvaro lo conocí en Pez. Él vino a presentar su libro Con tierra en los ojos y a partir de esa presentación nos seguimos viendo". El equipo lo completan Claudio Gungolo, Julián Haring, Sebastián Casla, Abril Gonlzalia, Andrea Vera, Saguí y López.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias