Ámbito local

Nadie hizo más puntos que Juan Pablo Morán en toda la historia de Primera

16/9/2021 | 23:08 |

El Pollo sumó 6 tantos en cancha de Villa Mitre y superó a Fernando Lliteras en la tabla de goleadores. Bahiense ganó 79 a 57.

Fotos: Emmanuel Briane y archivo-La Nueva.

Por Mauro Giovannini

Twitter: @MGGiova

Mail: mgiovannini@lanueva.com

 

   La noche del jueves 16 de septiembre de 2021 quedará grabada en la historia del básquetbol de Bahía Blanca.

   El renovado estadio José Martínez y un centenar de personas fueron testigos directos del hito que alcanzó Juan Pablo Morán: con sus 6 puntos, superó a Fernando Raúl Lliteras y se transformó en el máximo goleador de primera división contando todos los certámenes, desde 1929.

   El Pollo, actual base de Bahiense del Norte, jugó 29 minutos y repartió sus lanzamientos en 2-4 t3 y 0-1 t2. Además, dio 6 asistencias y bajó 4 rebotes.

   Morán comenzó el año con 11.004 tantos, a 8 del Flaco. Y la semana pasada, como local y ante Estudiantes, sumó un libre y un doble abajo del aro, fallando dos intentos desde la medialuna.

   Hoy, llegó a los 11.013 puntos, pasó a Lliteras y aún le quedan muchos partidos para completar la temporada.

   Además, la fiesta fue completa porque Bahiense le ganó a Villa Mitre por 79 a 57, en el marco de la segunda fecha del torneo.

Líder, y por un buen tiempo...

   Lliteras tomó el mando en 1999, cuando superó nada más y nada menos que a Alberto Pedro Cabrera al alcanzar los 6.191 puntos (Beto terminó con 6.179).

   Después de su debut en Pacífico, con 15 años, el Flaco pasó por Liniers, El Nacional, Olimpo, Comercial, Bahiense, Pueyrredón, Villa Mitre, Estudiantes y Velocidad (más Estrella, en Segunda).

   Pese a que jugó mucho tiempo fuera de la ciudad y que hace diez años que se retiró, los 689 partidos disputados en la elite le alcanzaron para anotar 11.012 tantos y quedar —desde hoy— segundo en la tabla histórica.

   Más abajo aparecen otros dos jugadores ya retirados: Mauro Campaña (10.856) y Sebastián Acosta (8.788); por lo que el récord del Pollo parece muy difícil de superarse en lo inmediato.

   El quinto en el escalafón es David Pineda (8.658), que milita en Pueyrredón pero —se estima— está gastando sus últimas balas como jugador activo.

   Luego, otros tres exjugadores: Fabricio Starc (8.322), Diego “Manzana” González (8.071) y Mauricio Vago (8.008).

   El top ten se completa con dos internos que todavía siguen regando las canchas con sudor y puntos: Hérman Banegas (7.251) y Nicolás Quiroga (7.093).

Un apellido ligado exclusivamente a Bahía

   Morán debutó en Primera el 7 de septiembre de 1998, con la camiseta de Olimpo. Tenía 15 años.

   Fue el entrenador Roberto Juanpataoro quien lo puso en cancha en el partido que el aurinegro ganó por 83 a 67 a El Nacional.

   Desde aquella noche hasta hoy, cuando alcanzó los 802 partidos, solo vistió otras dos camisetas: Bahiense y justamente, la del Celeste.

   En estos 23 años, el Pollo logró cuatro campeonatos en la elite: tres con Olimpo (2004, 2005 y 2007) y uno con Bahiense (2016). Además, fue máximo anotador en dos ocasiones: en 2007, sumando 899 puntos en 49 partidos (18,3 por noche) y en 2009, cuando clavó 876 en 42 apariciones (20,8).

   También salió campeón en Olimpo de las categorías Premini (1993), Preinfantiles (1996), Infantiles (1997), U21 (2002 y 2003) y Segunda (2003). Y cortó las redes en tres Provinciales, defendiendo a Bahía Blanca: U19 en Mar del Plata (2001), y Mayores, dos veces en Pergamino (2008 y 2009).

   Sus cualidades bien podrían haber sido exhibidas a otro nivel, al margen de un fugaz —y altamente fructífero— paso por el Torneo Federal con Olimpo, cuando en 2015 guió al equipo que logró el ascenso al TNA. También jugó en el tercer escalón del básquet nacional con la camiseta de Bahiense.

   Sin embargo, las escasas propuestas para jugar el Torneo Nacional de Ascenso o la Liga Nacional llaman la atención, aún a la distancia.

   La chance más concreta fue en plena temporada 2007-2008, cuando fue convocado por Argentino de Junín, quien se armaba para pelear el ascenso a la Liga.

   La entidad juninense tenía todo arreglado con el Pollo; sin embargo, la Asociación de Clubes le recordó que ya había usado las dos opciones de recambio (al contar como tal el pase de Leonardo Peralta durante la Copa Argentina, un certamen que el club entendía como de preparación) y que no podía hacer más.

   También alcanzó a dialogar con Estudiantes, en un par de oportunidades, y con El Nacional, previo a su alianza con Monte Hermoso. 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias