Vender servicios usando el poder de las herramientas digitales

8/8/2020 | 06:30 |

El Ecommerce desarrolló en 60 días lo que se pronosticaba para dos años. Los emprendedores deberán adaptarse rápidamente.

Belén Gutiérrez Eguía (*)
Especial para “La Nueva.”

   Es evidente que los tiempos cambiaron, el efecto Covid llegó para quedarse y como emprendedores, lo mejor que podemos hacer es ser flexibles y adaptarnos rápidamente. El paradigma es: lo que hoy no sea Ecommerce, tenderá a ser Ecommerce. 

   Éste se desarrolló en los últimos 60 días lo que iba a desarrollarse en los próximos dos años. En Latinoamérica tuvo un auge de hasta 500% según el sector. Las visitas a sitios web en países como México y Argentina crecieron un 60%, con un promedio de navegación de hasta 12 horas. 

   Se estima que, un 40% de usuarios ha comprado por primera vez en un Ecommerce y un 73% afirma que volvería a hacerlo. Los pagos digitales emergieron como el método preferido de compra. Por lo tanto, los patrones de consumo adquiridos en las últimas semanas ponen de manifiesto la necesidad de digitalización. 

   Cada día aparecen nuevas tendencias, tecnologías y situaciones que tienen influencia directa sobre el comportamiento del consumidor. La clave es mantenerse actualizados. No hay vuelta atrás, entonces, ¿cómo avanzamos?  

   Lo fundamental, es construir una marca sólida. Una marca permanece en la mente del consumidor mucho más tiempo que el servicio adquirido.  Los clientes necesitan saber que esta es auténtica y única. Eso los convierte en consumidores fieles. La única manera de lograrlo es con profesionalismo y calidad. 

   Pero, ¿Qué significa hoy por hoy esto? Primero, significa una página web moderna, con diseño, intuitiva, con dominio personalizado, correo electrónico corporativo, material promocional de alta calidad.

   Segundo, el cliente es lo primero. Hago un paréntesis y recomiendo enfáticamente que lean el discurso de Jeff Bezos del pasado 29 de Julio ante el congreso de su país, no tiene desperdicio. Tuve la oportunidad de trabajar más de 2 años con líderes de Amazon y aprender todo sobre su cultura de trabajo. Tienen un listado de 13 principios, que son como mandamientos para cualquier persona que trabaje en la empresa, y el N 1 es “obsesión por el cliente”. El cliente siempre tiene razón, hay que superar sus expectativas, preocuparse por sus intereses, cumplir cada una de las promesas a tiempo y brindar una excelente atención antes, durante y después.

   Tercero, generar confianza, para ello es muy útil publicar los testimonios de clientes satisfechos, ya que ayuda a construir una buena reputación. Escuchar las críticas y asumir los errores. 

   Cuarto, y no menos importante, los canales de comunicación, deben incluir necesariamente a las redes sociales. Lo que antes era el “boca en boca” hoy son los “Me Gusta” y comentarios positivos. La fórmula es contar historias reales, creativas y relevantes que generen empatía en el consumidor.

   Esto nos introduce de lleno en el concepto de Marketing digital. La mejor opción, por no decir la única, para el crecimiento de una empresa. Invertir ahora colocaría a la empresa por encima de la competencia, ya que gran parte de las pymes latinoamericanas todavía no lo hacen.

   El Marketing Digital une al consumidor con la empresa, genera la posibilidad de apuntar directamente al nicho de mercado deseado, segmentar el público de manera mucho más precisa y hasta crear una comunicación para cada tipo de audiencia, personalizarlas. 

   Además, garantiza una presencia fuerte en internet, esto significa, nada más ni nada menos que, ¡aparecer en los resultados del buscador y ser encontrado! Si cuando tenés un problema o una pregunta, lo primero que hacés es buscar en Google, no sos el único. La empresa debe aparecer cuando alguien busca la solución que ofrece y también cuando la busquen por el nombre. 

   Incluso permite analizar resultados con precisión. Un buen ejemplo para entenderlo es, anunciar el servicio a través de un flyer que se reparte en comercios y calles versus una campaña por Email. En el primer caso, sabés cuántos imprimiste, pero no tenés idea cuántos lo leyeron, y cuántos generaron ventas reales. Ahora, con el email, podes tener acceso a cuantas personas lo abrieron, cuantas hicieron click en el link y cuantas personas efectuaron una compra gracias a esto. Podés saber en qué punto “perdiste” al potencial cliente, lo que permite cambiar rápidamente la estrategia.

   Hoy, la palabra más importante en marketing no es gratis, oferta, ni descuento. Lo último que necesita el cliente es la enésima “promoción espectacular”. Por eso, la palabra clave es PORQUÉ. El cliente ante cualquier compra se hace esta pregunta y la misión del Marketing Digital es responderle de manera clara y efectiva. Lo importante es decirle, por qué el servicio de nuestra empresa le va a traer la solución. 

(*) Abogada, project manager, políticas públicas y emprendedora.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias