Bahía Blanca | Viernes, 17 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 17 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 17 de mayo

¿Votas u optas? Como si fuera un cuento del tío

.

Foto: Archivo - La Nueva.

Una vez en un país lejano llamado Argentina, existía un sistema político en el que los ciudadanos tenían la oportunidad de votar y optar por sus líderes. Sin embargo, la diferencia entre votar y optar se volvía cada vez más evidente.

En aquel país, los precandidatos que se postulaban para gobernar eran seleccionados y puestos en orden por los líderes partidarios de acuerdo a su conveniencia.

Estos líderes, muchas veces, no representaban los verdaderos deseos y necesidades del pueblo argentino. La situación se volvió especialmente complicada, ya que los líderes decidieron tener un gran control sobre las decisiones políticas y la selección de los candidatos.

A pesar de esto, los ciudadanos aún tenían la oportunidad de votar en las elecciones. Sin embargo, se sintieron frustrados al darse cuenta de que sus opciones eran limitadas y que los candidatos no reflejaban sus verdaderos intereses.

Pero en medio de esta situación desafiante, surgieron voces valientes y decididas. Ciudadanos comprometidos con su país y su futuro comenzaron a luchar por un cambio real. Comprendieron que el poder de involucrarse iba más allá de simplemente emitir un voto en las elecciones. Involucrarse activamente en la política, educarse sobre los problemas del país y buscar alternativas significaba subir la voz y exigir transparencia, verdadera participación ciudadana y una representación.

Poco a poco, el pueblo argentino comenzó a comprender que la verdadera diferencia estaba en tomar acción y en buscar un cambio real en el sistema político. Votar con espíritu de lucha se convirtió en la herramienta para respaldar esas decisiones valientes y en un paso más hacia la transformación del país.

A medida que la conciencia ciudadana crecía, los líderes pudieron comenzar a escuchar y a tener en cuenta las demandas del pueblo. La participación ciudadana se convirtió en un factor clave en la toma de decisiones políticas, y los candidatos se vieron obligados a dejar de engañar a su pueblo.

Y así, Argentina comenzó a vivir una nueva etapa de cambios y esperanza. El poder de no someterse se convertiría en una fuerza transformadora, capaz de romper con viejas estructuras y de construir un futuro mejor. En conclusión, la diferencia entre votar y optar en Argentina radica en el hecho de que votar es solo un acto de emitir un voto en las elecciones, a gusto con el corazón del pueblo, mientras que hoy optas por la falta de alternativas reales, verdaderas.

Exigir un cambio real en el sistema político debe ser consigna nacional. Es a través de la acción valiente y decidida de el pueblo argentino que se puede marcar la diferencia y construir un país más justo y representativo.

Espero que disfrutes de este relato y que te inspire a reflexionar sobre el poder de la participación ciudadana y la importancia de optar por un cambio real un país real.

Por Jon Cor