Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Ramiro Heinrich: el ejemplo de la carreta y un consejo para los playoffs

Napostá volvió a ganar en el torneo de Primera.

Duelo de grandes: Heinrich (Napostá) ante Roberson (Pueyrredón). Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

“No importó cómo. Si jugando bien, mal, en la última pelota o ganando por quince o veinte por momentos. Lo hicimos. Y lo mejor: lo hicimos jugando bien”.

Napostá volvió a ganar en el torneo de Primera y otra vez reinan la confianza y la tranquilidad en el puntero, tras disputarse una fecha 18 que se completará esta noche con Villa Mitre-Bahía Basket a las 21 (Alejandro Ramallo, Eduardo Ferreyra y Camila Robles).

La estrategia ante Pueyrredón fue clara: establecer supremacía en el duelo físico y resolver con la experiencia. De ahí que Ramiro Heinrich y Nicolás Quiroga en el juego interior y Matías Martínez con gol externo en el segundo tiempo, resultasen imparables para el dueño de casa. Que no pudo abrir la defensa con el tiro de 3 en el primer tiempo (3-12) y condicionó sus posibilidades.

“En cuanto a intensidad fue uno de nuestros mejores partidos. Si bien el año pasado, en la primera mitad, tuvimos buenos juegos colectivos, hoy (por anoche) fuimos muy intensos. Defendimos mucho. Hay que ir por ese camino”, agregó Heinrich al concepto inicial.

En la derrota de Napostá ante San Lorenzo del Sud, un jugador de este último equipo comentó que una de las claves fue haber llegado al cierre “con un poco más de piernas”. ¡Epa! Pero anoche el equipo dirigido por Sebastián Aleksoski jugó como para revertir esa imagen.

Heinrich salió arriba a frenar a Segundo Vasconcelo.

Pero también, más minutos y más energía ante dos bajas importantes como Antonio Iturrioz en el juego interior (molestias en la zona lumbar) y Leonel Alemañy en el perímetro (sintió un pinchazo en zona de aductores). Heinrich 40 minutos, Matute Martínez 37m33s y Quiroga 36m21s, por ejemplo.

“Desde lo físico me sentí bien. Estoy acostumbrado a tener que jugar muchos minutos. No lo venía haciendo tanto como hoy (por ayer), pero rara vez bajé de 30. Necesito ser intenso porque no tengo un súper desequilibrio abajo del aro o 120 kilos de peso. Juego más por movimientos y necesito ser intenso. Y creo que el equipo también necesita serlo para tener chances en los playoffs”, explicó el ala-centro de Napostá.

En lo alto nadie puede con Nicolás Quiroga. Heinrich se suma.

“Purre” le siguió el ritmo y hasta tuvo resto para presionar con eficacia en tres cuartos de cancha en el 4C. Recortó el 52-32 del tercero y se acercó en el último con puntos de Lucas Marín (10) para el 61-52 a 7m20s. No le alcanzó porque los tres que la meten anoche estuvieron erráticos (Tomás Bruni 1-8 en tiros de cancha, Segundo Vasconcelo 4-15 y Eddie Roberson 1-9).

“Lo primero que me dio la sensación luego de las dos derrotas es que no podemos jugar a la velocidad de una carreta. Si bien somos jugadores que la mayoría tenemos más de 30, hay que mantener cierta intensidad, tengas la edad que tengas. Sino, no podés jugar más. Hoy la intensidad que tuvimos fue muy buena”, afirmó “Rama”, quien alcanzó 38 puntos de valoración por los 27 puntos (11-13 en libres), 17 rebotes, 3 asistencias y 8 faltas recibidas.

“Por algo estamos donde estamos. Y sobre todo porque por momentos jugamos muy bien, nos pasamos bárbaro la bola, tenemos distintas vías de gol en distinta posiciones... Ojala lo podamos mantener la fecha que viene”, concluyó.