Bahía Blanca | Jueves, 26 de enero

Bahía Blanca | Jueves, 26 de enero

Bahía Blanca | Jueves, 26 de enero

Pandora: preocupa un nuevo sistema para robar con inhibidores de alarma

El dispositivo, de difícil prevención, permite al ladrón abrir y cerrar un vehículo sin dejar rastros. Hubo casos en Córdoba y La Plata. No se reportaron en Bahía.

Fotos: Pablo Presti-LN.

   “Todo cambia”, dice la canción de Mercedes Sosa. 

   La fórmula aplica para distintos ámbitos de nuestra vida y también para el delito.

   Los ladrones modifican las maniobras y adquieren nuevos instrumentos para llevarlas adelante.

   Un ejemplo es un dispositivo que en el último tiempo comenzó a ser utilizado en nuestro país para burlar los sistemas de seguridad de los vehículos estacionados en la vía pública y sustraer elementos del interior de los mismos.

   El robo con inhibidores de alarma creció exponencialmente en los últimos años. A través de un aparato, el delincuente interrumpe la frecuencia e impide el cierre del rodado.

   A partir del dispositivo denominado Pandora, los sujetos ahora tienen la posibilidad de abrir el vehículo, llevar adelante el hecho y volver a cerrarlo antes de escapar.

   Esto provoca que el damnificado tarde en advertir el robo y brinde al ladrón la posibilidad de consumar el hecho sin riesgos.

   A principios del mes de junio, personal de la División Sustracción de Automotores de la Policía de la Provincia de Córdoba llevó adelante una serie de procedimientos que permitió el desbaratamiento de bandas dedicadas a esta actividad delictiva.

   En los operativos se incautaron más de 3 mil neumáticos, 500 llantas y otros elementos. El valor de lo secuestrado ascendió a unos 120 millones de pesos.

   También desactivaron un  laboratorio de inhibidores que funcionaba en la parte trasera de un taller de electrónica y reparación de relojes de taxis y remises.

   Por otra parte, se descubrió al menos un caso en la ciudad de La Plata, donde un ladrón usó este sistema para consumar el robo.

   Si bien las autoridades manifestaron no tener indicios de la utilización del dispositivo en nuestra ciudad, dijeron que están alertas e informados sobre las características del mismo.

Un delito en alza

   Desde la Cámara Argentina de Seguridad Electrónica (CASEL) manifestaron que las sustracciones utilizando inhibidores se incrementaron de manera notable desde la vuelta a la “normalidad” tras las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus. 

   “Este tipo de delito siempre existió bajo dos tipos. Uno de ellos es mediante la modalidad de piratas del asfalto, que es el robo del camión o mercadería en tránsito, y el otro es el hecho en vehículos particulares. En la postpandemia hubo un avance en el uso de tecnología para robar elementos del interior de los vehículos”, alertó Nicolás Ranieri, gerente de la entidad.

   Señaló que se trata de “bandas que actúan en la vía pública, en lugares donde el ocupante del auto se mueve de manera rápida, por ejemplo, la salida de un colegio o cuando desciende a un comercio”.

   El directivo agregó que existen tres modalidades para llevar adelante los hechos, una de las cuales es reciente.

   “Todas tienen el mismo objetivo. El aparato es similar, siempre del tamaño de un handie, un celular o un llavero, algo que no llame la atención”.

   Describió que “una de ellas tiene que ver con la interrupción de la comunicación entre el dispositivo o llavero que tiene el dueño del auto y el vehículo. En muchos casos los sistemas de alarmas tienen ruidos parecidos a los que escuchamos en el ambiente, entonces el propietario de la unidad se confunde y, si no chequea el cierre de la puerta, no advierte que el sistema no se activó”.

   Mencionó que otro tipo de maniobra, aunque no muy vista en nuestro país, es “la clonación de la frecuencia, a través de la cual le permite al delincuente abrir el auto”.

   “La última modalidad, que se está analizando cómo funciona, es la tecnología Pandora, que aparentemente procede de Rusia. Son códigos que se bajan a una especie de llavero a través de un sistema USB que permiten abrir y cerrar el auto de manera tal que, a diferencia de los otros, llegás al vehículo y lo encontrás como lo dejaste”.

Análisis

   Respecto del dispositivo Pandora, mencionó que “por ahora se detectó en Córdoba y hay lugares en el interior de la provincia de Buenos Aires en los que se están analizando casos ocurridos para ver si se utilizó este sistema”.

   Detalló que “es un artefacto que suele ser caro y que está prohibido su uso, pero lamentablemente muchas veces lo pueden comprar a través de web”. 

   Ranieri describió “el uso de inhibidores no está permitido en nuestro país. En 2019 se firmó una resolución conjunta entre el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) y el Ministerio de Seguridad, que dispuso la prohibición del uso de todo dispositivos o sistema de radio que interrumpa o entorpezca la interconexión radioeléctrica entre dos o más estaciones”. 

   Finalmente señaló que “hay proyectos de ley para penar el uso el robo con inhibidores, tomándolo como un agravante”.

Sin novedades

   Voceros consultados indicaron que hasta el momento no detectaron robos bajo esta modalidad llevados adelante con la nueva tecnología en nuestra ciudad.

   “Lo que sí hemos secuestrado son handies que utilizan en una frecuencia determinada para inhibir la señal de cierre a distancia del vehículo. De esa forma, evitan que el auto quede cerrado y pueden sustraer elementos del interior”, manifestó una fuente policial.

   El informante agregó que “hasta el momento hemos visto solo esa metodología y no se han secuestrado elementos o advertido el uso de algún otro tipo de sistema”.

   Ante esta situación, el  investigador aconsejó chequear el cierre de las puertas antes de alejarse del rodado y,  en especial, frente a la presencia de sistemas como Pandora, directamente hay que evitar dejar elementos de valor dentro de las unidades.