Bahía Blanca | Lunes, 03 de octubre

Bahía Blanca | Lunes, 03 de octubre

Bahía Blanca | Lunes, 03 de octubre

La quita de los subsidios energéticos tendrá poco impacto en las expensas

Aseguran que las tarifas de los servicios públicos, como la luz o el gas, tienen una incidencia muy inferior frente a otros costos. 

Archivo La Nueva.

Francisco Rinaldi / frinaldi@lanueva.com

   La quita de los subsidios energéticos encendió las alarmas entre los propietarios e inquilinos de los edificios de nuestra ciudad, quienes se preguntan, por estas horas, cuanto van a aumentar las expensas.

   Sin embargo y al menos por este ítem, los gastos comunes no sufrirían una modificación de magnitud, toda vez que la incidencia de los servicios públicos en los costos totales de un edificio ronda entre el 5 y el 7 por ciento.

   “Para un edificio bahiense tipo, de 44 departamentos, los servicios públicos representan el 7,34% de los costos totales. Dentro de la estructura de costos, ocupa el tercer lugar entre los más significativos, por lo cual, el incremento de las expensas no va a ser importante”, explicó a La Nueva. el contador Osvaldo Meloni, quien tiene una dilatada trayectoria en la administración de consorcios en la ciudad.

   Acotó que incluso, varios consorcios locales encararon obras para aumentar la eficiencia energética en los espacios comunes, lo que hace que las mayores facturas de gas, luz y agua no sean la mayor preocupación por estas horas.

   “En varios lugares se cambiaron los tableros eléctricos de los ascensores y el uso de lámparas bajo consumo es generalizado en la actualidad. Y con respecto al gas, se usa muy poco en los espacios comunes. Además, son muy pocos los edificios con caldera”, explicó Meloni.

   El profesional admitió, sin embargo, que las subas salariales de los encargados de edificios si afectan de manera significativa a los gastos comunes.

   “Hoy son el ítem de costo de mayor incidencia en las expensas. En función de los convenios laborales y acordados, se proyecta un aumento interanual de salarios básicos al mes de enero de 2023 del 88,31%, a lo que deben sumarse los bonos que ha conseguido el sindicato. Para los edificios que cuentan con personal de mucha antigüedad laboral, el costo es aún más significativo”, señaló Meloni.

   Otro de los costos con mayor peso es el aquellos insumos que “corren al ritmo de la inflación general”, como por ejemplo, las lámparas, que generalmente son fabricadas en el extranjero.
Los costos tributarios derivados de la obligada bancarización de los consorcios también son un elemento de peso, incluso, más que los servicios públicos.

   “Se nos obliga a estar bancarizados, con lo cual estoy muy de acuerdo, pero lo que pagamos en concepto del impuesto a los débitos y créditos (N de R: la alícuota es del 0,60% y se abona con cada movimiento bancario) es muy alto, por lo cual, me parece que se debería considerar la situación de los consorcios”, alertó Meloni, para finalizar.