Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

Cinco personalidades de Bahía tendrán sus biografías escritas en inglés

Cuatro estudiantes de intercambio de la universidad de East Anglia de Inglaterra estuvieron en nuestra ciudad para editar las publicaciones sobre Natty Petrosino, Ramón Estomba, Emanuel Ginóbili, Sergio “Oveja” Hernández y Teresa Manera.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.
imagen
layout="fixed-height">

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com
Audionota: Gino Mondino (LU2)

   En el próximo ciclo lectivo, alumnos bahienses de la asignatura Inglés de escuelas públicas y privadas e institutos especializados podrán aprender ese idioma con textos de personalidades locales.

   Con estudiantes de intercambio de la universidad de East Anglia de Inglaterra, el Instituto Juan XXIII llevó adelante un proyecto con libros en inglés sobre 5 bahienses destacados: la eterna misionera Natty Petrosino, nuestro fundador Ramón Estomba, el basquetbolista Emanuel Ginóbili, el entrenador Sergio “Oveja” Hernández y la investigadora Teresa Manera.

   Así a través de historias locales y regionales buscan despertar el interés de los estudiantes y que los docentes cuenten con herramientas más significativas para enseñar esta lengua y colaborar con la descolonización educativa.

   Se espera que el proyecto culmine en la creación de materiales que no sólo sirvan como recurso de estudio de la lengua Inglesa, sino también que logren un impacto social que resulte en un mayor desarrollo del sentido de comunidad y de consciencia del legado cultural local. 

   “Los textos ya están editados y prestos a ser impresos. La idea es tenerlos listos para octubre”, señaló la profesora Gabriela Atena, jefa del Departamento de Inglés del Juan XXIII.

   Precisamente, Atena se encargó de desarrollar este proyecto junto con otra bahiense destacada: Leticia Yulita, Decana de Estudios Internacionales de la casa de altos estudios del Reino Unido y quien llegó a nuestra ciudad con 4 estudiantes de la Facultad de Artes y Humanidades de la Universidad de East Anglia.

   Para tener dimensión de este importante intercambio, se debe destacar que es una universidad localizada en Norwich, fue fundada como parte del programa Nuevas Universidades del Gobierno británico en la década del 60 y pertenece al grupo de universidades líderes británicas de investigación intensiva. 

   Beth Lane, Cathy Sole, Finlay Porter y Cassandra Piejko formaron parte del proyecto interinstitucional denominado “Decolonising Creative Writing” (Desconolización de la Escritura Creativa), cuyo objetivo es realizar materiales en formato de libro de lectura o revista en lengua inglesa.

   “Trabajamos sobre biografías de personajes relevantes de Bahía Blanca para que puedan ser usados como material de estudio de dicha lengua en distintas instituciones de la ciudad y la región”, resumió Yulita, una bahiense que decidió emigrar en 2004 para perfeccionar el idioma y sus estudios en Inglaterra.

   “Tenía en Villa Mitre un instituto de inglés y lo mantuve un tiempo por si acaso. Pero en ese primer año me fue muy bien, tanto en lo laboral como en lo afectivo. Conseguí un trabajo en esta universidad a medio tiempo y fui creciendo paulatinamente, hasta que llegué a ser decana”, manifestó.

   De todos modos, aquí en Bahía quedó gran parte de su familia e intenta volver cada vez que puede. 

   “Estuve antes de la pandemia de visita, porque mantengo conexiones y vínculos emocionales que me hacen retornar cada vez que puedo”, señaló.

   A partir del fluido contacto con Gabriela Atena, también graduada de la universidad de East Anglia, idearon un proyecto de intercambio que planean extender en el tiempo.

   “Los estudiantes de ambas facultades trabajan en conjunto sobre personalidades destacadas de la comunidad de Bahía Blanca. En esta ocasión fueron 5, pero para el año próximo se escogerán otros”, aclaró.

   Los personajes fueron elegidos por los estudiantes de cuarto año del Juan XXIII, quienes fueron orientados por el profesor Andrés Caldironi. 

   “Ellos hicieron un excelente trabajo de campo, buscando información in situ y fuentes directas. Los estudiantes de la universidad británica los revisaron y editaron”, agregó Atena.

   El material ya se terminó de editar y está listo para ser impreso. 

   “La idea es facilitar el uso de estos libros en la asignatura Inglés en los distintos colegios de la ciudad y en institutos del idioma. De ese modo, mientras los alumnos aprenden la lengua inglesa, están procesando información de personajes destacados de su propia ciudad. Generalmente, cuando se aprende la lengua inglesa, se conoce más la cultura de otros países que de la propia. La idea es poner en valor lo local”, contó Yulita.

   Los cuatro alumnos arribados en esta oportunidad surgieron de la Facultad de Artes y Humanidades de la universidad de East Anglia y se destacan por su nivel de escritura creativa y arte dramático. 

   Simultáneamente, los estudiantes ingleses crearon un juego interactivo, basado en la llegada de Charles Darwin a esta zona. 

   “Se simula un asesinato en esa travesía, obviamente ficticio, y se debe descubrir al autor. Lo llevaron a distintas escuelas de la ciudad y los chicos se divirtieron muchísimo”, añadió Yulita.

   La docente agregó que este proyecto se puede realizar gracias a un pedido de fondos que le hizo personalmente al Consejo Británico. 

   “Ese ente decidió apoyarme para que los alumnos y colegas puedan venir a Argentina a realizar distintos talleres y trabajos”.

   En Bahía Blanca, la propuesta fue declarada de interés municipal e incluso el intendente Héctor Gay recibió en su despacho a los estudiantes británicos.

   “La verdad que nunca se nos cruzó por la cabeza que este proyecto cobrara tanta gravitación y que lleguemos a la impresión de libros para que sean usados en el estudio de la lengua inglesa”, coincidieron Yulita y Atena, las dos propulsoras de esta propuesta colaborativo. 

   “En próximos años vendrán otros alumnos a escribir sobre otras personalidades locales. Buscamos ampliar el abanico de instituciones y que la propuesta sea lo más inclusiva posible. Hay una idea muy interesante de realizar algún trabajo sobre los indígenas que vivieron en esta zona del país. Incluso, estos estudiantes se reunieron con miembros de la población mapuche”, amplió Yulita.

   A su vez, vale mencionar que esta actividad académica tendrá alcances solidarios, dado que las ganancias que se deriven de la venta de los libros producidos estarán destinadas a fines benéficos.

Así pasaron sus días en Bahía

   Yulita contó que una de las situaciones que sorprendió a los estudiantes de East Anglia cuando el proyecto de desconolización dio sus primeros pasos fue que, cuando se aprende la lengua inglesa en nuestro país, mayoritariamente se aprende de lo que sucede en otras partes del mundo.

   “Les llamó la atención que rara vez el enfoque esté en los modelos que tienen en el propio país, región o localidad. Cuando ellos estudian en Inglaterra el currículum, también se centra en personalidades de relevancia de su contexto”, manifestó.

   En esta oportunidad, los estudiantes Beth Lane, Cathy Sole, Finlay Porter y Cassandra Piejko estuvieron casi un mes en nuestra ciudad, de la que reconocieron conocer poco y nada antes de llegar.

   Beth y Cathy cursan Literatura, Arte Dramático y Escritura Creativa y cuando regresen a Inglaterra después de este proyecto, procederán a su graduación. 

   Por su parte, Finlay acaba de terminar el segundo año de dicha carrera y le falta uno más para recibirse. 

   Cassandra es la única de los 4 que maneja el idioma castellano ya que, contó, culminó recientemente su “year abroad” (año en el extranjero) en España, debido a que cursa la carrera de Español y Estudios Empresariales. Le queda un año más para recibirse. 

   “De Bahía no sabíamos prácticamente nada. Sólo teníamos referencia de que era importante por el básquetbol”, reconoció Cathy.

   “Cuando bajamos del avión en Buenos Aires, el taxista que nos trasladó hasta el hotel nos preguntó porqué habíamos elegido Bahía Blanca para visitar, como si no hubiera nada interesante aquí. Y sin embargo encontramos una muy linda ciudad”, añadió Finlay.

   Según admitieron, uno de los temas de interés era saber porqué Bahía Blanca se denominaba así.

   “Estábamos interesados en saber eso y en conocer un poco la historia. Varios de esos interrogantes quedaron dilucidados a partir del trabajo realizado para el libro de Ramón Estomba”, manifestó Beth. 

   Los cuatro estudiantes consideraron que los bahienses son muy amenos en el trato diario.

   “Nos sorprendió la hospitalidad. Es una comunidad muy abierta. En ningún momento sentimos discriminación o reproches. En todos los lugares nos trataron muy bien”, opinó Beth. 

   “Yo viví una anécdota muy curiosa en Bahía. Iba a una rotisería a comprar empanadas casi todos los días, pero no hacían de verdura, mis preferidas. Cuando se lo plantee al dueño, las empezaron a hacer por mi”, dijo Finlay.

   “Compramos mates, yerba, termos para llevarnos. Y aquí tomamos como cualquier argentino, como símbolo de la integración”, agregó Cassandra.

   Además del trabajo en el proyecto con docentes y estudiantes del Profesorado en Inglés del Juan 23, la agenda de actividades incluyó una fiesta de bienvenida que incluyó bailes típicos de nuestro país y recorridas por Bahía Blanca, Punta Alta, Monte Hermoso y Pehuen Co.

   “Nos gustaron muchísimo las playas de aquí. La verdad que son hermosas, más allá de que vinimos en una época del año que no es propicia”, reconoció Cathy. 

   “Uno de los lugares que más nos impresionó fue ver las huellas del hombre primitivo, algo a lo que se accede habitualmente”, añadió Finlay.

   Beth, Cathy, Finlay y Cassandra se mostraron sorprendidos por diveros hechos.

   “Lo más me sorprendió, al conocer más profundamente las historias de estas personalidades, es que no hayan trascendido aún más en el campo internacional. Sólo Manu cobró notoriedad mundial”, dijo Cathy.

   “De las historias que escribimos, fue raro darme cuenta que varios de los protagonistas debieron aprender el idioma inglés para poder ocupar un lugar de reconocimiento internacional. Es una barrera que no me había dado cuenta que existía, lo cual me da pena”, opinó Beth.

   Por su parte, Cassandra no esperaba ver niños, adolescentes y adultos con la camiseta de Ginóbili, como también portando la de Messi.

   “Me sorprendió ver chicos con camisetas de Ginóbili, lo que demuestra que es un ejemplo y motivo de inspiración para los más pequeños. Es la relevancia del talento y del trabajo duro para trascender”, manifestó.

   “Lo curioso es que, cuando visitamos la casa de Ginóbili, no había un aro de básquetbol. Pero luego nos contaron que ellos vivían muy cerca de una cancha y por eso no lo necesitaban”, señaló Finlay.

   “También nos encontramos con un personaje enigmático como Estomba, del cual no hay ninguna foto ni imagen que nos permita ver cómo era esa personalidad tan importante para la ciudad”, dijo Cathy.

   “Es increíble poder contar historias desde una perspectiva más auténtica y cercana”, opinó Cassandra.

   “Más allá de las experiencias que tuvieron durante su estadía, ellos se llevan la pasión y la intensidad en la expresión de las emociones. Consideran que los bahienses son muy hospitalarios”, opinó Leticia Yulita.

   Y añadió: “En lo personal, a la gente de Bahía la veo tan o más apasionada que antes. La pasión, el amor, la vocación y la dedicación que le ponen a la educación no es muy común en otras partes del mundo. Y ese es un sello distintivo de esta sociedad. Tienen un fuego sagrado por cambiar las cosas, aún con todos los problemas que existen y que todos conocemos".

    “En contrapartida, me apena el desmejoramiento económico y político a nivel general. Es muy triste ver gente empobrecida en un país con tantos recursos y riqueza. La ilusión que tenía de volver algún día se desvanece al observar las cosas que pasan aquí y que son el polo opuesto a la estabilidad que se vive en Europa”, cerró Leticia, quien ya lleva 18 años radicada en Inglaterra.