Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

¿Quién es el cubano prófugo que dejó un tendal en Bahía Blanca?

Yuniell Guerra Fonseca, buscado por presuntas estafas a decenas de personas que le pagaron un viaje al Caribe, había armado “su” vida en esta ciudad. Se casó con una bahiense de quien luego se divorció, trabajó como animador de “Ana, la cubana”, dictó clases de matemáticas e hizo emprendimientos audiovisuales.

En redes sociales están escrachando al caribeño. Creen que ya no está más en el país.
imagen
layout="fixed-height">

Audionota: Juan Ignacio Zelaya (LU2)

   Yuniell Michell Guerra Fonseca, el cubano prófugo señalado por bahienses como autor de estafas mediante el cobro de un viaje al Caribe que no se concretó, se radicó en nuestra ciudad hace 10 años, en medio de una relación amorosa con una mujer de Bahía, con quien se casó.

   El sospechoso buscado por la Policía, apodado “Chocolate” por sus amigos locales, comenzó a ganarse el cariño de la gente como animador en shows ofrecidos por la profesora de ritmos caribeños conocida como “Ana, la cubana”.

   A raíz de su condición de docente, el presunto estafador también dictaba clases de matemáticas, computación y análisis matemático en establecimientos educativos desde nivel primario hasta universitario de este medio, y también trabajó en una vinería ubicada en la calle Brasil y habría incursionado en radio.

   Su simpatía lo llevó además a conducir y producir programas de gastronomía y coctelería como “Con las manos en la masa” y “Sabor”, que se transmitían por su canal en YouTube y televisión por cable.

   Asimismo fue empleado de la agencia de turismo Havanatur Argentina S.A. y, bajo la supuesta representación de esa firma, habría defraudado a más de 30 personas que le confiaron la contratación de un paquete turístico a Punta Cana.

   El cubano nació hace 39 años (un 25 de diciembre) en el barrio Lawton, ubicado en el municipio 10 de Octubre de La Habana, aunque el proyecto de una vida compartida con una bahiense lo destinó a asentarse en la ciudad. 

   En su lugar de origen se desempeñaba como profesor de matemáticas y computación, aunque ya le dedicaba horas al “turismo receptivo” en una empresa de viajes. 

   En esas circunstancias conoció a la bahiense -hoy empleada de un hospital local- con quien luego contrajo matrimonio.

   “Era guía de turismo de grupos de habla hispana. Un día conocí a una chica residente acá en la ciudad, decidimos ser amigos y luego novios. Un día decidimos probar qué pasaba estando más tiempo juntos”, contó Yuniell, en una nota que le dio a La Nueva. en junio de 2021.

   “Luego la vida fue llevándonos por otro rumbo. Fue mucho papeleo, mucho dinero en trámites, autorizaciones de allá, sellos de acá, pero la realidad en 90 días estábamos casados y viviendo juntos. Al principio fue culturalmente complicado, pero dio resultado. Me considero un bahiense que nació en Cuba”, aseguró.

   Después de casarse, el presunto timador obtuvo la doble nacionalidad cubano-argentina.

   “El bahiense siempre me recibió de la mejor forma aun estando en Cuba, mucho antes de pensar en venirme a la Argentina. Ya había guiado grupos de agencias de viaje de la ciudad y desde ese momento los bahienses me adoptaron. La primera vez que tomé mate fue en Cuba y ahora soy adicto”.

   “Muchas veces me pasa que estoy afuera viajando y digo ‘tengo ganas de volver a casa’, pero no por Cuba sino por Argentina. Hay lugares que calan hondo, uno de esos es Bahía Blanca”, dijo el año pasado en la entrevista periodística.

   La relación con su pareja se deterioró y en enero pasado ambos firmaron los documentos del divorcio.

   Hasta poco antes del escándalo, el afroamericano tenía domicilio en un departamento del edificio de Rodríguez 135.

   El perjuicio contra los bahienses que le compraron el paquete turístico rondaría los 8 millones de pesos. Y nadie sabe dónde está el dinero.

   El caso está siendo investigado por el fiscal Marcelo Romero Jardín, quien solicitó a Interpol la búsqueda y captura de Guerra Fonseca.

No sólo a viajeros

   Heber Ortiz, el administrador de redes sociales que prestaba servicios a la productora Chocolate Producciones Digital, creada por Guerra Fonseca, declaró que el cubano le debe “88.000 pesos” por trabajos impagos.

   El joven de 27 años declaró que el sospechoso también mantiene una deuda -por un monto similar- con quien se encargaba de realizar el contenido audiovisual de sus programas.

   “A Yuniell lo conocí en 2020 y me planteó la idea de hacer un programa en nuestro canal de streaming. Al año siguiente se asoció e iba a tener una parte del canal, además de programas. Aportó 600 mil pesos para la compra de equipos, pero no sé de dónde los sacó porque era profesor de matemáticas”, señaló Ortiz.

   “La deuda conmigo es por trabajos que le hice para Chocolate Producciones y el canal de streaming. Javier, el chico que le hacía el audiovisual de los videos a Yuniell, me dijo que le quedó debiendo 80.000 pesos”, añadió.

   “También le debe 6 o 7 meses de alquiler a la propietaria del local que ocupábamos en la galería Visión 2000. Pagábamos 10.000/15.000 pesos mensuales”, continuó.

   Ni bien conoció al extranjero, le pareció un “emprendedor nato”.

   “Él ya trabajaba de showman en Cuba, Costa Rica y República Dominicana, con el nombre Chocolate Showman, por eso cuando nos reunimos en febrero de 2021 me propuso la creación de contenido para Chocolate Producciones, pero su idea también era vender viajes a Centroamérica porque tenía conexión con la embajada cubana”, sostuvo Heber.

   “No me parecía una persona 'sucia', pero sí alguien que quería negociar con todos, como lo hizo conmigo. No lo denuncié porque la única prueba que tengo son mis chats con él desde que nos asociamos en 2021 hasta hace dos semanas, cuando desapareció”.

   De acuerdo con el testimonio de Ortiz, también le debería una suma al excuñado, a quien le habría pedido prestado dinero para “hacer un negocio” relacionado, al parecer, con un “barco de cargas”.

   “Después de que Yuniell se mandó la c... con ese dinero y esa persona, empezó a fallarnos porque con el canal de streaming tenía el compromiso de pagar el alquiler del local, electricidad, Internet y demás servicios”, finalizó Ortiz.

El posteo en Facebook

Otra víctima. El lunes 11 de este mes, Heber Ortiz dio a conocer públicamente sobre la deuda que Guerra Fonseca mantendría con él, y lo hizo por medio de la cuenta de Facebook de Chocolate Producciones Digital, a la cual tiene acceso por ser quien la creó.

Mensaje. “Yuniell Guerra estafador! Desde septiembre del año pasado que debe 88.000 pesos. Estuvo todo este tiempo diciendo que 'no deja a pata a nadie' y ahora me bloqueó en WhatsApp y para recibir llamadas telefónicas, y borró su fan page de Instagram, trabajada por mi marca”, dijo.

Ayuda. “Nunca le fallé en ningún trabajo y siempre tuvo su contenido en tiempo y forma", agregó Ortiz, quien pidió ayuda para localizarlo.