La ley de Alquileres perjudicó al mercado inmobiliario en Bahía

3/9/2021 | 06:30 |

Así se desprende de un informe elaborado por el CREEBBA, que realiza un análisis del sector de manera regular.

Fotos: Archivo-La Nueva.

   La Ley de Alquileres que rige en nuestro país desde julio de 2020 sigue generando controversias a un poco más de un año de su implementación.

   Según un informe elaborado por el Centro Regional de Estudios Económicos de Bahía Blanca (CREEBBA), dicha normativa perjudicó al mercado inmobiliario de nuestra ciudad.

   "La ley de Alquileres ha perjudicado el sector locativo, generando un exceso de oferta frente a la demanda. En el caso de compraventa, el aumento de la presión impositiva y la falta de créditos hipotecarios (más allá de los créditos Procrear otorgados por el Estado) desalientan a los inversores", señalaron los especialistas consultados en dicho estudio.

   La Ley 27.551 modificó el Código Civil y Comercial de la Nación y estableció nuevas reglas para los contratos de locación.

   Entre los nuevos cambios para los inquilinos, la normativa dispone el aumento a 3 años del plazo de duración de los contratos, una indexación anual sobre la base de un coeficiente entre el Indice de Precios Al Consumidor (IPC) y la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), que deberá publicar periódicamente el Banco Central, y la posibilidad de proponer dos garantías a elegir por el propietario.

   Asimismo, establece que las expensas extraordinarias y los impuestos que gravan a la propiedad, correrán por cuenta del propietario.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Otra condición será la obligación por parte de los propietarios de registrar los contratos en la AFIP, lo cual deberá ser reglamentado por el organismo oficial para detallar el modo y los plazos en que se realizará el trámite.

    Tantas son las dificultadas que se generó con este nuevo cambio, que el propio ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, admitió días atrás algunas deficiencias de la misma.

   “Los no registrados son un problema. Se habla de unos 2,5 millones de inquilinos. Con la ley se les pidió que se inscriban en la AFIP y apenas se superaron los 200.000. Hay algo que no funciona, no se puede regular ese mercado con leyes nacionales, se necesitan leyes locales. Es imposible definirlo desde la Nación”, señaló Ferraresi.

   Otro efecto no deseado fue la aparición de un exceso de oferta en el rubro vendedor: para no ajustarse a la nueva ley, muchos propietarios prefieren pasar sus propiedades del alquiler a la venta. Eso deja a los inquilinos con menos opciones y precios más caros. “La sobreoferta de departamentos usados es consecuencia directa de la fallida Ley de Alquileres del año pasado, que resultó nociva tanto para los inquilinos, que sufrieron y sufren gigantescos aumentos, como para los propietarios quienes, sin un incentivo para alquilar la propiedad, deciden ponerlas en venta”, dijo Marta Liotto, vicepresidenta del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios porteño (Cucicba).

   Asimismo el informe del CREEBBA señala que el sector inmobiliario local "transita un momento de recesión, sin perspectiva de recuperación en el corto plazo, con una gran inestabilidad en las principales variables macroeconómicas que poseen un efecto sobre la actividad de las inmobiliarias".

   Además, las expectativas no son las mejores según los encuestados, quienes admitieron que "el 54% aguarda que la situación económica general empeorará los próximos meses y un 4% que aún será más compleja. Además un 29% restante afirmó que será igual y el 13% restante espera una mejora".

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias