¿Se puede prevenir?

¿Por qué la neumonía bilateral se transformó en el riesgo más temido del Covid-19?

13/6/2021 | 06:30 |

Dos especialistas bahienses explican de qué se trata una enfermedad, que se potenció con el coronavirus y que, actualmente, constituye alrededor del 80 % de las internaciones en nuestra ciudad.

Los Dres. Hernán Pintos y Fernando Piumatti, especialistas en cuidados críticos y neumonología del Penna. / Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   La neumonía bilateral se convirtió en la afección más grave de Covid-19 en esta segunda ola de contagios que transitamos.

   Según los especialistas, afecta a los alvéolos de ambos pulmones, hace más dolorosa la respiración y constituye alrededor del 80 % de las internaciones en nuestra ciudad.

   La neumonía es un tipo de infección respiratoria aguda que afecta a los pulmones. Hace que los pequeños sacos de los pulmones, que se llaman alvéolos, se llenen de pus y líquido. La persona puede pasar a tener dificultad para respirar y se limita la absorción de oxígeno.

   Las neumonías más frecuentes eran por la bacteria del neumococo; pero emergió el coronavirus y empezó a provocar un tipo de neumonía diferente a la clásica: es más grave y aún se investiga en profundidad de qué se trata.

   Pero no todos los pacientes presentan este cuadro.

   “El 80 % es asintomático; un 20 % tiene síntomas; el 2 % muere y el resto tiene compromiso en distintos grados”, confirmó el doctor Fernando Piumatti,  jefe del servicio de Neumonología del Hospital Interzonal Penna.

   La afectación de los pulmones por el coronavirus es generalmente bilateral. Si la enfermedad tiene mala evolución, los pulmones se ocupan progresivamente con mayor cantidad de fluidos.

Dr. Fernando Piumatti,  jefe del servicio de Neumonología del Hospital Interzonal Penna.

   “La neumonía lleva a la necesidad de oxígeno y terapia intensiva; es la acepción más grave del Covid”, agregó el doctor Hernán Pintos, jefe de UTI del Hospital Matera y jefe de la Unidad de Cuidados Críticos del nosocomio provincial.

   —En esta segunda ola de Covid, ¿se dieron más neumonías de este tipo?

   —Piumatti: Sucede que es la forma de afectación que tiene este virus. A mayor cantidad de contagios, mayor cantidad de neumonías. Pero sí es verdad que se presentan con mayor gravedad y agresividad que las del año pasado. A diferencia de la neumonía clásica por bacteria, que afecta sólo un pulmón, la bilateral afecta distintas partes de los dos pulmones y eso es lo que agrava al cuadro.

   “Otra característica es que se va afectando de a poco a las distintas partes del pulmón. Es como si se incendiara un bosque pero no hay un foco principal de fuego, sino que son muchos al mismo tiempo. Obviamente que las nuevas cepas han favorecido a la aparición de estos casos difíciles de tratar y por eso, actualmente la gran mayoría de los internados es por neumonía bilateral”.

   —Pintos: En esta segunda ola estamos asistiendo a un mayor número de pacientes afectados de neumonía bilateral, siendo una complicación potencialmente grave de la infección por el virus. La neumonía es una infección o inflamación del pulmón, órgano encargado de suministrar el oxígeno necesario para la vida. Hablamos de NB cuando se encuentran comprometidos ambos pulmones.

“La neumonía lleva a la necesidad de oxígeno y terapia intensiva; es la acepción más grave del Covid”, afirmó el Dr. Pintos.

   “Entiendo que el aumento de pacientes afectados se corresponde con un mayor número de contagios y, por lo tanto, estadísticamente, a un aumento de pacientes con esta patología. También podría atribuirse a las diferentes mutaciones del virus, que lo vuelve más agresivo, aunque la ciencia aún no lo ha podido confirmar”.

   —¿Es siempre grave?

   —Piumatti: No. Alrededor del 80 % de los pacientes la van a pasar en forma asintomática. El 20 % presentará síntomas y de ellos, al 1,5 % se le agrava el caso y requiere internación hospitalaria. En mi caso, tengo varios pacientes con neumonía en control ambulatorio. Obviamente que a todos se les sigue de cerca por si surgen complicaciones.

   —Pintos: Básicamente se compromete la capacidad de los pulmones en satisfacer las necesidades de oxígeno que el organismo requiere. De acuerdo con la magnitud del compromiso generado, puede ser leve, moderada o grave. Habitualmente requieren internación y tratamiento con oxígeno suplementario con cánulas nasales y máscaras de reservorio hasta la asistencia respiratoria mecánica, en casos graves.

    —¿Los infectados la pueden prevenir de algún modo? Sobre todo porque hay muchas personas que desarrollan el cuadro en sus casas.

   —Piumatti: La clave es hacer un seguimiento estricto para detectar los síntomas de alarma.

“El 80 % es asintomático; un 20 % tiene síntomas; el 2 % muere y el resto tiene compromiso en distintos grados”, dijo el Dr. Piumatti.
Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   “Hemos tenido casos que han llegado graves al hospital por no haber sido detectados a tiempo. Generalmente, se le brindan una serie de recomendaciones para que estén alertas y si sufren algunos de ellos, que vuelvan a la guardia”.

   —Pintos: Es imposible predecir quiénes van a desarrollar neumonía, ni la gravedad de la misma. La única manera evitar la NB es mediante la prevención de la infección por Covid, con todas las medidas que ya conocemos y que siguen siendo efectivas. Hacer hincapié en esto es importante para disminuir la cantidad de pacientes que ingresan a las ya abarrotadas unidades de terapia intensiva.

   —¿A qué síntomas deben estar atentos?

   —Piumatti: Principalmente a la falta de aire, que se denomina disnea. Cuando esa falta de aire aumenta en forma desmedida a lo que venían padeciendo en los días previos es un signo de alerta importante, porque eso da la pauta que el tratamiento ambulatorio no está funcionando. También se está viendo que al octavo o noveno día de cursado de la enfermedad aparece un síndrome febril casi de repente y, a partir de allí, empeora la situación.

   —Pintos: Es característica la presentación de las síntomas alrededor de los 7 a 10 días del diagnóstico de infección por Covid. Se debe prestar particular atención a la aparición de falta de aire, tos seca y persistencia de fiebre, característicos de neumonía, que podrían requerir de internación y tratamiento con oxígeno.

   —¿Se puede desarrollar neumonía aún después de atravesar el cuadro de Covid?

   —Piumatti: Es muy raro que eso ocurra. Sí puede suceder que, entre el octavo y el duodécimo día, recién se empiece a incubar la neumonía. Cuando parece que el paciente ya salió adelante y está transitando la recta final, se le puede complicar el cuadro con esta patología. Pero después del 14, es muy difícil que ocurra. Lo que sí puede ocurrir es que, por las bajas defensas que dejó el Covid en su cuerpo, contraigan una neumonía, pero esa ya es bacterial y se trata con antibióticos.

   —¿Cómo se trata dentro de los hospitales? ¿Es alta la mortalidad de quienes la padecen?

   —Piumatti: La enorme mayoría de quienes la padecen y deben ser internados requieren oxígeno y los que más se complican deben ser intubados. La tasa de mortalidad aún es relativa, porque todavía no hay números certeros, pero no todos los que contraen neumonía bilateral van a morir. Eso no es así. Lo que sí estamos viendo es que la neumonía bilateral está afectando a gente mucho más joven que en la primera ola, de 50 años para abajo que, sin comorbilidad, hacen cuadros muy severos. Creemos que es por las nuevas cepas.

   —Pintos: Sí observamos una alta tasa de mortalidad en pacientes que requieren ARM (asistencia respiratoria mecánica), con una alta incidencia de pacientes menores de 50 años y sin patologías previas.

Sobre las secuelas

   —¿Puede dejar secuelas la neumonía bilateral?

   —Piumatti: Sí, como falta de aire, tos y cansancio. Y a nivel pulmonar, sobre cien millones de personas en todo el mundo, el 24 % todavía tenían alteraciones radiológicas al año de haber recibido el alta.

   “Aparecen algún tipo de fibrosis pulmonar y  la bronquiectasia, que es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías aéreas que implica la dilatación de los bronquios”.

   —Pintos: Es de destacar la frecuencia de complicaciones tardías que observamos en pacientes que dejan la terapia intensiva. Muchos de ellos requerirán oxígeno en sus domicilios, con la afectación de la calidad de vida, y limitaciones en la actividad diaria y laboral, generadas por la fibrosis que el virus deja como secuela a nivel pulmonar.

   —¿Se puede evitar con las vacunas? Ya sea contra las de Covid o las específicas de gripe y neumonía?

   —Piumatti: Con la aplicación de la vacuna de Covid se logran reducir las formas graves, o sea que no van a requerir internación.

   “Con las dos dosis, es muy difícil que un paciente, aún contagiado, la desarrolle. Con una sola, la va a transitar sin mayor gravedad. Con la vacuna neumococo o antigripal se evita una sobreinfectación de esos pacientes y que se complique aún más el cuadro”.

   —Pintos: Existen otras causas de neumonía, como las originadas por el virus de la gripe o distintas bacterias. Vacunarse contra la gripe y contra la neumonía bacteriana (neumococo) nos ayuda a prevenirla.

Dr. Hernán Pintos, jefe de UTI del Hospital Matera y jefe de la Unidad de Cuidados Críticos del Penna.

   “Nos enfrentamos a una de las complicaciones más graves y temidas por pacientes y equipo de salud, donde la vida está en riesgo a cada instante, sin más tratamiento que un respirador tratando de proveer el oxígeno necesario, que el virus se encarga de negarle, mientras tanto la familia del paciente, del otro lado del teléfono, espera noticias que alimenten las esperanzas de vida.

   “Hasta el momento, sólo el uso de barbijo y la vacunación nos mantienen alejados de la posibilidad de padecerla y abrigan la esperanza de que esta pandemia, pronto, llegue a su fin”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias