Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Agustina Rodríguez y una declaración pasional: “Me gustan los dos”

La neuquina llegó a Bahía Blanca con la intención de estudiar y ya se recibió. Ahora juega en Primera al fútbol (Villa Mitre) y al básquet (Estrella), de forma paralela y oficialmente. Y no puede elegir uno solo.

Fotos: prensa Villa Mitre y Emanuel Briane-La Nueva.

Por Mauro Giovannini

Twitter: @MGGiova

Mail: mgiovannini@lanueva.com

(Ampliación de la nota publicada en la edición impresa)

 

   Bahía Blanca es por excelencia una ciudad universitaria. Año a año, cientos de jóvenes llegan con una mochila cargada de miedos e ilusión. Muchos, también viajan con un bolso y reparten sus tiempos con la práctica de algún deporte.

   Hay excepciones, claro. Y hay un caso que sobresale de la multitud.

   Cuando Agustina Rodríguez llegó en 2011 proveniente de Piedra del Águila, tenía un objetivo en mente: la carrera de Ingeniería en Alimentos.

   Su amistad con Guillermina Rial —hoy compañera en Estrella— la depositó en 9 de Julio para jugar al básquet.

   Con el tiempo, intercaló la pelota naranja con la de fútbol (en espacios reducidos), de la mano de la Universidad Nacional del Sur.

   Pandemia mediante y con el regreso de las actividades, tomó una decisión caprichosa pero a la vez digna de elogio: practicar los dos deportes de manera paralela, en equipos de primera división y en certámenes organizados por la Asociación Bahiense de básquetbol y la Liga del Sur.

   “Toda la vida hice deportes. Mis papás son profes de educación física así que allá en Piedra jugué al hándbol, al vóley, hice karate (NdeR: es cinturón negro), atletismo (carreras de 100 y 200 metros)…”, le contó Agus a La Nueva.

   “Básquet arranqué a los 13 años y jugué en la selección de Neuquén. Y fútbol había jugado de chiquita, cuando eran todos nenes y yo; lo retomé a los 20 en la Universidad, con fútbol 7”, aclaró.

   Allí, en la UNS, conoció a Emanuel Montero, DT de fútbol y hoy al frente del primer equipo en Villa Mitre, ya en la modalidad 11 contra 11.

   “Agustina es excepcional. Desde el primer momento vimos que físicamente ella era una atleta, por eso también puede hacer fútbol, básquet y cualquier deporte que se proponga. Le faltaban algunas cosas técnicas que pudimos ir trabajando, pero con su físico hace una diferencia terrible. Eleva el nivel del equipo; debe ser la jugadora que más diferencia hace en la ciudad”, mencionó.

   El tricolor pelea la punta del torneo, con cuatro partidos ganados sobre cinco, incluyendo el “clásico” del último domingo ante Olimpo. Rodríguez hizo goles en todos los cotejos.

   Anotó un tanto en la derrota inicial 2-3 con Petroquímicos y también llegó al gol en las siguientes victorias consecutivas: 9-1 a Base Naval (3 conquistas), 9-0 a Bella Vista (1), 9-2 a Tiro (2) y 7-0 a las aurinegras (2).

   “No conozco ningún caso como el de Agustina, por lo menos en el fútbol y en básquet, debe ser único. Ella es terriblemente competitiva y tiene un físico privilegiado”, declaró Luciano Deminicis, coach de básquetbol en Estrella.

   De hecho, el último domingo jugó a las 16 contra Olimpo, terminó el partido y desde el predio La Ciudad, del tricolor, se fue a la cancha de Sportivo porque a las 19 comenzaba la fecha de básquetbol. Ah, fue titular.

   “Los domingos me levanto temprano, hago un buen desayuno, tomo muchísima agua y bebidas isotónicas, y como frutas y verduras. Trato toda la semana de mantener una alimentación que me permita después poder jugar dos partidos en un día”, señaló Agustina, con total normalidad.

   En Estrella llevan dos partidos esta temporada, con derrota ante Pacífico (66-68 en suplementario) y victoria ante Sportivo (37-55). La aguerrida alera anotó 8 y 9 puntos, respectivamente.

   “Ahora que ya me recibí tengo menos carga de horarios. Y además, en Estrella entrenamos a la noche, entonces a la tarde puedo ir a fútbol y no hay problemas. Aunque a veces llegó a la 1 de la mañana de entrenar y es complicado levantarse a estudiar al otro día”, mencionó.

   Agustina, que hoy está cumpliendo 28 años, completó el año pasado la carrera de Ingeniería en Alimentos y ahora está cursando materias de Química para acceder también a ese título.

   “Todavía no me he juntado con Deminicis, pero estoy al tanto de lo que entrena en Estrella. Tratamos de no sobrecargarla, más sabiendo cómo es Lucho, muy intenso. Así que nosotros hacemos mucho más de técnica y cosas complementarias. Sabemos que le gustan los dos deportes y que los hace con mucha responsabilidad, porque no falta a un entrenamiento y gracias a Dios no se superponen los horarios”, afirmó Montero.

   “Es buena compañera, querida por todas y en mi caso de las jugadoras que uno siempre quiere para su equipo, por su entrega y sacrificio. Se toma todo con mucha responsabilidad y personalmente le tengo mucho aprecio”, acotó Deminicis.

   En el básquetbol, escalar niveles sería difícil para Agustina porque su altura no la favorece (mide 1,63 metros) y además, no está en sus planes. Sin embargo, quienes le ven jugar al fútbol reconocen en ella virtudes que “tranquilamente” la podrían llevar al máximo escalón nacional.

   “Nosotros que estamos metidos en el fútbol femenino y conocemos chicas que juegan en AFA sabemos que si ella quiere sin ninguna duda podría jugar; incluso en uno de los mejores equipos”, sostuvo Montero.

   —¿Te gustaría jugar en otro nivel?

   —Nunca busqué la posibilidad; si surge, la analizaré, no es que digo “no, no me gustaría”, pero no es mi prioridad. Juego porque me divierto y la paso bien. Y pienso seguir hasta donde me dé, por ahora no me duelen las piernas.

   —Un salto de categoría traería aparejado alejarte de Bahía…

   —Nunca lo pensé, no sé… Yo vengo de Piedra, sabía que terminaba la secundaria y me venía a estudiar y siempre los deportes fueron por hobby; nunca me imaginé viviendo del deporte. Veo los partidos de AFA y creo que podría estar al nivel, pero no sé… No sé si se daría la posibilidad cómo lo resolvería. Por ahí me prendo y doy ese salto. Ya el estudio no es un impedimento. Y el hecho de irme a vivir a otro lado no me molesta, no tengo problemas.

   Agustina es delantera y generalmente juega por afuera o tirada atrás para aprovechar el sprint y la potencia que tiene.

   —¿Nunca se te mezclaron los deportes en una cancha?

   —Nunca le pegué una patada a la pelota de básquet ja, ja, ja. Uso muchos movimientos, en fútbol, que son de básquet. Por ejemplo, a la hora de poner el cuerpo y acomodarme. Como no soy muy alta, uso todo lo que puedo el cuerpo, entonces me acostumbré y me ayuda a ganar la posición en fútbol.

   —¿Y cuál te gusta más?

   —¡Qué pregunta difícil! No sé cuál me gusta más, tengo momentos. Ahora que arrancó el básquet y que no está Ana Liz (NdeR: la base Carcas, quien se recupera de una lesión) es como que tenemos el resto muchas más responsabilidades, pero no sé si es el gusto; me gustan los dos.