Cuestiones de agenda en el juego de las “provocaciones”

13/3/2021 | 07:00 |

La columna semanal de Ricardo Salas, corresponsal de La Nueva. en la capital provincial.

Por
Ricardo Salas

   Muchas definiciones en el plano político que fueron aplazadas por la pandemia sanitaria -en favor de otras urgencias como la económica y social- podrían concretarse este año. Y no es que esas urgencias hayan pasado, sino que, para la gobernación de Axel Kicillof parece ser éste el momento de terminar con “negociaciones abiertas” con la oposición en varios frentes. 

   Uno de ellos es la Justicia. Un viejo reclamo del gobernador fue el pedido público de renuncia del Procurador General de la Provincia, Julio Conte Grand. Al jefe de los fiscales bonaerenses se lo acusa de tener intereses partidarios, al haber sido funcionario de la exgobernadora María Eugenia Vidal, previo a su designación.

   Pero no sólo esa silla está en juego. Desde la oposición le reclaman al Gobierno el reparto de una decena de cargos en organismos del Estado y de control (Banco Provincia y directorios en empresas de servicios públicos, entre otros lugares), además de centenares de designaciones en diferentes tribunales de justicia de la provincia.

   Ahora Kicillof parece tener la intención de acelerar estas negociaciones sin esperar al recambio legislativo que le pudiera dar el número necesario para remover a Conte Grand de su cargo. Y si bien desde Juntos por el Cambio niegan que la suerte del alto funcionario esté atada a dichas “negociaciones subterráneas”, las conversaciones en off avanzan en ese sentido, según se dice en las diagonales. 

   Públicamente la espada de Vidal en la Justicia cuenta con el blindaje que le da la mayoría legislativa de JxC en el Senado bonaerense, pero no son pocas las voces que se preguntan, por qué sostener un funcionario que sólo responde a su exjefa. Y en el espacio opositor, hoy nadie es cacique, todo está en discusión. Y eso en los despachos de calle 6 se sabe y por eso meten presión. 

   También funcionarios y legisladores del oficialismo gobernante piden discutir posibles proyectos para “reformar” el funcionamiento del Poder Judicial. Días atrás, el secretario general de la gobernación, Federico Thea, sostuvo que “una de las cuestiones pendientes en materia de democracia y sistema republicano es la rendición de cuentas de jueces y juezas”. 

   “El Poder Judicial es un poder del Estado y no hay nada más democrático ni más republicano que trabajar en ese equilibrio de poderes para hacer un seguimiento, no por una cuestión ideológica o de política partidaria, sino para que el servicio de justicia funcione mejor y atienda las necesidades de la sociedad”, precisó el subalterno de Kicillof, y dirigente cercano a Mario Ishii, intendente de José C. Paz. 

   En esa dirección, el senador bonaerense del Frente de Todos, Francisco “Paco” Durañona, se reunió con el ministro “cristinista” de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, para plantear las necesidades de avanzar con esa temática en la agenda legislativa 2021.  

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Casi en paralelo, la evolución de la pandemia -para algunos un adelanto de la segunda ola contagios de Covid-19 en países limítrofes, y para otros un rebrote por relajamiento social- sigue su curso en medio de una feroz polémica y reclamos por las vacunas para que estén disponibles lo más pronto posible. 

   El desafío de la Provincia es avanzar hacia la inmunización masiva antes del invierno. El jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, subrayó que "el único objetivo del gobierno es vacunar" y poder ir escalando con el plan diario de inmunización destinado al personal de salud, docentes y auxiliares, la población de riesgo y quienes están más expuestos frente al contagioso virus. 

   Desde la oposición legislativa de Juntos por el Cambio se siguen “ventilando” irregularidades en el plan de vacunación voluntaria, pero el oficialismo del Frente de Todos no sólo defiende la gestión de Kicillof ante la pandemia, sino que además cuestiona a sus contrincantes electorales de la liga de intendentes del Pro. “Primero fueron anticuarentena, luego antivacuna y ahora antivacunación”, se señala en los vestuarios de la gobernación de calle 6. 

   Aseguran que existen sectores del arco opositor que buscan deslegitimar la campaña “Buenos Aires Vacunate” porque “son antiperonistas y mentirosos seriales". 

   En ese contexto podría inscribirse la poco feliz “operación” orquestada en torno de la escritora intelectual Beatriz Sarlo, con la vacuna que no fue "por debajo de la mesa". 

   Después la propia Sarlo pidió disculpas a la Provincia. Tarde. Ya había utilizado la “desdichada metáfora” al referirse a la invitación que se le realizó en una “esfera semiprivada” para sumarse a una campaña que buscaba promocionar la vacunación de la población bonaerense. 

   A Kicillof la acusación de Sarlo le permitió victimizarse en términos mediáticos al denunciar la existencia de una “campaña sucia” contra las vacunas anti-Covid y en esa dirección le volvió a apuntar a dirigentes de la oposición y algunos medios porteños de comunicación. 

   En la gobernación creen que se utilizó a Sarlo para tapar el escándalo en la puerta del Luna Park con ancianos mayores de 80 años agolpados para aplicarse la vacuna contra el coronavirus en el inicio de la nueva sede de la campaña de inmunización que lleva adelante el gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta. 

   Casualidad o no, un minúsculo grupo de legisladores opositores de JxC salió a capitalizar el testimonio de Sarlo por redes sociales buscando reinstalar el escándalo del “vacunatorio vip”. 

   En definitiva, fue un nuevo eslabón político en un año electoral y ante un presunto contexto de “salida” de la pandemia, después de más un año de pelear contra el coronavirus.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias