Bahía Blanca | Domingo, 07 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 07 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 07 de agosto

“El Pifia”, que tuvo a maltraer a casi todo Ingeniero White, continuará preso

A qué conclusión llegó la pericia psicológica que la Justicia valoró para negarle, en la feria judicial, la libertad condicional a Agustín Gonzalo Correa Bilbao. Cuándo estaría en condiciones de salir.

 

imagen
layout="fixed-height">

  Audionota: Romina Farías  

   Hace poco más de un año, a partir de una serie de delitos contra la propiedad, un joven al que todos conocen como "El Pifia" generó preocupación en la comunidad de Ingeniero White.

   Agustín Gonzalo Correa Bilbao, de 21 años, había sido acusado de varios robos, entre ellos a los clubes Comercial y Whitense.

   En septiembre de 2019, cuando la policía lo interceptó en Jorge Canning y Martina Céspedes se metió en un patio y, según el reporte de la comisaría Tercera, sacó un cuchillo y amenazó a los uniformados.

   Reducido, entre sus ropas también encontraron un revólver calibre 22, con 6 proyectiles intactos.

   El allanamiento a su casa dio resultado negativo y la falta de pruebas contundentes para ligarlo con los robos lo dejaron en libertad, aunque dos meses después volvió a caer por el asalto a una vivienda.

   Hoy "El Pifia" sigue detenido y la Defensoría Oficial pidió su libertad condicional, pero la justicia rechazó esa posibilidad durante la feria judicial.

   En los últimos días, la Cámara Penal le negó el beneficio y ordenó mantenerlo entre rejas, tal como lo había dispuesto la jueza María Laura Pinto, subrogante en el Juzgado de Ejecución N° 2.

   En febrero del año pasado, Correa Bilbao había sido condenado por el Juzgado Correccional Nro. 1 a la pena única de 2 años de prisión, revocándosele una pena en suspenso anterior. En consecuencia, el vencimiento de la sanción recién opera el 29 de noviembre próximo.

Elemento de respaldo

   Los camaristas Gustavo Barbieri y Pablo Soumoulou, de la Sala I, rechazaron en los últimos días el pedido de darle la condicional y valoraron especialmente el informe psicológico.

   "Entiendo que el informe psicológico que se le practicara al interno cabe valorarlo como elemento que permite respaldar el dictamen del Departamento Técnico Criminológico en cuanto sugiere -en este caso- la inviabilidad del instituto que se peticiona", sostuvo Barbieri, con la adhesión de su colega.

   Explicó que no existe en la causa un informe de la dirección del establecimiento o de peritos que pronostiquen, en forma individualizada y favorable, la reinserción social del interno.

   El Departamento Técnico Criminológico sí dictaminó "la inviabilidad" de incorporar a Correa Bilbao en el instituto requerido, a partir de la existencia de un proceso pendiente de resolución judicial, la ausencia de participación en instancias asistenciales ofertadas, como también  de las reservas que se ponen de manifiesto desde el área psicológica.

Sin autocrítica

   Durante una entrevista que le practicó una psicóloga, "El Pifia" se mostró como "un sujeto con una identificación al ser delincuente, de la cual no logra aún una reflexión profunda".

   "Por el contrario, tiene a responsabilizar al entorno,, sin acceder a una actitud autocrítica respecto de su devenir y elecciones vitales fallidas".

   La especialista sugirió que -en tanto medien las posibilidades institucionales- el joven acceda a un espacio de asistencia psicológica, "a fin de resquebrajar su posicionamiento infantil, en pos de acceder a otro más maduro y responsable de su futuro".

   Los jueces destacaron que la apelación no se ajusta a lo dicho en la decisión porque el informe no se refiere puntualmente al delito por el cual se lo condenó sino a aspectos generales de su conducta como falta de autocrítica o elecciones fallidas.

   Las conclusiones -agregaron- no afectan las garantías constitucionales del interno sino que se trata de información "relevante a tener en cuenta", a la hora de resolver su situación procesal.

Las adicciones y el temor de la madre

Qué hacer. Luego del robo a una vivienda, en diciembre de 2019, la madre de "El Pifia" reconoció que no sabe qué hacer con el joven.

Sin parar. "Todos los días hace una cagada nueva, todos los días lo mismo. Ya no podemos pararlo", declaró Virginia, a Telefé Noticias, en aquel momento.

Destino. La mujer le pidió perdón a la sociedad y reclamó que a su hijo lo internen porque "lo voy a encontrar en una zanja".

Drogas. Virginia aseguró que el origen de todos los problemas es la droga. "Está perdido, no tiene cura", manifestó la madre, entre lágrimas.