Un emprendimiento de mieles y seis mujeres al frente

9/8/2020 | 06:30 |

Apiarios 'JPR', un legado familiar que decidieron continuar para salir adelante. 

Por María Fernanda Bevilacqua

 

   Una familia que decidió continuar un legado de apiarios para salir adelante. 

   Apiarios ‘JRP’, un emprendimiento de mieles a cargo de seis mujeres: la mamá, Blanca Cisternas; y las cinco hermanas Painenahuel, Yamila, Jimena, Andrea, Tamara y Sofía. 

   “Junto a mi mamá, somos las que desarrollamos la actividad apícola durante todo el año. También nos acompañan mis hermanas, Sofía, Tamara (estudiante del profesorado de Educación Inicial), Andrea (ama de casa) y Jimena (docente)”, contó Yamila, quien se formó en esta labor bajo la guía de sus padres y así aprendió diferentes tareas, en Villarino.  

   Para ellas, este trabajo representa la continuidad de más de 30 años de experiencia apícola de su padre, por quien lleva el nombre del emprendimiento ‘JRP’, José Romualdo Painenahuel.

   “En marzo de 2018 falleció y por él elegimos dar continuidad al capital formado, ya que esta actividad también era el principal sustento de la familia”. 

   Habían tomado la decisión de no perder años de esfuerzo, “aún sabiendo que como toda actividad productiva y rural significa mucha perseverancia, capacidad de adaptación a las adversidades y un trabajo constante y sostenido”, explicó Yamila.

   A través del área de apicultura del INTA de Hilario Ascasubi, las Painenahuel contaron que hace 2 años se les permitió participar de charlas y cursos. 

   “En un principio mantuvimos la misma impronta, producir a granel y exportar. 

   Hoy, a través del incentivo de diferentes personas y el Municipio de Villarino, buscamos posicionar nuestro producto de manera fraccionada, promoviendo el consumo interno y regional. Después coincidimos en una reunión con la diputada María Fernanda Bevilacqua y ella nos sumó al programa Ahora Emprende, lo que generó un antes y un después en nuestro emprendimiento”, sostuvo.

   En la Fiesta Nacional del Ajo —noviembre 2019— dentro del programa Villarino Emprende, Apiarios ‘JRP’ participó  con un stand, donde una gran cantidad de gente pudo degustar  y conocer sus productos.

    “Ahí entendimos que íbamos por el camino correcto”, expresó con entusiasmo Yamila, quien también con el emprendimiento participaron previamente en diferentes exposiciones del distrito. 

   ¿Cómo distribuyen las tareas a la hora de trabajar?

   —Cada una colabora de manera diferente, de acuerdo a la actividad que ejerce. Junto a mi mamá somos las que sostenemos el trabajo todo el año, así sea cosecha, sanidad, visitas invernales a los apiarios, realización de material, etc. 

   Sofía y Tamara, manejan las redes sociales. Andrea es la que se caracteriza por la creatividad a la hora de darle un valor agregado a nuestro producto. Jimena, actualmente es vicedirectora de un colegio en Tornquist, pero en verano se instala en la quinta y trabaja en cosecha en campo y en la sala de extracción. 

   Yamila también destacó el apoyo de Nicolás (marido de Jimena) y de Antonio (marido de Andrea), “que a pesar de sus trabajos nos ayudan en el mantenimiento de las maquinarias e infraestructura”. 

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   ¿Cómo fue y es trabajar en medio de la pandemia por Covid-19?

   —Significó un parate importante en nuestras actividades, fundamentalmente en la entrega y distribución de los productos. Tuvimos que ajustarnos y esperar el avance de las fases, para seguir comercializando. Aún así pudimos sostenernos, y a la vez nos dio tiempo para envasar ya que esta tarea nosotras la desarrollamos artesanalmente. 

   Para Yamila, emprender es salir de la zona de confort. Apostar a futuro para avanzar. 

   “A lo largo de estos años agregamos productos y sumamos propuestas novedosas. Se trata de ser creativos y respetuosos. Nuestro padre seguramente estaría orgulloso de ver los grandes logros que han evidenciado nuestros Apiarios”.

   ¿La receta para emprender?

   —Aconsejamos mentalizarse en progresar, siempre con paciencia y responsabilidad. Paso a paso porque nada se logra de un día para otro. También es importante apoyarse en el entorno y asesorarse con profesionales para crecer.  

   Para adquirir los productos se pueden comunicar al número 2914726558 o a través de sus redes sociales.

   “Apiarios ‘JRP’ es familia, es amor y pasión. El orgullo de seguir con una actividad de más de 35 años y ahora llevada adelante por mujeres”, remarcó Yamila. 

   Con unión, cada una aporta su granito de arena para emprender. 

   Por otro lado, en relación a la producción apícola, como legisladora presenté un proyecto (a tratar) para que se implemente la prohibición del uso de ciertos agro-tóxicos que afecta la salud de las abejas, a la producción apícola y a los seres humanos; con el fin de que también se establezca una política pública estratégica para la financiación adecuada de la producción,  el fraccionamiento de miel y los insumos necesarios. 

Protagonistas del desarrollo local: el rol de la mujer

   Inspirados por el caso que acabamos de describir, estamos en condiciones de enmarcar el proyecto Apiarios como muchos otros encabezados por mujeres de la región, en varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible definidos por la ONU (Organización de las Naciones Unidas). Estos objetivos son en total 17: 1. Fin de la pobreza, 2. Hambre cero, 3. Salud y bienestar, 4. Educación de calidad, 5. Igualdad de género, 6. Agua limpia y saneamiento, 7. Energía asequible y no contaminante, 8. Trabajo decente y crecimiento económico, 9. Industria, innovación e infraestructura, 10. Reducción de las desigualdades, 11. Ciudades y comunidades sostenibles, 12. Producción y consumo responsables, 13. Acción por el clima, 14. Vida submarina, 15. Vida de ecosistemas terrestres, 16. Paz, justicia e instituciones sólidas, 17. Alianzas para lograr los objetivos. 

   Como les comentaba, Apiarios es un emprendimiento desarrollado y gerenciado por mujeres que se ajusta a al menos seis de estos objetivos: el 5. Igualdad de género, el 8. Trabajo decente y crecimiento económico, el 9. Industria, innovación e infraestructura, el 10. Reducción de las desigualdades, el 11. Ciudades y comunidades sostenibles y el 12. Producción y consumo responsables.

   Sabemos que las mujeres hacen un aporte significativo a las economías, ya sea en empresas, como emprendedoras o como empleadas, y también trabajando como cuidadoras y gestoras de la dinámica y la economía doméstica. Sobre este último punto cabe señalar que la discriminación de género reduce el acceso al financiamiento, a la adquisición de bienes y limita la participación en el diseño de políticas sociales y económicas. La mayoría de las tareas domésticas recae sobre las mujeres, por lo que suelen tener poco tiempo para aprovechar oportunidades económicas y de desarrollo personal y profesional.

   Si hay un aspecto que sobresale en los proyectos liderados por mujeres es la gestión de la actitud. Se esfuerzan por transformar su realidad y la de los demás, ser independientes y crecer (en el sentido más amplio de la palabra). 

   Cuando definen el propósito de su emprendimiento, van mucho más allá del éxito económico: se enfocan en el bienestar general de todos los actores que intervienen en el proceso y tejen soluciones.

   En su labor cotidiana al frente de un emprendimiento, las protagonistas se ocupan y le ponen el cuerpo a la producción, transformando insumos en productos terminados deliciosos, nutritivos y originales. Se ocupan de la logística interna almacenando insumos y gestionando proveedores (sus socios estratégicos). Encaran las vicisitudes de la logística externa (distribución física de los productos). Desarrollan destrezas comerciales ocupándose de las ventas, la atención de pedidos y la comunicación. 

   Ponen atención en las particularidades de cada eslabón de esta maravillosa obra. Y despliegan sus alas. Germinan, florecen, maduran. Así son las mujeres emprendedoras.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias